Publicidad

¿Quieres saber cómo responderás ante el llanto de tu bebé? Revisa tu infancia

¿Quieres saber cómo responderás ante el llanto de tu bebé? Revisa tu infancia
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

No todos respondemos del mismo modo al llanto de un bebé. Hay personas que sufren mucho al escuchar a un bebé llorar porque sienten que lo está pasando mal y hay personas que sufren porque el llanto les molesta, les hace sentir mal. Luego hay otras personas que, por lo que sea, han logrado desactivar sus instintos y son capaces de soportar el sonido de un bebé llorando y de no hacer nada especial para acallarlo, quizás porque alguien les ha explicado que a los niños no hay que hacerles mucho caso, quizás porque de verdad no son capaces de sentir que deben hacer algo.

Antes de eso, antes de los consejos y las lecciones, la respuesta de cada persona depende de muchos aspectos. Según un estudio reciente, esa respuesta se ve determinada en gran parte por las vivencias de nuestra infancia. Es decir, si estás embarazada o si pronto vas a ser padre y te gustaría saber cómo responderás ante el llanto de tu bebé, haz un poco de memoria y revisa cómo fue tu infancia.

Datos del estudio

El estudio se hizo con 259 mujeres que tenían a su primer hijo. Analizaron su comportamiento desde el momento en que nació el bebé hasta que cumplió los seis meses de edad. Ya durante la gestación se les pidió que rellenaran un cuestionario acerca de su personalidad y acerca de cómo había sido su infancia y cómo la relación con sus padres y con las personas que les criaron. Tras esto debían mirar unos vídeos de niños llorando. Después del visionado se les pidió que explicaran qué pensaban y qué sentían acerca de las imágenes que habían visto.

Los investigadores, de la Escuela de Salud y Ciencias Humanas de la Universidad de Carolina del Norte, en EE.UU., vieron que las mujeres con experiencias positivas en la infancia expresaban sentimientos relativos al malestar del niño y a la posible causa del llanto. En cambio, las que habían tenido una infancia más complicada, con más experiencias negativas, hablaban de sentimientos más relacionados con ellas mismas, con el malestar que el llanto les producía, más que de lo que pudiera sentir el bebé. De todas las madres, las que tenían en la actualidad síntomas de depresión o dificultades para controlar sus emociones respondieron del mismo modo.

Unos meses después, cuando las mujeres ya habían sido madres, se repitió el experimento con el llanto de sus propios hijos. Los resultados fueron los mismos que antes de ser madres.

Esther Leerkes, una de las autoras del estudio, dice lo siguiente al respecto:

Algunas madres necesitan ayuda para controlar la angustia que el llanto les genera, y que no les permite interpretar qué es lo que está viviendo el niño
.

Recuerdos emocionales de la infancia

Y esa angustia de la que habla puede ser, muy probablemente, y tal y como nos cuentan en El Comercio, el recuerdo de viejas heridas, de vivencias pasadas, de la infancia, que entonces no se curaron y que quedaron abiertas para siempre. Todo suceso que pueda recordar el pasado, nuestra niñez, si ésta fue negativa, se convierte en doloroso.

No es algo del todo consciente, es una vivencia que nos evoca al pasado y nos hace sentir las mismas sensaciones que cuando éramos pequeños: el corazón que se acelera, la sensación de soledad, de injusticia, de fragilidad, de ser de nuevo diminutos con respecto a lo que sucede alrededor y de nuevo susceptibles de ser heridos. Y todo lo que nos provoque esa sensación tiende a ser rechazado, tanto, que se sabe que, en los casos más extremos, muchos de los maltratos de padres a hijos tienen como misión silenciar al bebé para dejar de sentir todo lo comentado.

¿Que de qué estoy hablando? De madres y padres que zarandean al bebé, que le pegan o le hacen cosas que no puedo ni quiero imaginar mientras le piden, le gritan, que se calle, que deje de llorar, que basta ya de tanto quejarse, que esos lloros, ese ruido, les hace sentir mal y no son capaces de soportarlo.

Leerkes ya lo comenta, muchos padres y muchas madres pueden necesitar ayuda para entender por qué el llanto de sus hijos no les hace pensar en qué le puede estar pasando al bebé, sino que les centra en sus sensaciones de adulto. Deben ser capaces de conocer esa sensación, de entenderla, de ponerla en perspectiva y saber por qué se produce ("siento esto porque de pequeño me sucedieron cosas que aún tengo latentes y que no he superado") y a partir de ahí tratar de construir una acción en que se pueda responder al llanto del hijo con el objetivo de ayudarle a él y no a nosotros, los padres.

Lo que hagamos con nuestros hijos influirá en los padres que serán

Por otro lado, la lectura de este estudio la podemos hacer también en base al futuro, mirando en el tipo de personas o de cuidadores (o de padres y madres) que serán nuestros hijos cuando crezcan. Si las mujeres con infancias más positivas tienden a ser más empáticas y a pensar más en las necesidades del bebé y en cómo calmarle que las otras, parece claro que debemos tratar de conseguir que nuestros hijos tengan buenos recuerdos de su infancia.

No hablo de comprarles regalos, ni cientos de juguetes, ni nada por el estilo. Esto no va de lo material. Hablo de respeto, de tratarles bien, de hablar con ellos, de pasar tiempo con ellos, jugando, relacionándonos, explicando las cosas para que vean qué está bien y qué está mal. Dicho de otro modo, darles una educación, ayudarles a formar parte del mundo en el que viven pero siempre pensando en tratarles como a nosotros nos hubiera gustado que nos trataran de pequeños, si es que nuestra infancia no se considera positiva.

De ese modo es como se logra que niños con confianza suficiente en sus posibilidades y con una alta autoestima, niños que se sienten respetados, crezcan y se conviertan en adultos equilibrados, capaces de entender que un bebé es una criatura pequeña totalmente dependiente que al nacer les necesita más que a nada en el mundo.

Foto | Thinkstock
En Bebés y más | ¿Por qué no se puede (ni se debe) ignorar el llanto de un bebé?, ¿Por qué llora mi bebé y qué puedo hacer para calmarle?, Las madres que paren de manera natural son más sensibles al llanto del bebé

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir