Compartir
Publicidad
Publicidad
Cuando te enteras de que otros padres no se levantan por la noche para cuidar de sus hijos porque “ellos trabajan y mamá no”
Ser Padres

Cuando te enteras de que otros padres no se levantan por la noche para cuidar de sus hijos porque “ellos trabajan y mamá no”

Publicidad
Publicidad

Soy padre de tres hijos, y soy padre desde hace 10 años. En estos 10 años he pasado noches de todos los tipos: noches en las que dormía mal porque el bebé se despertaba a menudo, noches en que dormía mejor porque el bebé se despertaba pero ella le daba la teta y noches horribles porque ya no había teta, y tanto los atendía ella como lo hacía yo.

Y todo esto sin que ella trabajara por el día en ningún sitio donde le pagaran un sueldo. Entonces, pasan los años y me entero de que hay muchos padres que duermen en otra habitación, mientras mamá y el niño descansan juntos y comparten despertares, o padres que duermen con ella y no se levantan a atender a su hijo porque trabajan, "pero ellas no". Y luego están los que, aun trabajando ella, tampoco se levantan. Cuando te enteras de que otros padres no se levantan por la noche para cuidar de sus hijos porque “ellos trabajan y mamá no”

Papá cobra dinero, pero mamá no

Lo he hecho siempre así porque siempre he tenido bastante claro que hay pocos trabajos que cansen más que cuidar de un hijo. Y en el caso de mi mujer, cuidar de tres hijos. Darles de comer, de día y de noche. Jugar con ellos. Ir a comprar con ellos. Limpiar la casa. Recoger los juguetes. Llevar al más pequeño en brazos más de la mitad del tiempo. Volver a recoger los juguetes. Tratar de doblar la ropa limpia. Limpiar la cocina después de que el pequeño coma como un aspersor. Convencer al mediano de que lo normal es comer antes de ir al colegio por la tarde, y no al revés. Volver a recoger los juguetes. Salir al parque con la merienda. Hacer comidas. Bañar a los niños. Llevarlos al colegio. Ser la agenda de todos ellos y controlar qué toca cuándo. Traerlos del colegio. Volver a recoger los juguetes… y aún me estoy dejando muchas cosas.

Yo llegaba del trabajo y me ponía manos a la obra con los niños, la casa o lo que hiciera falta, trabajando en equipo (como sigo haciendo ahora), y muchos días le tenía (y tengo) que hacer un masaje al final del día, yo a ella, para intentar rebajar un poco el nivel de tensión, dolor y contracturas de su espalda.

Pero claro: ella no cobra dinero. Nunca lo ha cobrado por su trabajo de madre. Nadie se lo ha pagado, y nadie le ha reconocido lo suficiente todo lo que ha hecho durante 10 años para sacar adelante a los niños y a su familia. Así que no, no cotiza, no cobra, pero sí trabaja.

¿Cuál es entonces la diferencia? Que no hay una nómina a final de mes, y en consecuencia no tiene derecho a dormir igual que el padre, deduzco.

Pero… ¡puede echarse una siesta!

Bebé llorando

Sí, si tiene un bebé, o un solo hijo pequeño, quizás sí. Si tiene dos, no creo. Y si tiene tres es posible que te pregunte “¿Qué demonios es una siesta? La siesta son los padres… no existen”. Y lo mismo pasa si me decís “Pero si está muy cansada por una mala noche, pues ese día trabaja menos”. Y os diré lo mismo: si tiene un solo hijo, sí. Si tiene dos o tres, imposible. A los niños hay que llevarlos al colegio estés viva o muerta. Y la comida no se hace sola. Y la casa sigue adelante contigo o sin ti. Y más vale que sea contigo, porque si no, todo se desmorona.

Y ojo, que el cansancio es muy malo, y más si se hace crónico. Porque empiezan las discusiones con los niños, y sobre todo con la pareja. Y dará igual que haga poco o que haga mucho. Incluso así, te parecerá que no hace nada, y que tú lo haces todo. Y empiezan los problemas y las competiciones que hemos comentado en otras ocasiones, cuando empezáis a deciros el uno al otro todo lo que habéis hecho ese día, y a tratar de cuantificar el cansancio de cada cosa para ver quién está más agotado de los dos, y quién tiene que hacer lo siguiente para igualaros en agotamiento.

Además, ¿ella no tiene que despertar en las mejores condiciones posibles? Cuando nosotros trabajamos está claro que hay que llegar al trabajo del mejor modo posible. Ir a trabajar hecho un trapo es horrible... ni siquiera rindes como debieras. Pero amanecer por la mañana hecha un trapo en casa, también es horrible: cuidar de un niño requiere también de una madre que haya podido descansar, y que no esté bostezando a las 12 del mediodía, mientras el crío se está subiendo a no sé qué mesa por cuarta vez.

El comodín de la teta

Porque mientras hay teta, los padres tenemos ese comodín:

- El niño... llora.
- Dale teta.
- Llevo toda la noche dándole teta… no puedo más.
- Vale, lo cojo… (un minuto después, el niño sigue llorando).
- ¡Arggghhhh! Tráemelo, ¡que le doy teta!

Y al final se encarga ella, un día tras otro, aunque se levante con la espalda hecha un cuatro, los brazos dormidos y la cabeza mirando a Cuenca de la tortícolis que tiene.

Pero cuando ya crecen y maman menos, y papá puede hacerse cargo porque quieren un poco de brazos, un poco de agua o se encuentran mal, ¿por qué ella y no yo? ¿No hemos quedado en que su trabajo puede llegar a ser igual o más cansado que el mío?

O quizás lo sea menos, pues entonces ya veremos qué hacemos (aquí cada pareja debe llegar a su particular consenso). ¿Pero de verdad todas las mujeres creen que es así? ¿Y sus parejas también? ¿De verdad creen que cansa menos estar en casa? Porque yo el día que me he quedado al cuidado de mis hijos y de la casa he estado a punto de pedir vacaciones. Que sí, que todo es acostumbrarse y coger las rutinas, pero descansar, lo que se dice descansar, no hay mucho tiempo para ello.

Y luego están las que, además, trabajan asalariadas

650 1200 3

Finalmente están las parejas en que papá y mamá trabajan fuera de casa. ¿Quién se levanta por las noches? ¿Ella o él? ¿Los dos? Pues de nuevo, hay de todo, pero hay muchos casos en los que es ella la que se encarga de los niños por las noches porque es la madre. Y así la mujer acaba por chuparse su trabajo, la casa y los niños, duplicando en muchos casos el trabajo que pueda llegar a hacer él.

Y entonces, ¿qué deberían hacer los padres? ¿Y las madres?

Aquí es cuando yo ya me callo. No sé qué tienen que hacer los padres, ni qué tienen que hacer las madres. Y mucho menos si tengo en cuenta que cada familia tiene un funcionamiento, que hay hombres con trabajos muy exigentes y otros con trabajos mucho menos exigentes, que hay parejas con un solo hijo y parejas con varios, que hay mujeres que se agotan en casa y mujeres que lo llevan mucho mejor, o que hacen mucho en casa, y otras que no hacen tanto, o...

Cada familia es una realidad diferente, y cada familia es la que tiene que decidir cómo funcionar. Yo aquí, lo único que hago, es explicar la foto que desde mi perspectiva tengo de una realidad… una opinión subjetiva de algo que veo y no deja de sorprenderme. Ver que yo me he implicado todos estos años en las noches de mis hijos y que otros padres no lo han hecho, cuando ellas han trabajado por el día, como mínimo, lo mismo que ellos.

De verdad, ¿es que esto no va a cambiar nunca?

Fotos | iStock, Pedro Klien en Flickr
En Bebés y más | En el primer año del bebé, los padres pierden más de 700 horas de sueño, Tener un hijo sería algo maravilloso y perfecto si durmieran toda la noche, La mayoría de los padres se consideran igual de implicados que la madre en el cuidado del bebé

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos