Compartir
Publicidad
Publicidad

La carta de una profesora de guardería a los padres: "Estáis enseñando a vuestros hijos a abusar de los demás"

La carta de una profesora de guardería a los padres: "Estáis enseñando a vuestros hijos a abusar de los demás"
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los mayores temores de los padres es que otros niños abusen de sus hijos, que les insulten o ridiculicen, que les aparten. Y otro de los mayores temores es que sea su hijo el que le haga eso a otro niño, que sea el abusador. A pesar de ello, son muchos aún los niños que lo hacen, que ejercen esa violencia hacia otros niños y que aprovechan ese trato vejatorio para sentirse más fuertes y poderosos.

¿Por qué? ¿Por qué un niño acaba abusando de otros niños? Katarina Magnus, directora de la Asociación de padres del jardín de infancia Grålums en Sarpsborg, en Noruega, decidió escribir a los padres una carta para dar respuesta a esas preguntas, en la que les decía: "Estáis enseñando a vuestros hijos a abusar de los demás".

Magnus se dio cuenta un buen día de que muchos padres no entienden que todas las acciones que llevan a cabo a lo largo del día, cuando sus hijos están presentes, sirven para modelar sus principios y sus valores, y tras ver que muchos padres hacen públicos muchos comentarios que quizás deberían ser privados, optó por escribir una carta que merece ser compartida como inicio de una reflexión mayor.

La carta de Katarina Magnus a los padres

Queridos padres del jardín de infancia Grålum:

A luz de la gran atención mediática que está teniendo recientemente el abuso escolar en nuestra sociedad, la asociación ha decidido emitir un llamamiento general a los padres sobre cómo pueden ayudar desde casa, alrededor de nuestras propias mesas a la hora de comer.

En el jardín de infancia Grålum el acoso escolar no es un problema conocido, pero todos podremos recordar cómo nuestra actitud tiene un gran impacto en los más pequeños. ¡Lean!

¡Estáis enseñando a los niños a abusar!

Sí, habéis leído bien. Tenéis que admitirlo. Lo hacéis cuando:
  • Os sentáis a la mesa y os quejáis de las decisiones que toman o no toman vuestros amigos.
  • Os sentáis frente al televisor y criticáis a los participantes o personajes por su comportamiento.
  • Miráis la tablet o el teléfono y hacéis comentarios negativos sobre la apariencia de alguien.
  • Leéis el periódico y ridiculizáis a cualquiera que tiene una opinión diferente.
  • Conducís el coche y os enfadáis con otro conductor por temas de tráfico.
  • Entornáis los ojos porque alguien hace las cosas de forma diferente a vosotros.
  • Decís algo despectivo sobre alguien por diferencias de fe, raza o por tener un punto de vista distinto al vuestro.
  • Criticáis el estado financiero de otra familia, sus últimas compras o sus elecciones a la hora de ir de vacaciones.
  • Mostráis claramente con todo vuestro lenguaje corporal que no os gusta alguien.

Vuestras palabras, lenguaje corporal y expresiones faciales enseñan a vuestros hijos que está bien decir cosas negativas de los otros. Sí, tú no sólo le enseñas que esto está bien, también le demuestras que hay que ser intolerante.

Somos modelos para nuestros hijos y ellos no saben más de lo que nosotros les enseñamos

Ésta es una fuerte llamada de nuestra parte y urgimos a todos los padres a que autoexaminen sus propias conductas y consideren cómo afectan a los más pequeños.

El abuso escolar empieza y termina con nosotros. Todos tenemos que ser más tolerantes, inclusivos, flexibles y generosos con el otro, para que nuestros hijos también lo sean. Así que tenemos trabajo que hacer. ¿Estáis listos para el cambio? Nosotros lo estamos. Estamos listos para ayudar en lugar de hacernos daño los unos a los otros.

Siento si alguien se siente ofendido, pero algunas veces necesitamos hacer una llamada para despertar, para que cambien las cosas.

¡Esperemos que esto tenga un impacto en la dirección correcta!

¡Que tengáis un buen día!

¿Enseñamos a los niños a ser intolerantes?

Obviamente, no todos los niños son abusadores, precisamente porque no todos los padres enseñan a los niños a serlo, y además, porque a pesar de ello, no todos los niños captan el mensaje del mismo modo. Los hay que critican el modo de hacer de los padres, e incluso sus opiniones.

Pero sí es cierto que si ahondáramos en la vida de un niño maltratador, de un niño que abusa, encontraríamos muchas cosas que los padres podrían haber hecho mejor. Desde lo que comenta Magnus en esta carta, en la que muchos adultos no tienen problema en hacer comentarios despectivos ante las personas del otro sexo, racistas o de cualquier otra índole delante de los niños, hasta llegar a todas las carencias que un niño puede llegar a sufrir, que le hacen necesitar del sufrimiento de los demás para reafirmar su fuerza y su poder. Hundir al resto para sentirse mejor. Encontrar "la grandeza" de ese modo, dado que el lugar de donde debería haberla conseguido, su hogar, su entorno, no se la ha dado.

Por eso decimos siempre que es muy importante criar a los niños con cariño, con respeto, con amor, y llevando a cabo nuestra función de padres; para que tengan una referencia, para que crezcan sintiéndose queridos y acompañados en el camino y para que, una vez estén con otros niños, no tengan la necesidad de hacerles daño para sentirse bien, precisamente porque no estén carentes de autoestima.

Vía | Newsner
En Bebés y más | La autoestima también se hereda: si no te gustas, tu hija tampoco se gustará, Tres consejos para enseñar a pensar a nuestros hijos, Las alabanzas exageradas pueden ser contraproducentes en niños con baja autoestima

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos