Compartir
Publicidad
Publicidad

Déficit de vitamina C en bebés y niños

Déficit de vitamina C en bebés y niños
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un tema recurrente y que siempre es actual son los posibles déficits nutricionales en los niños. Aunque es cierto que en los países desarrollados es muy difícil que se produzcan, también es verdad que es necesario que el niño reciba una dieta variada para cumplir esta premisa.

El problema está en que a veces es difícil hacer una dieta variada en un niño, sobre todo los más pequeños, que pueden rechazar muchos de los alimentos que se le ofrecen.

Esto es una etapa transitoria pero que a veces se puede convertir en un serio problema si no se tiene el tiempo y la paciencia suficiente para lograr salvar ese rechazo del niño a determinados alimentos.

La mejor forma de disminuir este riesgo consiste en consultar siempre la alimentación del niño con el pediatra y “jugar” con la elaboración de los platos, de forma que el profesional pueda certificar la suficiente variedad y calidad nutricional de los alimentos y el niño asocie comer con algo divertido. Aún así es muy frecuente que muchos padres alberguen dudas sobre posibles déficits en este rango de edad, siendo uno de los más consultados el de posible déficit de vitaminas.

En otras zonas el problema es que el acceso a los alimentos que contienen estas vitaminas está limitado o es difícil.

La vitamina C es una de las más conocidas, ya que además de estar presente en alimentos muy populares y relativamente sencillos de consumir, su déficit produce unos cuadros muy característicos, que no deberían verse en los sitios donde el acceso a alimentos frescos es relativamente sencillo.

En este post se tratan los principales aspectos relacionados con el déficit de vitamina C, como las causas, los síntomas que produce y su tratamiento.

Por qué se produce el déficit de vitamina C

El déficit de vitamina C es un cuadro difícil de ver actualmente en los países desarrollados. Esta vitamina está presente en alimentos como las verduras y las frutas, predominando de forma especial en los cítricos, el kiwi ó la piña.

Por tanto tampoco debería ser un cuadro fácil de ver en países que, aún estando en vías de desarrollo ó con problemas para acceder a alimentos más caros como la carne, sí tienen mejor acceso a frutas y verduras.

Los casos en los que podría verse un cuadro de déficit de vitamina C son aquellos en los que se prolonga demasiado tiempo la lactancia como forma exclusiva de alimentación (aunque esto es raro ya que habría que prolongarla mucho tiempo). Y por supuesto las dietas poco variadas (con bajo contenido en frutas y verduras), que a veces se ve en niños de corta edad a los que se les permite ser selectivos con la comida durante mucho tiempo.

Síntomas del déficit de vitamina C

En caso de presentar un déficit de vitamina C real, el niño puede presentar el conocido cuadro del escorbuto, que se inicia de forma muy inespecífica (fiebre, dolores musculares) y termina con la característica inflamación de las encías y las parálisis musculares, que no son reales, sino consecuencia del intenso dolor muscular, que hace que el niño no movilice el miembro afectado.

Otros síntomas son cuadros de anemia, sequedad en piel u ojos, sangrados y debilidad muscular.

Tratamiento del déficit de vitamina C

Tanto el diagnóstico como el tratamiento deben estar siempre dirigidos por el pediatra. Para ello es fundamental ser sincero al referir los hábitos dietéticos del niño, ya que lo ideal sería siempre prevenir este cuadro, y no diagnosticarlo cuando se produce.

El tratamiento depende del grado de déficit de vitamina C y por supuesto de los síntomas. A veces es suficiente con enriquecer la dieta con frutas y verduras, mientras que en otras ocasiones el pediatra puede pautar preparados con vitamina C adicional.

En los casos severos los niños pueden requerir seguimiento cercano e incluso hospitalización, si el déficit no es aislado y los síntomas son severos.

Sin embargo y a pesar de todo esto es importante recalcar que, a tiempo, el pronóstico es muy bueno, por lo que siempre se debe consultar con el pediatra cualquier mínima sospecha de un déficit de esta vitamina.

Foto | jonycunha, Flicker licencia CC
En Bebés y Más | Vitaminas esenciales para el recién nacido, La vitamina C no cura ni previene los resfriados, Errores frecuentes en la alimentación infantil, Errores frecuentes en la alimentación infantil (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos