Compartir
Publicidad

La primera exploración al recién nacido

La primera exploración al recién nacido
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los primeros días de vida del bebé se le van a realizar varias pruebas y una exploración completa para determinar su estado de salud general. La primera exploración al recién nacido se realiza entre las seis u ocho horas posteriores al parto y antes de que transcurran 24 horas, seguidas de otras exploraciones.

En este examen se busca la presencia de malformaciones, se comprueban los reflejos primarios del bebé, se observa su adaptación y se detectan irregularidades que se hayan observado en ecografías previas al parto. Éstas son algunas pruebas físicas que se realizan al recién nacido:

  • Exploración de cráneo y cuello: se presta especial atención a las fontanelas, las separaciones existentes entre los huecos del cráneo del bebé, unidos por tejido cartilaginoso. La estructura ósea de la cabeza del bebé no está sellada en elmomento de nacer, lo cual facilita tanto el paso a través del canal del parto como la distensión a medida que crecen los órganos del sistema nervioso central. La exploración del cuello abarca desde las posibles malformaciones hasta problemas de tortícolis o posibles fracturas en las clavículas.

  • Exploración de la cadera: se realizan maniobras de separación y aproximación de las piernas. Aunque este examen está recomendado para todos los bebés, existen algunos grupos de riesgo: sexo femenino, antecedentes familiares o parto de nalgas. La exploración detecta displasia de cadera (luxación congénita, riesgo de futuras luxaciones o alteraciones de la articulación.

  • Exploración de las ingles: se realiza mediante una palpación en busca de anomalías en el conducto inguinal y también de los pulsos femorales, que deben ser perceptibles y simétricos. Detecta hernias inguinales o debilidad del pulso femoral.

  • Exploración del abdomen: se realiza una palpación del abdomen. Ciertos órganos (excepto el hígado, fácilmente palpable) sólo se detectan si existen anomalías, como el bazo cuando es mayor de lo habitual, los riñones (únicamente palpables los dos primeros días) o la vejiga (excepto cuando está llena).

  • Auscultación: se auscultan pulmones y corazón para controlar el ritmo respiratorio y cardiaco. El examen detecta anomalías respiratorias (frecuencias de respiración inusuales, fuera de las 30-60 respiraciones por minuto) y cardiacas (soplos...).

Estas son las primeras exploraciones al recién nacido, para comprobar su buen estado de salud y detectar posibles problemas cuanto antes. En un próximo tema nos detenemos en otro tipo de exploraciones que se le realizan al bebé que acaba de llegar al mundo, las de los reflejos primarios.

Vía | El Mundo Foto | Amy L. Riddle en Flickr En Bebés y más | La prueba del talón: un pinchazo preventivo, Cuidados del recién nacido: los primeros chequeos, La escala de Brazelton para evaluar el comportamiento neonatal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos