Publicidad

Descubren un nuevo tipo de contracciones durante el embarazo

Descubren un nuevo tipo de contracciones durante el embarazo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Solemos hablar de contracciones para referirnos a las que tienen lugar en el parto, pero hay varios tipos, con funciones y características diferentes durante el embarazo.

Podemos señalar hasta seis contracciones distintas: desde las contracciones A (o de Álvarez) (al principio del embarazo y que no se sienten), pasando por las focales (provocadas por un movimiento del bebé), las generalizadas, (que comienzan en un punto del útero y se extienden al resto) y las de Braxton Kicks (suelen empezar a notarse hacia la segunda mitad del embarazo y son contracciones irregulares, arrítmicas e indoloras).

Ya muy cerca del parto las contracciones de preparto (más intensas que las anteriores pueden aparecer unos días antes del parto e indican que este está próximo. Su función es la de madurar y ablandar el cuello del útero). Y por último, las del parto, regulares, progresivas e intensas: de 3 a 5 contracciones cada 10 minutos.

Todas ellas tienen en común que son producidas por el útero para prepararse para el parto. Pero ahora investigadores de la Universidad de Notthinghan, en Reino Unido, han descubierto un nuevo tipo de contracciones en la embarazada que tienen lugar en la placenta y en la parte de la pared uterina a la que está adherida.

'Bombeo uteroplacentario'

Es el nombre que los investigadores ingleses han dado a este fenómeno completamente nuevo en el que la placenta se contrae de vez en cuando.

Esto ha sido posible gracias a que expertos de la Facultad de Física y Astronomía y de la Facultad de Medicina de Ciencias de la Vida de la Universidad de Nottingham han usado la resonancia magnética (RM) para ver cómo la sangre fluye a través de la placenta para llevar oxígeno al bebé.

Explica la doctora Neele Dellschaft, uno de los investigadores, que aún no hay herramientas clínicas para evaluar directamente la función de la placenta y que "todo lo que podemos hacer es evaluar el tamaño y el crecimiento del bebé y el flujo sanguíneo en el cordón umbilical mediante la ecografía".

"Esta investigación demuestra que la resonancia magnética es enormemente eficaz para proporcionar información detallada de lo que sucede exactamente entre el bebé y la madre y lo que cambia en un embarazo con preeclampsia".

Así, este estudio titulado 'La hemodinámica de la placenta humana en el útero' ('The haemodynamics of the human placenta in utero'), publicado en PLOS Biology, encontró diferencias en el flujo sanguíneo de la placenta en embarazos sanos y en los casos de preeclampsia. Este hallazgo podría ayudar a comprender por qué en las gestaciones con preeclampsia el bebé puede nacer pequeño y prematuro.

La placenta es vital para transferir de la madre al bebé la cantidad correcta de nutrientes y oxigeno. De ahí que cualquier problema en el flujo de sangre pueda afectar a estas funciones e interferir con el desarrollo fetal. Si la placenta no trabaja correctamente puede producir preeclampsia.

Podrían evitarse los partos prematuros por preeclampsia

Embarazada 2

En la placenta, la sangre del feto fluye por vellosidades arbóreas separadas de la sangre de la madre. Los cambios en el flujo sanguíneo y la oxigenación afectan al crecimiento y bienestar del feto.

El equipo de investigación examinó a 34 mujeres con embarazos saludables y a 13 mujeres diagnosticadas con preeclampsia, obteniendo una visión única de cómo la sangre materna se filtra entre las vellosidades y cómo esto afecta a la oxigenación de la placenta.

"En los embarazos saludables la sangre fluye muy lentamente, mientras que los patrones normales de flujo y oxigenación son mucho más variables en la preeclampsia".

Así lo explica la doctora Dellschaft, que señala que "esto parece extraño al principio, pero nuestras otras mediciones sugieren que esta es una forma en la que la placenta puede funcionar eficientemente". Sin embargo,

"Las variaciones pueden ayudar a explicar por qué los bebés de los embarazos preeclámpticos tienden a ser más pequeños y a menudo tienen que nacer antes del término".

También se muestra muy emocionada al hablar de la 'bomba uteroplacentaria' que han descubierto y que asegura que no es lo mismo que las conocidas contracciones de Braxton Hicks "en las que todo el útero se contrae en la práctica para el parto".

Señala que quieren averiguar cuál es el propósito de estas contracciones "pero creemos que puede ser para detener el estancamiento de la sangre en partes de la placenta."

Vía | Nottingham University

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Estoy embarazada y mi barriga se pone dura, ¿a qué se debe?, Señales de parto: se acerca el día, Eclampsia en el embarazo: qué es y cuáles son sus síntomas

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios