Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Recorrido por una UCI Neonatal: todo por el bien de los bebés prematuros

Recorrido por una UCI Neonatal: todo por el bien de los bebés prematuros
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
image
image
image

Hospital Universitario La Moraleja

Hospital Universitario La Zarzuela

Hospital CIMA Barcelona

La mayoría de los bebés prematuros necesitan cuidados especiales después del nacimiento. La Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales es una unidad de alta complejidad del Hospital Universitario La Moraleja (Madrid). En ella se asiste a los bebés nacidos antes de término o muy prematuros, y se les proporciona todos los cuidados especiales que puedan necesitar. Eso sí, teniendo siempre presente a los progenitores, que tendrán libre acceso las 24 horas del día.

Qué es una UCI Neonatal

La UCI Neonatal es una unidad pediátrica que acoge a todos aquellos recién nacidos antes de término desde cualquier edad gestacional, estando en la actualidad el límite de viabilidad (23 semanas y 400 gramos de peso), según la certificación UCI Neonatal Nivel IIIB con la que cuenta.

En ella se pueden atender todas las complicaciones que puedan presentar, desde el aspecto médico o quirúrgico. También se realiza un seguimiento a largo plazo del recién nacido prematuro con consultas especializadas en neonatología, prematuro tardío, gestaciones gemelares, neuropediatría, neumología, etc.

El bebé prematuro en la UCI Neonatal

En la UCI neonatal el bebé descansa en una incubadora. Ésta es una cuna plástica, transparente y cerrada que lo mantiene caliente, por lo que no es necesario envolverlo en mantas. El bebé también llevará puesta una gorra para que la cabecita se mantenga caliente. La incubadora reduce el riesgo de infecciones y controla la humedad en el aire para evitar que el bebé pierda agua.

Es probable que haya tubos y cables conectados al bebé. Aunque esta imagen pueda asustar a los padres, lógicamente forma parte del proceso médico necesario: conectados a monitores para verificar la respiración, la frecuencia cardíaca, la presión arterial y su temperatura en todo momento, o tubos que le suministran líquidos, alimentos, medicamentos u oxígeno extra, por ejemplo.

Uci 2

El vínculo con los padres en la UCIN

A pesar de que el bebé prematuro está dentro de una cuna especial, es importante que exista un contacto físico entre el pequeño y sus padres. Es decir, que sus padres puedan tocarlo a diario. Para favorecer este vínculo afectivo, los padres del bebé prematuro tienen acceso 24 horas a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital Universitario La Moraleja .

Al principio, puede que sólo puedan acariciar la piel del bebé a través de las aberturas de la incubadora. Pero a medida que el bebé crezca y mejore, podrán sostenerle en brazos, acunarle, hablarle e incluso ayudar a bañarlo. Durante todo el proceso de recuperación del niño, los progenitores recibirán todo el apoyo necesario por parte del personal sanitario para encargarse del cuidado del bebé durante su hospitalización. De esta manera el personal asistente les ayudará, por ejemplo, a encargarse de las tomas de biberón, del cambio de pañal o a identificar todas aquellas situaciones que resulten anormales.

Las madres también contarán con toda la asistencia necesaria para el fomento de la lactancia materna, ya que la leche de la propia madre es la alimentación preferida para el prematuro por su composición única, sus propiedades inmunológicas y la presencia de enzimas, hormonas y factores de crecimiento.

El contacto piel con piel, lo que se llama "cuidados de canguro", también fomentará al vínculo entre los padres y el bebé y ayudará en la recuperación de éste, ya que favorece la termorregulación, acelera la adaptación metabólica de los prematuros, facilita la lactancia materna, reduce la estancia hospitalaria y los episodios de apnea y aumenta la confianza de las madres en el cuidado de sus hijos. Además, el contacto piel con piel estimula el recuerdo de experiencias intrauterinas (el sonido del corazón materno, el movimiento continuo del tórax, las características de la voz materna), que tranquilizan al bebé.

Asimismo, el equipo médico se encarga de formar a los padres para la continuación de los tratamientos en el hogar (en el caso de que hubiera que mantenerlos tras la estancia en el hospital) y se encargarán de su educación en reanimación cardiopulmonar, por si ésta fuera necesaria.

Es normal que los padres sientan temor cuando su bebé es ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales. Conocer al equipo médico que trata a su bebé, familiarizarse con el entorno de la UCI, saber cómo funcionan cada una de sus máquinas y mantener el contacto físico con el bebé puede ayudar a disminuir el nerviosismo y favorecer el desarrollo del bebé prematuro.

Esa cercanía, junto con la certificación UCI Neonatal Nivel IIIb (UCI de alta complejidad que atiende a recién nacidos en el límite de las 23 semanas y 400 gramos, encefalopatía hipóxico isquémica, malformaciones mayores o menores que requieran tratamiento médico o quirúrgico, alteraciones neurológicas y neuroquirúrgicas, y diagnóstico prenatal y posnatal de cardiopatísa congénitas), reconfortarán a unos padres que no dudarán en que sus hijos están en las mejores manos.

Descubre más sobre el Hospital Universitario La Moraleja y todos los servicios para tu cuidado y el de tu bebé pinchando aquí.

Imágenes | iStock / Ondrooo / Andrei Malov / Steve Lovegrove / Pixelistanbul / Rufous52.

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos