Hipotermia en bebés y niños: cuáles son sus síntomas y cómo protegerlos del frío

Hipotermia en bebés y niños: cuáles son sus síntomas y cómo protegerlos del frío
Sin comentarios

Tanto al exposición a temperaturas muy altas como muy bajas supone un riesgo para los más pequeños. Por su fisiología, los niños corren un mayor riesgo de sufrir trastornos asociados al frío (hipotermia) y al calor ambiental (golpe de calor), ya que sus mecanismos de adaptación al frío y al calor son diferentes a los de los adultos y muchas veces, menos eficaces.

Además, no son conscientes del riesgo para su salud que supone dicha exposición, y por tanto no adoptan conductas que les permitan prevenir o evitar estas situaciones. Hoy hablamos de la exposición al frío y cuándo puede producirse hipotermia en bebés y niños y cómo debemos actuar.

En invierno, los niños están expuestos a muy bajas temperaturas, especialmente si ha nevado y salen a jugar con la nieve, montar en trineo o patinar sobre hielo. Los niños expuestos al frío extremo durante demasiado tiempo y sin ropa abrigada, seca y transpirable pueden sufrir hipotermia.

Qué es la hipotermia y sus síntomas

La temperatura corporal normal es de alrededor de 37 grados. La hipotermia se produce cuando la temperatura del cuerpo es inferior a 36 grados. Cuando la temperatura del cuerpo cae por debajo de lo normal debido al frío, comienza a aparecer una hipotermia peligrosa.

El descenso de la temperatura corporal desencadena una reacción de varios sistemas con el objetivo de compensar y evitar la pérdida de calor. 

El niño se vuelve pálido y puede comenzar a temblar, una señal de que el cuerpo está tratando de calentarse. La piel se vuelve fría. Si la hipotermia es grave o dura mucho tiempo se pueden congelar los tejidos, sobre todo los dedos de manos y pies. 

También puede haber alteración de conciencia; el niño se vuelve lento, torpe o arrastra las palabras. En los casos más severos, puede afectar también al corazón y los pulmones.

Según la clasificación de la OMS, la hipotermia se define como:

  • 1) Hipotermia leve o estrés por frío: entre 36,0-36,4°C 
  • 2) Hipotermia moderada: entre 32,0-35,9°C
  • 3) Hipotermia severa: inferior a 32°C

Hipotermia en el recién nacido

La temperatura rectal normal en los recién nacidos a término y prematuros es 36,5 a 37,5° C. Aunque la hipotermia en el recién nacido es una temperatura central inferior a 36° C, puede ocurrir estrés por frío a temperaturas más altas cuando la pérdida de calor requiere un aumento en la producción de calor metabólico. Los recién nacidos, en particular los lactantes de muy bajo peso al nacer, son más susceptibles a la hipotermia ambiental; la enfermedad (p. ej., hemorragia intracraneal, sepsis, desnutrición) aumenta el riesgo.

Mantener una temperatura ambiental apropiada es el paso más importante para prevenir la hipotermia en recién nacidos. La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que la temperatura de la sala de partos sea de al menos 25 a 28° C y que los recién nacidos se sequen inmediatamente, se cubran (incluida la cabeza) y se coloquen en contacto piel con piel con la madre.

Cómo prevenir la hipotermia

Los días de mucho frío, especialmente si vivimos en sitios donde las temperaturas en invierno son muy extremas y suele nevar a menudo, así como si vamos de visita o de vacaciones a lugares fríos, es importante tomar todas las medidas necesarias para proteger a los más pequeños.

hipotermia-ninos
  • Llevar ropa de abrigo adecuada para bajas temperaturas y no olvidar guantes, gorros y calcetines térmicos. Los niños deben llevar una capa más de ropa que la que lleva un adulto.
  • Evitar que la ropa se humedezca, y si sucede cambiarla inmediatamente: la pérdida de temperatura corporal por evaporación se eleva hasta seis veces con la ropa húmeda.
  • Evitar pasar mucho tiempo expuesto al frío extremo. Si vais a estar al aire libre con temperaturas muy bajas, haced descansos al abrigo de un sitio templado y tomad bebidas calientes.
  • Mantener una temperatura ambiental adecuada (alrededor de 22 grados)

Qué hacer si el niño sufre hipotermia

Lo que debemos hacer es usar medidas para elevar la temperatura corporal del niño:

  • Lleva al niño a resguardo del frío.
  • Si tiene ropa mojada; quitársela, ya que aleja el calor del cuerpo.
  • Puedes darle un baño con agua tibia (no muy caliente) y secarlo muy bien.
  • Meter al niño en la cama y taparlo con mantas. Asegúrate de cubrir las áreas centrales del cuerpo como el pecho y el abdomen.
  • Darle bebidas calientes (chocolate, caldos, etc.)
  • Asegúrate de que la temperatura ambiental sea confortable.

Señales de alerta

Si aún tomando las medidas adecuadas, la temperatura no sube, si el niño está somnoliento, con pérdida de la coordinación o con torpeza en los movimientos deberemos llamar a urgencias. Si el niño deja de respirar o pierde el pulso, deberemos realizar técnicas de RCP (reanimación cardiopulmonar) hasta que llegue la ayuda.

Fotos | Tetyana Kovyrina en Pexels, Isaac Taylor en Pexels, iStockphoto.

En Bebés y más | Cómo cuidar la piel con dermatitis atópica del bebé cuando hace frío, Siete peligros en casa para los bebés con la llegada del frío

Temas
Inicio