Compartir
Publicidad

Aprender a nadar

Aprender a nadar
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con el verano a la vuelta de la esquina ya todos los niños sueñan con bañarse en la piscina. Y cuando se habla de piscinas y niños hay un tema inevitable: los cursos de natación.

En estas fechas muchas piscinas ofertan cursillos intensivos para enseñar a nadar a nuestros hijos, y los padres, en parte pensando en el buen rato que pasarán en el agua y en parte porque nos parece necesario para su seguridad, les apuntamos. Yo estuve en uno de esos cursillos en mi niñez, y lamentablemente no guardo buenos recuerdos de la experiencia.

Las piscinas aprovechan el horario anterior a la apertura al público para tener las instalaciones en exclusiva. Así que los niños deben madrugar y salir de casa temprano. Al llegar a la piscina las cosas no mejoran: hay que meterse en el agua, y a las nueve de la mañana ni la temperatura ambiente ni la del agua hacen que el baño sea algo apetecible.

Los cursillos intensivos suelen ser quincenales, es poco tiempo para que se produzcan avances de forma natural, pero a los padres nos gusta ver resultados y a los monitores también. Tengamos en cuenta que una quincena en realidad son sólo diez sesiones y eso supone un problema para la consecución de objetivos.

El primer objetivo es que los niños pierdan el miedo al agua, mi monitor nos tiraba al centro de la piscina y luego se lanzaba a buscarnos para que viéramos que no pasaba nada. Quiero pensar que en más de dos décadas los métodos han mejorado, pero sigue sin gustarme el modo en que lo hacen algunos instructores.

Aprendiendo a nadar
En mi cursillo sólo dos niñas aprendieron a nadar: el último día del curso hicieron un largo sollozando de miedo, tengo esa imagen grabada en la memoria.

Las cosas no deberían ser así. Cuando los niños acuden con regularidad a una piscina o a la playa pierden el miedo a su ritmo y sin presiones, luego poco a poco van probando cosas nuevas hasta que un buen día empiezan a nadar. Luego habrá tiempo para mejorar la técnica.

Actualmente existe una amplia oferta de piscinas cubiertas, por lo que podemos optar por apuntar a nuestros hijos a cursos durante todo el año, donde no hay tanta urgencia y el ritmo es menos forzado. Incluso podemos conseguir un bono y disfrutar del agua en familia o contratar un monitor que acompañe a nuestros hijos en su aprendizaje.

Yo personalmente nunca quise volver a natación y aprendí sola algunos años después. Por lo que mi consejo es que, si apuntáis a vuestros hijos a un cursillo este verano y no queréis que la experiencia les resulte traumática, no está de más tener una charla con el profesor y explicarle vuestras expectativas en cuanto a los objetivos

Fotos | Terren in Virginia, David Joyce

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos