Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Debería considerarse la leche artificial como un medicamento? (IV)

¿Debería considerarse la leche artificial como un medicamento? (IV)
Guardar
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La lactancia materna es un hecho cultural además de natural, algo complejo, que en nuestra sociedad no es mayoritario como la naturaleza proporciona. La epidemia de niños que no pueden ser amamantados no lo es por causas médicas reales, sino por razones sociales, publicitarias, históricas pero también por la pasividad del sistema sanitario ante lo que es una cuestión de salud pública.

Si se pasa a considerar la leche artificial como un medicamento habría ventajas, aunque no fueran determinantes, que ayudarían a aumentar las tasas de lactancia materna y a dar mayores garantías sobre el producto con el que se alimenta a los niños que no reciben leche de sus madres.

Responsabilizando a los médicos de la recomendación de leche artificial

Siendo la leche una recomendación escrita del médico, aunque, reitero, de compra libre, se obligaría a que la actualización en lactancia y la inclusión de expertos en amamantamiento en el sistema sanitario se hiciera necesario, pues cualquier recomendación médica debe ser demostrada como necesaria y además, implica un reconocimiento médico de su necesidad real. Y a las madres se las ayudaría de verdad para que pudieran amamantar si los médicos tuvieran que responsabilizarse cuando indican el destete.

Existe una titulación con nivel universitario en la profundidad de conocimientos exigidos y reconocida mundialmente, incluso algunos países empiezan a incluir a estos profesionales, las Consultoras Internacionales de Lactancia, en sus sistemas sanitarios.

Mientras en las consultas médicas no se disponga de profesionales con conocimientos sobre lactancia reales, actualizados y prácticos, seguiremos encontrando que miles y miles de madres, que querían dar el pecho, son disuadidas de hacerlo con excusas como bajadas de percentil, supuestas hipolactias, medicación compatible o depresión postparto. Seguiremos sin tener ayuda real para solucionar unas grietas, un frenillo, una crisis de lactancia, una necesidad de suplemento temporal o una mala postura.

Pero ahora los médicos no tienen responsabilidad alguna cuando una madre deja la lactancia pues tampoco se le ayuda y no le da información fiable y real en demasiadas ocasiones. Ante el más mínimo problema, la solución es el destete.

La confianza en los médicos, muy arraigada, termina con muchas lactancias que eran recuperables. Por no añadir cuando, para colmo, los sanitarios hacen, a veces, comentarios contra la lactancia instando, por ejemplo, a mujeres a destetar al año, negándoles que la lactancia después de la introducción de la alimentación complementaria sea importante para la salud de sus hijos.

Y desde luego, la información sobre los problemas de salud asociados a la lactancia artificial brilla por su ausencia y se siguen detectando casos en los que se regalan incluso, muestras o se recomienda una marca en concreto, cuando todas las leches artificiales son, en principio y salvando las que son formuladas para problemas concretos, son iguales. Cuando se siguen dando pautas de no dar lactancia a demanda o introducir cereales industriales con leche artificial en niños perfectamente amamantados.

Pero me temo, que en la realidad, eso traería también una congestión de los servicios de pediatría, pues que en el sistema sanitario se incluyan expertos profesionales con capacitación especializada en lactancia es algo que va a tardar mucho. Y lo más grave, una presión externa del estamento médico, sobre las mujeres que son, sin duda alguna, las dueñas de sus propios cuerpos y las que deben decidir si quieren o no dar el pecho. Dejar en manos de la medicina esta parte del cuidado de los hijos es algo que me produce mucho rechazo, a pesar de los beneficios reales de considerar la leche artificial un medicamento.

La verdad es que es una cuestión tan compleja que, al final, lo que debe pesar es el interés de las familias y sobre todo, de los bebés. Iremos a ello en el siguiente tema.

¿Debería considerarse la leche artificial como un medicamento?

En mi opinión, por seguridad, por salud, por derechos y hasta por economía, veo ventajas en la consideración de la leche artificial como un medicamento pero también inconvenientes.

Si una función corporal natural cualquiera no es posible por razones médicas, su cura o su tratamiento, y más en lo que se refiere a algo tan vital como darle a un bebé su sustento, debe ser considerado como una causa médica.

Si no lo es, se habilitarían igualmente mejores mecanismos para ayudar a esas madres. Si lo es, creo que tienen derecho a ser ayudadas por el sistema sanitario, y, sobre todo, creo que los bebés merecen que el control de este producto sea el mayor posible y eso solamente lo daría el considerar la leche artificial como un medicamento.

Quizá la conclusión no pueda ser cerrada, pero si terminaría indicando que los controles, los análisis y las investigaciones, así como las medidas de promoción real de la lactancia materna, deben ser mucho mayores que las que hay actualmente.

Todavía me quedaría explayarme en las consecuencias económicas para las familias y en cuales son los verdaderos controles que tienen las vacas productoras, los componentes de la leche artificial que aparecen en los botes y su procedencia, así como la forma de producción, envasado y comercialización, que, repito, considero claramente insuficientes y no brindan todas las garantías que yo, como madre, considero exigibles a un producto de tanta importancia en la salud infantil, pues el bebé no lactado recibe durante seis meses, y exclusivamente, su nutrición de un producto industrial.

Como vemos, el tema de considerar o no la leche artificial como un medicamento es muy complejo y no es posible tomar una postura única, pues la lactancia de los hijos es algo en el que hay muchos intereses económicos y muchas emociones a flor de piel. El debate, hasta ahora, ha sido muy enriquecedor, por lo que os animo a seguir opinando.

En Bebés y más | ¿Debería considerarse la leche artificial como un medicamento? (III) , (II) , (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos