Sigue a Bebesymas

David el Gnomo

Cuando miramos al pasado, buscando referencias sobre series infantiles, es más que probable que muchas miradas se vuelvan hacia ‘David, el Gnomo’, una serie que ha sido considerada como un referente educativo que marcó la infancia de toda una generación. Sin duda se trata de una de las series de dibujos animados que más destacó en la década de los 80, justo en el momento en que TVE comenzó a incluirla en su programación.

‘David, el gnomo’ se estrenó en 1985, aunque contó con un buen número de reposiciones en años sucesivos que demostraban la buena acogida que había tenido entre sus espectadores. El éxito de la ficción, de una sola temporada de 26 episodios de unos 20 minutos de duración cada uno, provocó la realización de un buen número de secuelas, tanto en formato series de televisión como en películas de dibujos animados, aunque ninguna consiguió que olvidáramos las aventuras de la historia original. Actualmente, Clan TV tiene los derechos de emisión de ‘David, el gnomo’ aunque la serie también está disponible en DVD.

¿Quién es David, el Gnomo?

‘David, el Gnomo’ muestra los secretos y el día a día de los gnomos, unos seres de 15 centímetros de altura que habitan en la naturaleza, viven en familia y velan por el bienestar del medio ambiente. La serie se centra en el personaje de David, un gnomo de 399 años, que trabaja como médico y que vive en una madriguera bajo un árbol junto a su esposa Lisa. Ambos personajes destacan por tener una personalidad bondadosa y agradable e irán mostrando a los espectadores las particularidades de su especie.

A lo largo de la serie, la audiencia observa los problemas que surgen en el día a día de los protagonistas, la manera en la que David ayuda a diferentes seres que están en peligro o cómo es su relación con los trolls, sus principales enemigos que molestan a quienes viven en el bosque. La serie se caracteriza por el tono crítico que mantiene con los seres humanos, haciéndoles responsable de muchos de los desastres ecológicos que tienen efectos negativos para los seres con los que David y Lisa conviven diariamente.

¿Qué podemos esperar de la serie?

Si por algo destacaba ‘David, el gnomo’ es por esa apuesta de transmisión de valores positivos hacia la naturaleza que se llevó a cabo desde su primer episodio. Se trata de una serie que pretendía despertar un sentimiento ecológico entre sus espectadores, mostrando cómo es la vida de los animales y las plantas para que su audiencia comprendiera su importancia en el mundo y aprendiera así a respetarlos.

Algunas de las acciones de los seres humanos, aquellas que atentan contra el medio ambiente, siempre quedaban en entredicho a través de alguna trama de la serie, en la que se daba a entender que por culpa del hombre muchos seres de la naturaleza podían resultar heridos. Además, los espectadores también podían encontrar en los trolls, seres torpes y descuidados, esa representación humana que siempre encontraba la reprobación de sus actos en la actitud de los Gnomos.

La serie también destacaba por esa relación agradable que los gnomos mantenían entre ellos y la actitud positiva con la que los personajes se enfrentaban a las distintas aventuras que tenían por delante, donde el cariño y el respeto estaban muy presentes. Quizá sea esta una de las características que más se destacaba de la personalidad de sus protagonistas, que también ponían en valor la importancia de la inteligencia para resolver los problemas que les rodeaban.

Por último, y no menos importante, ‘David, el gnomo’ fue capaz de mostrar lo imprescindible que podía ser cualquiera independientemente de su tamaño, algo que dejaba patente la cabecera de la serie a través de la frase “Nadie es mejor por ser más grande”. Esta fue la gran idea que consiguió transmitir la ficción, gracias a su capacidad para enseñar las habilidades de sus protagonistas pese a que solo medían 15 centímetros de altura.

En el capítulo expuesto en este artículo, el primero de la serie, se nos presentan a los personajes principales con los que los espectadores vivirán las aventuras de ‘David, el gnomo’, además de realizar una breve descripción de cómo son estos particulares seres. En el prólogo también se muestran algunos aspectos negativos derivados de la raza humana, que afectan negativamente en la naturaleza y que contrastan fuertemente con la filosofía de vida que llevan a cabo los Gnomos como David y Lisa.

‘David, el Gnomo’, cuidando la naturaleza

‘David, el Gnomo’ es una de esas series que toda una generación es capaz de recordar haber visto en su infancia. La ficción contó con un final que marcó a sus espectadores, en el que se veía cómo David y Lisa se convertían en árboles después de vivir los 400 años que le correspondían. Se convirtió en uno de los acontecimientos televisivos más tristes y demostró una vez más la aceptación que la serie había tenido entre su público.

Otra de las características que sobresalen de la ficción, como ocurre con muchas series de dibujos animados de la época, es el valor de su banda sonora, que ayudó a poner música a la infancia de muchos niños. Tras su emisión en España, ‘David, el Gnomo’ fue exportada al extranjero, llegándose a emitir en países como Estados Unidos, Portugal o Australia. Aún hoy, la ficción tiene un destacado valor educativo, dirigido principalmente a quienes quieren que sus hijos crezcan manteniendo un compromiso notable con la naturaleza que le rodea.

En Bebés y más | La tele que nos educó: ‘La vuelta al mundo de Willy Fog’

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios