Publicidad

La "hipercrianza" podría hacer que disminuya la actividad física infantil (aunque eso no es lo peor)

La "hipercrianza" podría hacer que disminuya la actividad física infantil (aunque eso no es lo peor)
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Si no estamos pendientes, porque no tendrán límites; si estamos muy encima, porque no les dejamos respirar... ¿Cómo hacerlo bien? Es decir, ¿hay una manera de hacerlo bien? El caso es que no creo que haya respuesta única y tal vez haya que encontrar nuestro propio equilibrio, nuestra mejor manera de funcionar como padres, como familia.

La denominada "hipercrianza" o "hiperpaternidad" podría definirse como una atención excesiva a los hijos, a su desarrollo y su manera de relacionarse con el entorno, con las personas..., incluso dirigiendo esos proceso en exceso. En pocas palabras, son padres y madres muy involucrados en la vida de los niños, a todos los niveles (académico, deportivo, social...). Dentro de ese modo de ejercer la maternidad y paternidad, hay distintos estilos.

Pues bien, según un estudio, esta manera de criar a los hijos puede aumentar el riesgo de falta de actividad física en ellos. Son varios los estilos de crianza que pueden llegar a ser "hiperimplicados" (aunque a mí me siga pareciendo demasiado artificial hacer distinciones totales y estancas) que favorecen que los niños disminuyan su actividad física.

El estudio, titulado "La hipercrianza de los hijos se asocia negativamente a la actividad física entre los 7-12 años de edad", ha sido elaborado por investigadores de la Universidad de Queen, en Ontario. En él se encuestó a 724 padres de niños entre esas edades, nacidos en Estados Unidos y Canadá de 2002 a 2007.

En concreto, los hijos de estas familias, según los datos de la investigación, pasan menos tiempo al aire libre, hacen menos deporte después de la escuela, tenían menos probabilidades de ir en bicicleta o caminando a la escuela, a las casas de los amigos, a los parques y zonas de juegos que los niños con padres menos involucrados.

Es decir, que parece que lo queremos hacer lo mejor posible (de hecho, en algunos aspectos creo que así será, ya que se pasa más tiempo y se les dedica más atención) pero la perfección no existe y parece que una de las desventajas de estar tan pendientes de los peques es que su salud puede verse afectada de algún modo.

Pero tal vez no sea esa la peor consecuencia de algunos de los estilos de crianza analizados... Por ejemplo, no se analizó la crianza con apego o una paternidad democrática (a pesar, insisto, de que las etiquetas no están tan claras); hubiera sido interesante conocerlas mejor. En todo caso, a continuación os explicamos los estilos recogidos en el estudio.

crianza-hijos

Estilos de crianza y actividad física

Los cuestionarios evaluaron cuatro estilos de crianza de los hijos, que traduzco literalmente del inglés ya que algunos no están extendidos en nuestro idioma.

  • Los "hiper-helicópteros" o padres sobreprotectores son aquellos que rara vez dejan a sus hijos fuera de la vista con la intención de mantener su infancia fuera de todo peligro. "Sobrevuelan" continuamente por encima de los niños, controlando la situación.

  • "Padres pequeño emperador", que colman a sus hijos de bienes materiales, tratándolos como reyes (o emperadores). Niños a los que no les falta de nada (pero probablemente les sobre mucho).

  • Las "Madres tigre", que empujan a sus hijos al logro excepcional. Un término popularizado en la polémica obra de Amy Chua "Himno de batalla de la madre tigre". Un modelo autoritario que vuelca expectativas muy altas en los hijos, especialmente en lo que a resultados académicos se refiere.

  • "Cultivo concertado", manera de crianza en la que los padres programan un número de actividades extraescolares excesivo, buscando ocupar todo el tiempo del niño y que este se "cultive" en los más variados temas.

Todos estos tipos de padres podrían estar más o menos pendientes de sus hijos (aunque, por el estilo de cada uno, vemos que más bien estarán bastante encima de ellos; de hecho, solo un 6% puntuaban bajo en la "hiper crianza"). El estudio clasificó la "hipercrianza" o "hiperpaternidad" en cinco categorías de menor a mayor.

En los resultados se vio que los niños más activos tenían padres las puntuaciones inferiores a la media en los cuatro estilos, mientras que los menos activos tenían padres con alta "hiperpaternidad". La diferencia entre los niños de ambos extremos podía llegar a ser la equivalente a unas 20 sesiones de actividad física a la semana.

De los cuatro estilos evaluados, tan solo el del "estilo helicóptero" no vio diferencia en cuanto a actividades físicas de los hijos, como jugar al aire libre, trasladarse activamente o el deporte organizado. Pero esto tal vez venga dado por el hecho de que la mayoría de padres daban una puntuación bastante alta en la escala de "hiperparentalidad".

En cambio, el "Pequeño emperador", la "Madre Tigre" y el "Cultivo Concertado" se asociaron a la actividad física menor en los niños. Como es lógico, es más sencillo encontrar diferencias si hay niños mucho más "controlados" que otros.

Errores de los padres al comprar juguetes

Mis reflexiones sobre el estudio y los estilos paternos

Algunas dudas que me surgen sobre este estudio son, ¿cómo clasificaron a los padres en esas distintas crianzas? ¿Existe un test tipo para colocarlos en cada estilo? ¿No puede ser que algunos padres se encuadren en varias tendencias? ¿Qué sucede con las parejas que actúan de manera diferente? ¿No podría contrarrestar uno los "efectos" del otro? ¿O se trata de familias que "actúan en bloque"? ¿Admitir que se es "Madre Tigre" o de un "Pequeño emperador" es tan fácil?

Me preocupa que haya determinados estilos como "el tigre" y en este caso, como he apuntado, lo de menos es si el niño hace más o menos deporte. Por desgracia, puede haber consecuencias peores, lo que pasa es que aún no se han estudiado (¡como si hicieran falta estudios para determinadas cosas!). Lo mismo se puede decir de criar a niños sobreprotegidos o consentidos y colmados de regalos, temas que hemos abordado en otras ocasiones.

Por otro lado, parece que se mezclan varios conceptos en el estudio (y esto es consecuencia de que la realidad no se puede dividir en compartimentos estancos, tampoco en los modelos de paternidad). La excesiva atención a los niños, la "hipercrianza", por ejemplo, ¿se podría dar en unos padres permisivos? ¿Pueden ser permisivos unos padres "pequeño emperador"? ¿Pueden ser controladores unos padres con apego? ¿Pueden ser poco involucrados unos "padres helicóptero"?

Parece que los cuatro modelos definidos en el estudio tienden a la exigencia, sobreprotección y control de los hijos. En este sentido, sí es significativo que casi en todos haya un descenso de la actividad física de los niños cuanto mayor es la implicación de los padres.

Esperamos nuevos estudios sobre la relación del estilo de crianza y el ejercicio infantil, en realidad es un tema interesante (aunque haya tantos flecos sueltos). Pero existen muchas consecuencias interesantes para analizar y descubrir de esas maneras particulares de educar a los niños. Y ojalá se conocieran más a fondo para, tal vez, mejorar la crianza de muchos niños respetándolos como personas y atendiendo a su felicidad y desarrollo integral.

Más información | Science Direct
Fotos | Thinkstock y gemsling en Flickr CC
En Bebés y más | Dos únicos modos de crianza: con dinero y sin dinero, ¿Cómo afecta el estilo de crianza de los padres al desarrollo cerebral de los hijos?, Las ocho "B" de la crianza con apego

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir