Compartir
Publicidad

Pequeño diccionario de estilos de gateo

Pequeño diccionario de estilos de gateo
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Alrededor de los ocho meses la mayoría de niños hacen un gran avance en su desarrollo tras conseguir estar sentados y antes del hito del primer paso. Hablamos del gateo, un movimiento complejo que abre todo un nuevo mundo de experiencias y descubrimientos a los bebés.

Pero no todos los bebés gatean del mismo modo. A pesar de que hay gateos más comunes que otros, algunos son insólitos y sorprendentes. Cada bebé tiene su estilo particular para gatear, y aquí os ofrecemos un pequeño diccionario de estilos de gateo.

Recordemos que el gateo es el primer recurso de desplazamiento del bebé para acceder a objetos que están lejanos. Puede que antes haya aprendido a voltearse, pero no con el objetivo de desplazarse de posición. El gateo surge porque el niño, intelectual y sensorialmente, ya tiene una necesidad de acercarse a los objetos que le atraen pero todavía no tiene la competencia física para hacerlo de pie.

Y aunque parece que el gateo es una etapa del desarrollo que se cada vez se produce con menos frecuencia, probablemente sea porque alteramos el ritmo natural de desarrollo del bebé (queremos que camine antes), ya que está comprobado el gateo surge de forma natural si no hay "interferencias".

Gatear es muy importante, y no importa tanto el modo en que lo haga el bebé, lo que importa es que realice esos movimientos para lograr desplazarse, y nosotros también podemos estimular su gateo. Veamos las distintas maneras de gatear.

bebé gateando

Diccionario de estilos de gateo

Clásico: aunque se llama "gateo", en realidad la forma más común de este desplazamiento es sobre las rodillas y las manos. Puede que antes de empezar a gatear hacia delante el bebé se desplace hacia atrás.

Crol: el estilo de natación, pero en seco, muy poco frecuente. Se produce cuando el niño se arrastra sobre la barriga y avanza hacia delante con los brazos primero y las piernas después.

Croqueta: más que de gateo estamos hablando de desplazamientos laterales con todo el cuerpo. El bebé gira sobre sí mismo ayudándose con piernas y brazos. Suelen pasar pronto a otros estilos de gateo más efectivos y rápidos, por lo que a menudo es considerado un "pre-gateo".

Culeteo: es otra de las formas de gateo más frecuentes, sobre todo en los últimos tiempos en nuestro entorno. El bebé se desplaza en posición sentada, dando saltitos o atrastrándose con el trasero, ayudándose de una pierna flexionada y otra estirada. Se trata de un estilo muy peculiar y hay estudios que señalan que podría ser hereditario. No obstante, como vimos hace un tiempo, el culeteo no es una forma natural de desplazamiento en bebés y, aunque no comporta ninguna patología, podría indicar que el bebé no tiene la libertad de movimientos suficiente.

Gato: es el más parecido al animal que da nombre a este movimiento, ya que el bebé avanza, como los gatos (o perros, o cualquier animal de similares características) sobre los pies y sobre las manos, "a cuatro patas", a modo de puente. Es muy poco frecuente ya que requiere una mayor fuerza y equilibrio que el gateo clásico.

Peonza: con la barriga apoyada en el suelo desplazan los brazos hacia un lado y después las piernas, dibujando trayectorias circulares en el suelo, con lo que el avance no suele ser demasiado efectivo.

Pequeña oruga: un estilo dificultoso y muy poco frecuente, ya que el niño, boca arriba, se arquea sobre su espalda y se impulsa hacia adelante ayudándose de piernas y brazos.

Serpiente: no es el gato el único animal al que se parecen los bebés en sus movimientos. Reptar como una serpiente haciendo eses pero con la barriga algo elevada es el gateo que escogen algunos bebés.

En definitiva, vemos que son movimientos muy diferentes pero que tienen en común que fortalecen los músculos y se prepara el cuerpo para los primeros pasos, aparte de la satisfacción para el bebé que ve logrado un reto nuevo.

¿Veis el estilo de vuestros niños en este pequeño diccionario del gateo? Seguro que alguno falta... Y es que cada niño tiene su peculiar manera de gatear. Recordad que pronto llegará el primer paso, y no olvidéis los consejos de seguridad para el niño que empieza a gatear.

Fotos | Kim Love y janetmck en Flickr-CC En Bebés y más | Siete razones por las que nuestro hijo puede tardar en caminar, Juegos para el bebé que gatea, Si quieres que tu hijo gatee, no le enseñes a caminar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos