Compartir
Publicidad

Ocho claves para una lactancia materna exitosa

Ocho claves para una lactancia materna exitosa
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sabemos que no hay mejor alimento para el bebé que la leche materna. Entre sus beneficios podemos mencionar que es gratis, está siempre preparada y a la temperatura ideal, aporta inmunidad ante enfermedades y disminuye el riesgo de alergias, además de fomentar el vínculo de apego entre la madre y el bebé.

Por sus numerosas ventajas es importante extender la lactancia materna el mayor tiempo posible, al menos de forma exclusiva durante los primeros seis meses. Hay algunos consejos que podemos tener en cuenta para conseguir una lactancia materna exitosa.

  • Poner al pecho al bebé nada más nacer: amamantar al bebé en las primeras horas de vida, si es posible dentro de la primera media hora. Además de favorecer la contracción del útero tras el parto, contribuye a que la leche suba más rápido gracias a la estimulación que realiza el bebé a succionar.

  • Paciencia infinita: todavía no eres una experta, especialmente si se trata de tu primer bebé, pero ambos aprenderán. La paciencia es, creo, uno de los pilares fundamentales de una lactancia exitosa. No te rindas ante un fracaso. Cualquier inconveniente puede sobrellevarse con actitud positiva y amor.

  • Alimentar a demanda: el reloj no es compatible con una lactancia exitosa. Dar la teta a demanda es hacerlo siempre que el bebé lo pida, sin horarios, incluso por la noche. Poco a poco el bebé irá estableciendo su propio ritmo de alimentación con intervalos regulares. Puede que el bebé tenga hambre a la hora de haber terminado una toma o que sienta ganas de recibir el calor de la madre ante sueño, frío, malestar, irritabilidad. Recordemos que la teta es alimento, pero también consuelo.

  • No usar chupete las primeras semanas: se desaconseja el uso de tetinas por lo menos hasta que haya quedado establecida la lactancia materna. La succión de la tetina es diferente a la succión del pezón pudiendo llegar a confundir al bebé.

  • Una postura adecuada: si el bebé no está bien colocado al pecho le cuesta más obtener la leche corriendo el riesgo de que se canse de intentarlo. La clave es acercar al bebé lo más posible al pecho colocándolo barriga con barriga con la madre y asegurándose de que la mayor parte de la areola mamaria está dentro de la boca del bebé.

  • Un ambiente favorable: el amamantamiento es un acto muy íntimo, de unión entre la madre y el bebé. Es importante que ambos se encuentren a gusto, relajados y en sintonía, lejos de ruidos molestos y distracciones. Si es necesario apártate con el bebé hacia un lugar más tranquilo y con menos luz.

  • Respetar el ritmo de toma del bebé: como sabéis, la composición de la leche no es la misma al comienzo que al final de la toma, por eso no es conveniente quitar al bebé del pecho a la mitad de la toma para cambiarlo de pecho. Debemos respetar el ritmo del bebé, cuando esté saciado, será él quien deje de tomar. Lo más seguro es que se quede dormido, sobre todo durante las primeras semanas.

  • Que el trabajo no sea un impedimiento: si tienes que volver a trabajar puedes seguir dandole tu leche "a distancia". Puede extraerte la leche y almancenarla (en este vídeo se explica cómo) para que el bebé sea alimentado con lo mejor durante las tomas que tú no puedas darle. Es un pequeño esfuerzo, pero merece la pena.

En Bebés y más | Las ventajas de amamantar | Manual de lactancia materna, Guía de lactancia materna gratuita

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos