Compartir
Publicidad

El enterovirus que dejó tetrapléjica a una niña en febrero no es el mismo que actúa ahora en Cataluña

El enterovirus que dejó tetrapléjica a una niña en febrero no es el mismo que actúa ahora en Cataluña
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace dos días os hablamos del comunicado que la Generalitat de Catalunya había emitido para informar de que un virus estaba provocando síntomas neurológicos en algunos niños y tanto las noticias como los rumores se suceden hasta tal punto que cada persona que entra a la consulta del médico o del enfermero (yo trabajo en una, aquí en Cataluña) pregunta sobre el virus y los síntomas con cierta alarma (hay padres que incluso han decidido no llevar a los niños al colegio).

A medida que se van conociendo los casos aumenta el temor, y es que el primer caso conocido, que data de febrero, afectó al sistema nervioso de una niña de 3 años de tal manera que se quedó tetrapléjica. Anteayer se hablaba de 40 casos y ahora son ya 48, pero los enterovirus de estos niños no son los mismos que el de entonces.

Todo el mundo huye del enterovirus

La palabra enterovirus suena ya a enfermedad grave y cada padre con un niño que va al pediatra con un poco de fiebre pregunta si no tendrá el enterovirus (de hecho lo preguntan hasta cuando no tienen fiebre), y como dijimos el otro día, llevamos décadas conviviendo con ellos.

Cada año miles de niños y adultos nos contagiamos por los enterovirus y padecemos síntomas como tos, mocos, fiebre e inflamación de la faringe, hasta que se curan solos (el tratamiento es sintomático, con paracetamol, ibuprofeno...). En ocasiones afecta también al estómago e intestino, produciendo diarrea y vómitos, y hasta le llamamos "gripe intestinal".

Ahora bien, parece que en comparación con otros años, alguno de los enterovirus está provocando además síntomas neurológicos, en niños menores de 6 años, tales como temblores, dificultad para caminar, convulsiones o somnolencia intensa. Ante el temor de que se trate del mismo virus que en febrero afectó a la niña que hemos comentado, el Departament de Salut ha informado de que la niña se vio afectada por el enterovirus D68, que es la forma más agresiva, mientras que los ahora 60 casos de niños afectados neurológicamente (hay muchos niños más con enterovirus, seguro, pero no sufren las complicaciones neurológicas) suceden por otros serotipos como el A71 (dos casos) y otros enterovirus del tipo A (15 casos), ambos menos graves.

Que los niños sigan yendo al colegio

A día de hoy son 29 los menores que están hospitalizados en diferentes hospitales de Cataluña. Cuatro de ellos en la Unidad de Curas Intensivas, y uno con afectación neurológica importante, cuyo pronóstico es incierto: su padre ha explicado en los medios que los médicos no saben si volverá a caminar.

En total se han detectado 60 casos y la mayoría evolucionan favorablemente. De hecho, el ingreso se realiza tanto para controlar la salud del niño como para evitar que se produzcan contagios. De ayer a hoy, por ejemplo, cuatro niños se han ido de alta.

Dado que pese a que pueda haber afectación neurológica, en la mayoría de casos el niño acaba curándose, se recomienda que los niños sigan yendo al colegio y se insiste en la importancia de seguir las medidas preventivas comunes en casos así (y en realidad las que se recomiendan siempre).

¿Y no tiene cura? ¿Cuándo ir al hospital?

No hay ninguna cura ni manera de prevenir el virus con una vacuna porque son muy pocos los casos que se dan, habitualmente leves, y ante tan poca casuística, de muy difícil estudio, es muy difícil crear un tratamiento.

Sobre el cuándo ir al hospital, pues cuando nos lo diga el sentido común, por esto que acabamos de decir: no hay cura. Si un niño sufre una infección por enterovirus tendrá los síntomas iniciales típicos, y ante tal situación volverá a casa con la indicación de ir tomando antitérmicos y acudir de nuevo en caso de empeorar. Si se resuelve, no volverá al médico. Si empeora, sí, como haríamos todos los padres. Parte de ese empeoramiento es que aparezcan los síntomas neurológicos de somnolencia, temblores, etc., y ahí es cuando sí hay que acudir al hospital.

Allí le harán las pruebas pertinentes para determinar cuál es la infección (podría ser una meningitis bacteriana que sí tiene tratamiento, por ejemplo) y podría valorarse la posibilidad de administrar inmunoglobulina, que es una sustancia que ayudaría al sistema inmunitario del niño, pero que sigue sin ser una cura.

¿Cómo prevenir la infección?

Aunque ya lo dijimos el otro día, repetimos de nuevo las indicaciones para prevenir la infección:

  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón. El lavado correcto de manos es lo más importante para estar sano.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca sin haberse lavado antes las manos.
  • Evitar el contacto cercano (dar besos, abrazos, compartir vaso o cubiertos) con alguien que esté enfermo.
  • Al toser o estornudar, taparse la boca con un pañuelo de papel o la manga de la camisa, no con las manos.
  • Limpiar y desinfectar las superficies que se tocan frecuentemente, como los juguetes o el pomo de las puertas, sobre todo si alguien está enfermo.
  • Quedarse en casa si está enfermo y no llevar al colegio a los niños si están enfermos.

Más información | Gencat
Foto | iStock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio