Publicidad

Solos en compañía: cómo los móviles han cambiado el tiempo en familia

Solos en compañía: cómo los móviles han cambiado el tiempo en familia
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Cada vez hay más inquietud sobre el exceso de tiempo que los niños pasan frente a las pantallas de los dispositivos y a muchas personas les preocupan los efectos negativos que pueden tener para la salud y el bienestar general.

La influencia de los cambios tecnológicos en nuestra forma de relacionarnos y en nuestras interacciones en persona también es preocupante. Sherry Turkle, profesora de ciencias sociales, acuñó el famoso concepto "alone together" (juntos pero solos), que también da nombre a uno de sus libros. Este concepto describe el hecho de pasar tiempo con nuestros dispositivos sin interactuar con aquellas personas que se encuentran físicamente cerca.

Mucha gente cree que los cambios tecnológicos han tenido un impacto perjudicial en el tiempo que los miembros de la familia pasan juntos y con el tiempo este "solos pero juntos" se está haciendo con la vida familiar. Sin embargo, hasta la fecha se han realizado muy pocos estudios al respecto.

Hemos realizado una nueva investigación para tener una primera idea real de cómo la tecnología ha impactado la manera en que las familias pasan su tiempo en el Reino Unido. Para ello, analizamos los registros de horarios recopilados por padres y niños de entre 8 y 16 años de edad en 2000 y de nuevo en 2015, un período en el que se han producido rápidos cambios a nivel tecnológico.

Más tiempo en casa y solos

En contra de lo esperado, nos dimos cuenta de que los niños pasaron más tiempo con sus padres en 2015 que en 2000. Esto equivale a algo más de media hora extra al día (347 minutos al día en 2000 y 379 minutos en 2015) y cabe destacar que se trata de tiempo adicional con los padres en casa.

Se trata de un hallazgo sorprendente. pero una observación más detallada nos hizo ver que los niños decían que pasaban ese tiempo "solos" cuando estaban en casa con sus padres, por lo que el tiempo de estar "solos pero juntos" ha aumentado.

Nuestro análisis también mostró algunos cambios relativamente pequeños en el tiempo para actividades familiares en común, con familias modernas que pasan menos tiempo viendo la televisión y más tiempo en actividades de ocio y comidas familiares. Sin embargo, el tiempo total dedicado a actividades en común no ha cambiado.

Nuestros datos muestran que el uso de dispositivos móviles afecta a todos los aspectos del tiempo en familia. También encontramos que tanto los niños como los padres pasaban aproximadamente la misma cantidad de tiempo (alrededor de 90 minutos) usando dispositivos móviles cuando estaban juntos.

Descubrimos que todas estas tendencias se manifiestan más entre los jóvenes de 14 a 16 años que pasaban alrededor de una hora más en casa "solos" con sus padres en 2015 que en 2000. El uso de dispositivos móviles cuando estaban cerca de sus padres también era más frecuente y estaba más concentrado.

¿Falta de buenos momentos?

Desde hace mucho tiempo los expertos en el tema son conscientes de la capacidad de las tecnologías para reunir a las familias en los hogares y aunque nuestra investigación parezca indicar que podría ser así, el aumento del tiempo en casa también puede estar vinculado a otros asuntos como pueden ser la preocupación de los padres por la seguridad de sus hijos. Investigaciones realizadas en EE.UU. también han obtenido resultados similares en los cambios que se han producido: los adolescentes pasan menos tiempo fuera de casa y lejos de sus padres.

Más tiempo juntos, pero menos tiempo interactuando entre sí.

Cada vez hay más pruebas de que la mera presencia de un teléfono puede afectar de forma negativa a las interacciones cara a cara. Esto podría explicar en parte la noción de los padres de que cada vez existe menos cohesión familiar y que pasan menos tiempo junto a sus hijos, tal y como se registraba en estudios más tempranos.

De hecho, descubrimos que tanto hijos como padres utilizaban los teléfonos durante las comidas familiares, a la hora de ver la televisión o durante otras actividades. Así que aunque fuera por poco tiempo, podría tener un impacto desproporcionado en la calidad de este tiempo que se pasa junto a otros miembros de la familia.

Por supuesto, en algunos casos es posible que los dispositivos móviles mejoren las interacciones familiares. Por ejemplo cuando los miembros de la familia utilizan los dispositivos electrónicos para visualizar vídeos online, jugar a juegos en modo multijugador o ponerse en contacto con otros familiares.

Es necesario realizar más investigaciones sobre el uso de dispositivos móviles y contenidos para comprender la totalidad del impacto en la vida diaria e ir más allá de las presuposiciones negativas comúnmente aceptadas.

Pero lo que está claro es que aunque el aumento del tiempo "juntos pero solos" suponga que las familias pasen más tiempo en casa, no tiene por qué necesariamente significar que el tiempo en familia sea mejor.

Fuente

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir