Sigue a Bebesymas

recién ´nacido

A pesar de que la mayoría de las madres pueden amamantar y según todas las recomendaciones médicas es conveniente que sigan haciéndolo durante seis meses en exclusiva y al menos hasta los dos años hay casos en los que existen verdaderas razones médicas para que se deba dar lactancia artificial a los recién nacidos.

Hay, como decía, motivos por los que se debe suspender el amamantamiento de forma total o temporal, y vamos a recordarlos especialmente dedicados a los recién nacidos.

Además hay casos en los que dar el pecho debe hacerse con condiciones y bajo estricta supervisión médica, pero, fuera de las que mencionaré no existen razones médicas que justifiquen el destete.

Problemas del recién nacido que impiden la lactancia

Galactosemia clásica. En este caso el bebé no debe ser alimentado ni con leche materna ni con ninguna fórmula normal, sino con preparados especiales pues son incapaces de descomponer la galactosa.

Orina con olor a jarabe de arce. Se trata de un problema genético que hace que los recién nacidos deban ser alimentados exclusivamente con una fórmula específica que está exenta de los aminoácidos leucina, isoleucina y valina.

Fenilcetonuria. Este problema también de orígen genético hace que se carezca de una enzima que sirve para descomponer el aminoácido fenilalanina. La leche especial que se les proporciona ofrece otros aminoácidos y una dosis muy baja del que les causaría daño cerebral. El amamantamiento puede hacerse de manera muy controlada y baja y bajo una estricta supervisión médica.

Problemas del recién nacido que permiten la lactancia pero precisan completarla

En estos casos si es conveniente ofrecer leche materna pero durante al menos un tiempo es adecuado usar un complemento específico.

Se tratará de los recién nacidos con menos de 1500 gramos o por debajo de la edad gestacional de 32 semanas.

Asimismo es conveniente usar complemento en los bebés que tienen hipoglucemia por una complicada situación metabólica, como puede suceder en los que son los pretérmino, los de bajo peso para la edad gestacional, los hijos de madres diabéticas cuya glicemia no mejora con el amamantamiento o los que han sufrido hipoxia o isquemias en el parto.

Conclusión

Excepto en los mencionados casos la lactancia materna debería ser incentivada desde el mismo momento del parto o, si es obligatorio separar a la madre y al bebé, tratar de no interferir en la correcta instauración del amamantamiento ofreciendo a las mujeres apoyo, espacios adecuados, contacto con el bebé e información.

Además de estos casos hay otras circunstancias ligadas a la salud materna en las que dar el pecho puede estar desaconsejado o precisar una vigilancia especial. Veremos en el siguiente tema cuando hay que dar lactancia artificial a los recién nacidos por causas maternas.

Más información | Organización Mundial de la Salud

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario