Publicidad

Los niños aprenden destrezas importantes para la vida jugando a juegos de contacto físico con sus papás

Los niños aprenden destrezas importantes para la vida jugando a juegos de contacto físico con sus papás
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Los juegos son un instrumento importante para que los niños aprendan sobre el mundo que les rodea. A través de los juegos aprenden las normas culturales, las pautas de socialización y experimentan con diferentes formas de interactuar con su entorno.

Pero los juegos entre un padre y un niño pueden fomentar un tipo diferente de juegos. Muchas veces se trata de juegos bulliciosos, físicos y competitivos, cualidades que tienen un papel igual de importante en el desarrollo de un niño.

Juegos de contacto físico

Los papás tienden a participar en actividades de juego que son más activas y físicas con sus hijos pequeños: juegos de contacto físico.

Un poco de juegos algo más duros y físicos, ¡Diversión para papá y para los niños!

Los papás muchas veces se involucran en actividades del tipo jugar a la lucha libre o a lanzar a su hijo al vuelo. ¡Arriba con el niño!

Este tipo de juegos está lleno de entusiasmo y retos. Si no fuera porque está claro que ambas parten lo disfrutan, podrían parecer un poco agresivos vistos desde fuera.

Sin embargo, estos juegos no son solo diversión. Según la ciencia, resulta también algo importante para que el niño tenga un buen desarrollo.

Por supuesto, este tipo de juegos de contacto físico no tienen por qué ser exclusivos de los papás. Las mamás también pueden participar en este tipo de juegos con sus hijos y, pese que no existe ningún estudio al respecto, no hay razón para dudar de que los resultados no vayan a ser los mismos.

Los juegos de contacto físico mejoran las habilidades sociales

contacto-fisico

En un estudio analizamos la calidad de los juegos de contacto físico con los papás y los problemas emocionales y de comportamiento de los niños.

Los juegos de contacto físico de buena calidad eran definidos como afectuosos y sensibles, donde a ambas partes alternan el papel dominante y son lúdicos por naturaleza. ¡A por papá!

Nos dimos cuenta de que los juegos de buena calidad estaban relacionados con altos niveles de lo que se denomina comportamiento prosocial. El comportamiento prosocial incluye cosas como tener en consideración los sentimientos de otra persona o desearle bien a los demás.

En otras palabras, los juegos de contacto físico adecuados están relacionados con niños que probablemente van a tenerlo más fácil a la hora de hacer amigos con otros niños.

Los juegos de contacto físico mejoran el control de las emociones

Los juegos que son activos, de contacto físico y competitivos también han sido relacionados con un mejor control de las emociones.

Los papás tienen la tendencia de llevar a sus hijos al límite, de poner objetivos que están un poco más allá de su alcance y de jugar con sus hijos a juegos de contacto físico haciendo que se entusiasmen. ¡Pelea de cojines!

Los buenos juegos de contacto físico son aquellos en los que los niños no simplemente se entusiasman y pueden acabar sintiéndose frustrados, sino aquellos que les enseñan a responder antes estas emociones y a controlarlas.

Se trata de algo importante, puesto que un mejor control de las emociones le permite a los niños entender y controlar su propio comportamiento y reacciones.

Los juegos de contacto físico reducen el riesgo de lesiones

padres-hijos

Esto puede parecer algo contraproducente. En uno de los estudios que llevamos a cabo, analizamos la relación entre los juegos de contacto físico entre padres e hijos y la tasa de lesiones en niños en 46 familias. ¡A por papá! ¡Tres contra uno!

Nos dimos cuenta de que cuanto más participaban los padres en juegos de contacto físico con sus hijos, menos se lesionaban los niños.

Creemos que los juegos de contacto físico les enseñan a los niños cuáles son sus limitaciones y hasta qué punto pueden llegar a nivel físico.

Ganadores y perdedores

Sin embargo, una de las lecciones más importantes de los juegos de contacto físico trata sobre el equilibrio entre ganar y perder. Es importante que los padres no sean dominantes, y uno de mis juegos favoritos de contacto físico es la lucha libre con calcetines. Cada jugador se pone solo un calcetín y el objetivo del juego es quitarle a tu oponente su calcetín del pie. Pruébalo, ¡Es fácil y muy divertido! ¡Dame ese calcetín!

Cuando juegas a este juego con tu hijo (o incluso con varios si te apetece un reto), asegúrate de que la cosa está equilibrada a la hora de ganar y perder.

Es importante que tu hijo sepa ganar y perder. Si no pierde no va a aprender sobre la frustración que supone perder y no le estás enseñando a controlar sus emociones.

Así que parece que los juegos de contacto físico con los niños no solamente son algo divertido, sino que también son una parte importante del desarrollo de un niño.

Se trata de enseñarles a los niños a controlar sus emociones, a superar sus límites de forma segura, a evaluar las situaciones de riesgo y a llevarse bien con otras personas.

No solo eso, sino que la actividad física también tiene múltiples beneficios para la salud. Los juegos de contacto físico son el tipo de juegos que deberíamos animar a los padres a jugar con asiduidad.

Autora: Emily Freeman. Profesora de Psicología, Universidad de Newcastle.

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí

Traducido por Silvestre Urbón

Fotos | Dominika Roseclay, Nathan Cowley y Josh Willink en Pexels

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir