Síguenos

No he podido evitar emocionarme al ver este vídeo sobre la lactancia de un bebé de 24 semanas de gestación que cuenta una historia de superación.

Su madre ha hecho un precioso recopilatorio de siete minutos con la evolución de Héjole, una bebé prematura exterma, y su experiencia con la lactancia materna.

Las imágenes reflejan un duro camino de constancia, dedicación y amor en el que la pequeña y la madre han tenido que luchar días tras día contra su propio cansancio para conseguir que la niña tomara apenas unos mililitros de leche del pecho materno. Succionar suponía para la chiquita un titánico esfuerzo, enseguida se cansaba, así que las tomas debían ser complementadas con biberones de leche materna.

Con el pasar de los días y de los meses, el esfuerzo ha dado sus frutos. La niña ha ido ganando peso y a los tres meses de nacer se ha marchado a casa. Los biberones se han ido reemplazando poco a poco por tomas de pecho hasta conseguir la lactancia materna en exclusiva. Mejor vedlo.

Vía | Ojana

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios