Sigue a Bebesymas

fecha-probable-de-parto.jpg

Ayer mismo os mostramos un calendario para calcular rápidamente cuál será la fecha probable de parto según el momento en que se dio la última regla. Esa fecha es orientativa y poco concreta, ya que muy pocas mujeres acaban pariendo cuando “salen de cuentas”, por lo que quizás sería más correcto llamarla fecha improbable parto.

El caso es que las futuras madres suelen tener la fecha grabada en la mente y, de repente, en la primera ecografía, el ginecólogo reajusta dicha fecha en base al tamaño del niño. Esto se da porque el tamaño de los bebés en las primeras semanas de gestación es prácticamente idéntico, por lo que midiendo algunos parámetros (el tamaño del fémur, la circunferencia craneal,...) es posible saber con bastante exactitud en qué momento de la gestación se encuentra el bebé.

Sin embargo, a pesar de dicho reajuste, la mayoría de madres suelen incumplir la fecha probable de parto y por eso puede ser interesante preguntarnos: ¿Para qué sirve conocer la fecha probable de parto?

Cada bebé tiene su ritmo y cada madre también

Todos sabemos que hay bebés que tardan más en salir y otros que tardan menos, sin embargo ahora se sabe también que hay etnias que tienen embarazos más largos que otras y esto quiere decir que no sólo los bebés tienen su propio ritmo, sino que las madres también.

Por ejemplo, las mujeres caucásicas que son madres por primera vez suelen parir unos 5 días después que las mismas madres cuando van a parir a su segundo o tercer (o cuarto…) hijo. Las afroamericanas y las asiáticas, por su parte, tienden a tener gestaciones más cortas.

Entonces, sabiendo esto, qué más da que nos digan que el bebé tiene 12 semanas y 3 días si el tiempo que necesita para gestarse es indeterminado.

Se considera normal parir dos semanas antes o dos después

fecha-probable-de-parto2.jpg

Otra de las cuestiones a tener en cuenta es que, en el momento de parir, se considera bebé a término el que nace a partir de las 38 semanas y el que nace antes de las 42 semanas. Es decir, que hay un periodo de nada menos que 28 días en que el bebé nace normalmente porque le toca nacer. Veintiocho días son muchos días y muchas probabilidades de que la fecha probable de parto no se de.

De todo esto se deduce que conocer la fecha de parto sirve, únicamente, para tener un control de dónde estamos y adónde vamos, que no es poco, pero que ocasiona muchas veces un sinfín de nervios y preguntas que pueden molestar mucho a algunas madres.

Que, ¿todavía no?

Cuando una mujer “sale de cuentas” su vida y la de su entorno empieza a girar alrededor de su parto. La gente empieza a llamar para preguntar, a decir lo bien que está el bebé dentro y que por eso no quiere salir, a preguntar si todavía no, a hablar de inducciones y cesáreas y la madre suele acabar poniéndose demasiado nerviosa o sintiendo que algo va mal, pues pasa la fecha probable de parto y piensa que no es capaz de parir a su bebé.

Es por eso que dicha fecha debe relativizarse mucho y solo empezar a darle importancia cuando se llega a la semana 42, cuando hay que empezar a valorar qué camino seguir ya que, a partir de ese momento, la placenta podría no aportar todo el oxígeno y los nutrientes que el bebé necesita.

Foto | Flickr – dizznbonn, Big D2112
En Bebés y más | Calendario para conocer la fecha probable de parto (FPP), Parto: cuándo se produce, Regla de Nagele: cálculo de la fecha probable de parto

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario