La craneosinostosis o cierre prematuro de las fontanelas

Sigue a Bebesymas

Cabeza de bebe

Hace unos días comentábamos que la edad habitual a la que se suele cerrar la fontanela mayor o superior es entre los 12 y los 18 meses. Sin embargo, puede ocurrir un cierre prematuro de las fontanelas, trastorno que se conoce como “craneosinostosis” (’cierre del cráneo’) y que consiste en una osificación de la fontanela o fontanelas antes de que termine el crecimiento del cerebro, el cerebelo y el bulbo raquídeo.

El cierre prematuro de una, varias o todas las suturas da como resultado la estrechez del cráneo y comportan alteraciones en el volumen o en la morfología del cráneo y la cara. El contenido del cráneo, al crecer, queda comprimido, lo cual supone un problema grave.

En algunas ocasiones la craneosinostosis conlleva alteraciones clínicas y de la función cerebral (vómitos, cefaleas, posible hipertensión craneal, complicaciones oculares como estrabismo, ceguera, déficit neurológicos tales como retraso mental…). Ante la sospecha de un cierre prematuro se debe hacer un seguimiento de la medida del perímetro cefálico.

Si este perímetro se detiene es señal de que los órganos que componen el sistema nervioso central quedarán comprimidos. El tratamiento variará según el tipo y los problemas que acarree. Casi siempre será quirúrgico, tanto si se buscan mejoras estéticas como si trata de evitar las graves complicaciones que comportan algunas de las formas de craneosinostosis.

El origen de las craneosinostosis es poco conocido. A veces son hereditarias (diversas enfermedades en los que la craneosinostosis se asocia a múltiples malformaciones tales como el Síndrome de Crouzon o el de Apert) pero, por regla general, son esporádicas y, por tanto, no se encuentran antecedentes de casos similares en la familia del niño afectado.

Más información | Aeped, Neuro99, MedlinePlus
En Bebés y más | ¿Qué son las fontanelas?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios