Síguenos

Cars 2

Desde hace ya algunos años las películas que se han estrenado desde la factoría Pixar han rozado un altísimo nivel. No solo en cuanto a una logradísima animación digital, donde técnicamente Pixar alcanza una perfección y un nivel muy por encima de otras productoras, sino también en cuanto a historias. Los grandes éxitos reciente del cine de animación recientes tienen el sello inconfundible de Pixar.

Aunque no podemos olvidar que también es una película Disney y conlleva una publicidad abundante, tanto como para que pocos niños no conozcan al veloz Rayo McQueen o a su inseparable amigo la destartalada grúa Mate.

Precisamente en ‘Cars 2’, una producción que se estrenó el pasado verano de 2011, el verdadero protagonista es Mate. Y no es que Rayo no tenga suficiente gancho. De hecho es la imagen que identifica a esta saga, que comenzara en 2006 con ‘Cars’, la primera parte, pero en esta nueva historia que recupera una trama con valores de amistad y de superación, la grúa Mate se convierte en la estrella.

‘Cars 2’, nos gusta porque…

Para dotar de más espectacularidad al mucho juego que permite una competición de coches como las que suele participar el veloz y bondadoso Rayo McQueen, en esta segunda parte sus protagonistas viajan a varios lugares del mundo. Así, nos encontramos que Rayo participa en el Gran Prix Mundial, organizado por un magnate cuyo propósito es poner a prueba la invención de un nuevo combustible más ecológico, en ciudades de Japón, Italia (en la imaginaria Porto Corsa), París o Londres.

A través de una trama paralela, vamos conociendo a nuevos personajes, en este caso el valiente espía Finn McMissile y la moderna Holley Shiftwell, que con su tecnología ayuda a la misión de espionaje que se desenvuelve alrededor del Gran Prix Mundial.

Un campeonato en el que participa Rayo McQueen con todo su equipo de Radiador Springs (Sally, Luigi, Guido…). Y en esta historia de espías, al más puro estilo de James Bond, el inocente y bondadoso Tom Mate se convierte en el centro de atención tanto de los villanos, como del equipo de espías que encabeza Finn, al más puro estilo 007.

Valores que transmite ‘Cars 2’

En esta segunda parte, permanecen intactos los lazos de amistad que se forjaron en la primera. Incluso llevándolos un paso más allá, poniéndolos a prueba, en los que tanto Rayo como Mate se distancian, para acabar valorando que la amistad está por encima de cualquier propósito individual. Se lo pasan muy bien juntos y se convierten en inseparables.

Además, en ‘Cars 2’ nos topamos con una trama de espías que llena la historia de escenas de acción, trepidantes, que se van complementando con las escenas de la competición con Rayo McQueen. En conjunto, es una historia vibrante y en la que seguro los más pequeños no parpadearán.

Además, hay que destacar esa subtrama con el villano Sir Miles Axlerod y su combustible, en el que se pone de manifiesto la falta de petróleo, la necesidad de buscar energías alternativas y en las que los coches tienen mucho que ver. No es una historia que llegue a los más pequeños, pero sí está incluida con suficiente sutileza para que al menos, aunque sea a grandes rasgos, los valores de la ecología estén presentes con Rayo y Mate.

Por último, Mate nos da una lección de bondad, con su inocencia consigue superar los obstáculos y destapar al villano en el desenlace, demostrando su valentía y buen corazón.

Recomendada a partir de 2-3 años

Como en todas las películas de Pixar, nos encontramos con distintos niveles argumentales, desde los más elementales de comprensión a otros más complejos (especialmente destinados a los adultos que saben extraer todos los valores que subyacen en la historia). Por lo que, desde los niños más pequeños que ya sean capaces de ver una película completa sin perder demasiada atención, hasta los más mayores, serán capaces de disfrutar. Ese un gran valor que posee ‘Cars 2’.

Y os lo garantizo, ya que tras un primer visionado en el que no a mí no me entusiasmó demasiado, sí que mi hijo más pequeño (que cuando la vio por primera vez aún no tenía los tres años) le impactó. Tanto como para que se convirtiera en la película en DVD que se veía en casa con mayor frecuencia.

Y es que la emoción de las carreras y apariciones de Rayo McQueen y luego las aventuras frenéticas de acción con Mate cautivan a los más pequeños (además, por supuesto, del humor y diversión que no faltan). Aunque como digo, niños con más edad, desde tres a seis años, pueden entretenerse mucho y extraer detalles, según su capacidad, disfrutando con la misma intensidad.

Es una película muy recomendable y sobre todo tras varios visionados, en los que gana mucho. Al principio, todo parecía indicar que era una producción más de Disney/Pixar por recuperar los personajes y atiborrarnos de merchandising, pero lo cierto es que la película es muy emocionante, técnicamente en la cumbre, y muy disfrutable en familia. Desde luego recomendable su visionado en Blu-ray, los que dispongan de reproductor en alta definición, porque la edición doméstica es de gran calidad.

En Blogdecine | Cars 2
En Bebés y más | Las mejores películas infantiles

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios