Compartir
Publicidad
Publicidad

Falsos "amigos" de la dieta infantil

Falsos "amigos" de la dieta infantil
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Existen muchos productos alimenticios en el mercado que se nos presentan como óptimos acompañantes de la dieta de los niños, pero que no son tan sanos como pudieran parecer. Son los falsos “amigos” de la dieta infantil, aquellos que en la publicidad aparecen como ideales pero que no

Personalmente me chirrían mucho los anuncios de determinados dulces que hablan del calcio o de las vitaminas que aportan, sin mencionar las grasas, edulcorantes y otros componentes que no suenan tan bien y que los haría evidentemente menos atractivos.

Veamos cuáles son esos alimentos no tan sanos para los pequeños y para toda la familia.

  • Las barritas de chocolate con leche y otros dulces a base de leche, aunque aportan calcio contienen gran cantidad de grasas y azúcares.
  • Uno de los errores más frecuentes en la alimentación infantil es pensar que con los zumos les damos fruta. Pero los zumos comerciales envasados no son fruta. Las frutas que sirven para fabricar zumos rara vez se exprimen totalmente, y además se someten a tratamientos de calor y/o concentración, por lo que hay una desviación respecto a la composición original de la fruta. Los zumos envasados pueden aportar calorías en exceso y no aportan fibra. El exceso de azúcares en zumos se asocia al sobrepeso infantil. La acidez propia de estos zumos (que aumenta en la cavidad bucal con la ingesta de azúcares) se asocia al riesgo de caries. Muchas de las propiedades y nutrientes de la fruta se pierden durante el proceso de pasteurización. Aun así, existen muchos tipos de zumos, desde los más naturales a los néctares a base de concentrados que aportan más calorías. La cantidad de azúcar (añadida o no) también varía de unos zumos a otros. La adición de azúcar está permitida en unas cantidades determinadas y en ocasiones se puede emplear para corregir la excesiva acidez del zumo, ocultar la adición de zumos de otras frutas o enmascarar la escasez de fruta. Existen otros azúcares como el sorbitol que añadidos al zumo pueden causar trastornos gastrointestinales. Los zumos ocasionalmente son aceptables, pero el problema radica, según la Asociación Española de Pediatría, en que su consumo excesivo, junto al de los refrescos, favorece un dieta de baja calidad nutricional y puede relegar a otras bebidas más saludables como el agua y la leche. Además, en su Manual de nutrición apuntan la baja cantidad de fibra de los zumos y que hay que prestar especial atención a los sucedáneos de zumos por su escasa calidad nutricional y por su contenido energético.
  • Los zumos con leche no son una excepción a los anteriores, pues tienen características similares. Teniendo en cuenta que los niños consumen habitualmente una cantidad suficiente de lácteos (incluso más de lo necesario), no parece conveniente consumir estos productos que, aparte de contener poca cantidad de leche, son mas caros.
  • Los cereales del desayuno suelen presentarse como fuentes de energía saludables, aunque según hemos visto no todos son tan sanos. La mayoría contiene exceso de azúcar, miel o chocolate, por lo que no conviene que sea un alimento tomado a diario. Las calorías extra que aportan estos productos provienen del exceso de azúcares y grasas.
  • Los alimentos empanados listos para freír, como los palitos de pescado, de jamón y queso… contienen en exceso grasas saturadas. Es mejor la opción casera de estos alimentos. Además, como comentábamos en las recomendaciones para elaborar el menú infantil, la AEP aconseja disminuir la ingesta de alimentos fritos.
  • Los productos light son los que suelen llevar más edulcorantes en su composición, especialmente los refrescos. Los refrescos sin azúcar que llevan edulcorantes sin calorías siguen conteniendo ácidos que deterioran los dientes.
  • Un refresco de cola puede contener en cafeína el equivalente a una taza de café. En general, los refrescos conllevan los mismos riesgos de obesidad que los zumos por el exceso de azúcares si son consumidos con profusión.

Como vemos, no es oro todo lo que reluce, y en estos falsos “amigos” de la dieta infantil hay mucho de perjudicial o no demasiado apropiado. No creo que su exclusión total de la dieta sea necesaria, pero se han de convertir en algo ocasional y sobre todo consumido con conocimiento.

Vía | Perseo
En Bebés y más | Sobre el desayuno, Zumos, sus consecuencias en la salud de tu bebé, ¿Podemos comparar el jamón a la Coca Cola?, Decálogo para una alimentación infantil sana

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos