Sigue a Bebesymas

cistitis infantil

Una cistitis infantil en bebés o niñ@s, si no pasa de ser una infección de las vías urinarias bajas, no da mayor problema si se trata con antibiótico. La complicación surge si hay reflujo de la orina de la vejiga (zona sucia) hacia los uréteres (zona estéril).

Este reflujo puede provocar que la infección vaya al riñón y se convierta en una pielonefritis, por lo que hay que tener mucho cuidado, pues los niños pequeños que sufren varias pielonefritis, pueden llegar a padecer problemas renales.

Por eso, si un bebé tiene cistitis, hacen pruebas de contraste para descartar el reflujo. En muchas ocasiones, cuando hallan reflujo en un bebé, se receta antibiótico a dosis mínimas para evitar infecciones, ya que es muy posible que con el crecimiento, el problema del reflujo desaparezca solo.

Los estudios señalan que en un 46% de los casos, los menores de 2 años con infección urinaria, asocian reflujo vesico-renal, disminuyendo a un 9% los niños de entre 2 y 5 años.

La cistitis infantil


La cistitis infantil, es más frecuente en las niñas de 4 a 6 añitos. Una de las causas que provocan estas infecciones, es la manera de limpiarse, de atrás hacia delante, esto trae como consecuencia el arrastre de posibles gérmenes cercanos al ano hacia la vagina. Cuando los gérmenes entran a través de la vagina, pasan a la vejiga causando la infección.

Esto es sencillo de evitar, debemos enseñarle a limpiarse adecuadamente y acostumbrarla a que lo haga así. Explicarle qué puede pasar de una manera comprensible para ella y supervisar durante unos días que lo realiza correctamente, ayudará a disminuir los posibles riesgos de infección de orina. La higiene también es importante, debiendo ser la justa, pues una higiene excesiva de los genitales puede provocar la pérdida de la flora que la protege.

Bebesymas | Infecciones urinarias en los niños

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios