Alice Campello estuvo en la UCI por complicaciones tras el parto de su cuarta hija con Morata: cuáles son los problemas más frecuentes

Alice Campello estuvo en la UCI por complicaciones tras el parto de su cuarta hija con Morata: cuáles son los problemas más frecuentes
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El pasado nueve de enero, la modelo italiana Alice Campello y el futbolista Álvaro Morata daban la bienvenida a su cuarta hija, una niña llamada Bella que llega después de tres niños.

Todo fue bien en el parto, pero poco después se llevaron un buen susto. "La mamá desafortunadamente y después de que el parto haya ido muy bien, ha empezado a tener complicaciones que nos han asustado mucho! Ahora mismo está en la UCI cuidada por los mejores médicos y poco a poco se está recuperando muy bien... ella es muy fuerte", escribía el jugador rojiblanco.

"Esto puede pasar"

¿Cómo puede ser que todo haya ido bien en el parto y de repente acabar en la UCI? Afortunadamente estamos en el siglo XXI y las complicaciones del parto pueden tratarse en un hospital, respondiendo rápidamente cuando aparecen. Alice ya ha salido de la UCI y se ha podido reencontrar con su pequeña recién nacida.

La ginecóloga Alexandra Henríquez ha explicado ayer en el programa de Antena3 Y ahora Sonsoles que esta complicación es más habitual de lo que pensamos, sobre todo al ser ya su cuarto embarazo, pues al útero le cuesta más la contracción y el sangrado es mayor que en un parto normal. "Hay que tener en cuenta que esto pueda pasar", ha dicho.

Las complicaciones en el postparto

Tras el parto, la mujer queda bajo vigilancia y cuidados las horas siguientes para poder actuar ante cualquier complicación. Por eso permanece ingresada durante 48 horas, no solo para controlar al bebé, sino también a la madre.

Tras el alta hospitalaria, también las primeras semanas, es una etapa de grandes cambios en el cuerpo de la mujer, pues todos los órganos involucrados en el embarazo y el parto regresan a su estado anterior.

En el puerperio pueden surgir inconvenientes que requieran atención inmediata en el hospital o una consulta médica. Estos son los problemas más frecuentes:

  • Hemorragia uterina postparto

La hemorragia vaginal es uno de los riesgos inmediatos del postparto. Se define como la pérdida de más de 500 mililitros de sangre en el alumbramiento o las 24 horas siguientes al parto (1.000 ml. en caso de cesárea). Sucede en aproximadamente el 10% de los alumbramientos y es una de las causas más importantes de morbi-mortalidad materna en el mundo, aunque en nuestro entorno suelen ser bien controladas.

Una de sus principales causas es la atonía uterina, que sucede al no producirse la contracción del útero y no realizarse la hemostasia (para detener la hemorragia) por compresión mecánica de los vasos del lecho placentario por las fibras musculares uterinas. Es más habitual en mujeres multíparas (que han tenido muchos partos).

No es un sangrado normal. Tras el parto, es normal que se produzca un sangrado abundante en los primeros tres días y aunque luego disminuye, puede extenderse varias semanas. Es lo que se conoce como los loquios del postparto.

Es normal seguir sangrando, pero si notas que tienes un sangrado vaginal más intenso del que vienes experimentando, si percibes un olor fétido o si los coágulos son de gran tamaño, consulta con el médico.

Las hemorragias son normales después del tercer o cuarto día posteriores al parto; en un comienzo el sangrado es rojo intenso para ir cambiando de color hasta desaparecer alrededor del mes.

  • Fiebre de 39°C o más

Tener fiebre puede estar indicando que hay una infección que el cuerpo está combatiendo. Puede ser en la zona de la episiotomía o de la cesárea, como también una mastitis (infección en uno o ambos senos) si estás dando el pecho.

Consulta al médico si la fiebre es de 39ºC o más y si persiste por más de 24 horas. Es habitual padecer algo de fiebre con la subida de la leche, pero nunca dura más de 24 horas.

  • Dolor intenso en el bajo vientre

Consulta al médico si los dolores en la zona abdominal son persisten luego de los cinco días posteriores al parto.

El dolor en el bajo vientre es normal, pues el útero está reacomodándose y volviendo a su tamaño natural, pero si el dolor es intenso puede estar indicando que la placenta no se ha expulsado en su totalidad. Consulta también si hay enrojecimiento de la herida de la cesárea o dolor anormal en el sitio de la episiotomía.

  • Enrojecimiento o endurecimiento de los senos

Enrojecimiento y endurecimiento, hinchazón o calor de uno de los senos, acompañado de malestar y fiebre: consulta al médico porque pueden ser signos de mastitis o de alguna obstrucción en el conducto lactífero. Las compresas calientes y los masajes en la zona ayudan a aliviar el dolor hasta que contactes al doctor.

  • Dolor o presión en el pecho

Si el dolor es en el pecho y está acompañado de falta de aire, llama de inmediato a las emergencias médicas.

  • Hinchazón o dolor en una pierna

Si sientes dolor o hinchazón en las pantorrillas o los muslos te duelen y sientes calor localizado o enrojecimiento puedes estar padeciendo de flebitis (infección en las venas) o una trombosis venosa (la formación de un coágulo de sangre en la vena). Consulta con el médico.

  • Ardor al orinar

Consulta al médico si sientes ardor o quemazón al orinar o si tienes una necesidad de orinar frecuentemente. Estos síntomas, asociados a un color muy oscuro en la orina pueden estar indicando infección urinaria.

Temas
Inicio