La cirugía plástica reparadora en la infancia y adolescencia, clave para tratar las malformaciones congénitas

La cirugía plástica reparadora en la infancia y adolescencia, clave para tratar las malformaciones congénitas
Sin comentarios

Una de las principales funciones de los cirujanos plásticos pediátricos es tratar las malformaciones congénitas de niños y adolescentes que afectan a la función y aspecto de determinadas partes del cuerpo, como la cara, las mamas o las extremidades. De este modo, no solo mejora el aspecto físico del menor, sino que se incrementa de forma sustancial su calidad de vida y autoestima.

Según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), te contamos cuáles son las principales intervenciones plásticas que se realizan en la infancia y la adolescencia, y cómo trabajan estos especialistas.

Cirugía plástica en la infancia: ¿de qué se ocupa?

CIRUGÍA

La Cirugía Plástica, Reparadora y Estética es una especialidad de la medicina, extensa y muy exigente, a la que se accede vía MIR. Los cirujanos plásticos se ocupan de la corrección quirúrgica de defectos congénitos, adquiridos, tumorales o involutivos que no solo afectan al plano estético, sino también al bienestar físico y psíquico de los pacientes que lo sufren.

Según la doctora Concepción Lorca, miembro de la Junta Directiva de SECPRE y cirujana de la sección de Cirugía Plástica Infantil del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, la cirugía plástica en la infancia es "muy desconocida para la población general", pero se trata de un trabajo especialmente ilusionante para los profesionales, pues ayudan a niños y adolescentes a mejorar su autoestima y calidad de vida.

Entre las competencias básicas del cirujano plástico pediátrico destaca la reconstrucción de fisuras faciales, cirugías craneofaciales, cirugías mamarias, reconstrucción de tumores o lesiones, cirugía de mano o reconstrucción auricular y palpebral, entre otras.

Para tratar todas estas patologías congénitas, así como algunas secuelas de traumatismos, quemaduras y reconstrucción tras extirpación tumoral, la doctora Lorca señala que en su sección de Cirugía Infantil realizan entre 500 y 600 intervenciones cada año, algunas de las cuales se practican a pacientes de otros países o derivados por ONG.

Para poder dar el mejor tratamiento disponible a los pacientes, los cirujanos plásticos lideran o participan en equipos multidisciplinares en los que también encontramos traumatólogos, otorrinolaringólogos, radiólogos, dermatólogos, cirujanos vasculares y los servicios de Medicina Interna y de Genética.

Las cirugías más demandadas en la infancia

labio leporino

Algunas malformaciones congénitas son relativamente frecuentes en niños. Se trata de anomalías que, de no tratarse, tienen un importante impacto en la calidad de vida y en la autoestima de los menores y, en ciertos casos, pueden incluso afectar a su rendimiento escolar.

Entre las cirugías craneofaciales más comunes en la infancia están las fisuras labiopalatinas, con una incidencia aproximada de 1 por cada 1.000 nacidos vivos.

Cirugías de paladar hendido y labio leporino

El paladar hendido y el labio leporino son defectos congénitos que ocurren cuando el labio superior y el paladar no se desarrollan correctamente en los primeros meses de embarazo. Un bebé puede tener paladar hendido ("hendido" significa 'separado'), labio leporino, o ambos.

La reparación quirúrgica de este defecto congénito puede mejorar la apariencia de la cara del niño y también su respiración, audición y desarrollo del habla y el lenguaje. Aunque debe ser el cirujano quien lo determine, la cirugía para el labio leporino se suele realizar antes de los doce meses de edad, mientras que para el paladar hendido puede llevarse a cabo antes de los 18 meses.

Cirugías de manos y pies

También son frecuentes las malformaciones de manos, que afectan hasta a 2,3 de cada 1.000 nacidos vivos. Entre ellas, destacan las sindactilias o fusión de uno o varios dedos, las polidactilias o dedos adicionales, y la mano Apert, un síndrome en el que se combinan sindactilias complejas de manos y pies con craneosinostosis y otras alteraciones del macizo facial

Los defectos congénitos en las manos ocurren en las primeras etapas del embarazo, y pueden afectar al niño en su desarrollo motor y en la adquisición de destrezas básicas para el día a día, así como en su autoestima.

En cuanto a las malformaciones del pie, son similares a las de las manos y también pueden interferir en el desarrollo psicomotor del niño si no se corrigen.

Cirugía auricular

La microtia o ausencia de pabellón auditivo formado, es otra de las malformaciones más comunes entre los niños, y afecta a entre uno y cinco de cada 10.000 nacidos. Lo mismo sucede con las orejas prominentes o con forma "de soplillo" (especialmente despegadas de la cabeza), un problema que afecta a la autoestima de los niños.

La otoplastia es la cirugía que se realiza para corregir los defectos congénitos de las orejas. Puesto que a la edad de cuatro años las orejas ya se han desarrollado casi completamente, la cirugía se podría realizar a partir de ese momento.

Cirugías de anomalías vasculares

Las anomalías vasculares son malformaciones que afectan hasta a un 1,5% de los nacidos, y comprenden tanto tumores como malformaciones vasculares, siendo los hemangiomas infantiles los más comunes. En general, los médicos consideran que el abordaje temprano de este tipo de anomalías ayuda a evitar el estigma, los complejos y el sufrimiento que en ocasiones provoca al niño, especialmente a medida que va creciendo.

Las cirugías más demandadas en la adolescencia

En ocasiones, no es posible intervenir a los pacientes con anomalías congénitas en la infancia y hay que esperar a que se complete el desarrollo e intervenir en la adolescencia. Tal sería el caso, por ejemplo, de las malformaciones o patologías de mama, una de las cirugías plásticas que se realizan en la adolescencia.

Dentro de este grupo, las cirugías más frecuentes son las asimetrías mamarias, las mamas tuberosas o los pacientes con Síndrome de Poland, una afección rara que implica ausencia total o parcial de los músculos pectorales, la mama e incluso el miembro superior.

Fotos | iStock

Vía | Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE)

Mas información | Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE)

En Bebés y Más | Tratar las manchas de 'vino de Oporto' es más rápido y eficaz gracias a este tratamiento pionero del Hospital Sant Joan de Déu

Temas
Inicio