Compartir
Publicidad

Alerta en Italia: cuatro de cada diez partos acaban en cesárea

Alerta en Italia: cuatro de cada diez partos acaban en cesárea
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En España llevamos años siendo críticos con la sanidad pública y la privada por las altas tasas de cesáreas, que han estado rondando el 23% de los partos para la primera y el 40% para la segunda. Año a año, con los nuevos protocolos, la situación ha ido mejorando y estas tasas han ido descendiendo para aproximarse un poco más a las cifras que sugiere la OMS al considerar aceptable una tasa del 15% de cesáreas.

En Italia, en cambio, en vez de ir avanzando van hacia atrás, como los cangrejos, porque se ha convertido en el país de Europa con mayor porcentaje de cesáreas: casi cuatro de de cada diez mujeres que van a dar a luz (el 38,2%) acaba pariendo mediante cesárea.

Estas cifras son una media de lo que sucede en todo el país, pero ya sabemos que una media puede esconder situaciones vergonzosas, como sucede en el sur del país, donde en regiones como Calabria son más las mujeres que paren por cesárea (el 61,6%) que las que dan a luz de manera vaginal, o como Sicilia, donde son el 52,8%.

El caso más llamativo es el de la clínica privada "Villa Serenae Nuova San Francesco", donde la tasa de cesáreas se sitúa en un 95,45%, que viene a demostrar que allí las mujeres van única y exclusivamente "a que me saquen al niño", vaya la cosa mal (tendría explicación) o vaya la cosa bien (la explicación es que es una clínica privada y "quien paga, manda"). El 4,65% restante imagino que son mujeres que van allí para que se les practique una cesárea y por algún error humano (probablemente porque los médicos no llegan a tiempo) el niño nace irremediablemente antes de poder hacer la cesárea (ya digo, es mi teoría).

La razón parece económica

Seguramente os estaréis preguntando cuál es la razón de que las cesáreas en Italia sean tan elevadas, sobretodo teniendo en cuenta que en 1980 tan sólo el 11% de las mujeres no daban a luz de manera vaginal.

El ministro de Sanidad, Renato Balduzzi, está estudiando ya el tema porque se sospecha que tras tanta cesárea hay un interés económico generalizado por parte de los hospitales.

Un parto normal le cuesta al estado entre 1.200 y 2.000 euros. Por una cesárea, que ya se considera una intervención quirúrgica, se paga entre 1.600 y 2.700 euros. No es mucha la diferencia, pero sí lo suficientemente cuantiosa como para que existan centros capaces de tener pocos miramientos a la hora de escoger cómo deben dar a luz algunas mujeres.

Entran en acción los Carabinieri

Mira que España es un país que provoca a veces situaciones surrealistas (ya sabéis: "España, un país de pandereta"), pero en esto Italia se lleva la palma (de oro). Al sospecharse de intereses económicos los carabinieri (un cuerpo de seguridad del Estado italiano) estuvieron hace unos días en varios hospitales y clínicas del país para incautar informes, análisis, ecografías, etc. con el fin de determinar hasta qué punto es necesaria una cesárea o cuándo se están practicando sin estar indicadas.

¿Y la anestesia epidural?

Se sospecha también, o se piensa, que muchas de las cesáreas se practican porque muchas mujeres presionan para ello. En Italia el uso de la anestesia epidural está muy limitado, tanto, que sólo un 16% de los hospitales la utilizan. El motivo parece ser religioso (digo parece ser porque no se dice abiertamente), pues el Vaticano parece empecinado en conseguir que las mujeres sigan pariendo con dolor (una cosa es que una mujer decida libremente optar por utilizar epidural o rechazarla y otra muy distinta es que no exista la posibilidad de elegir).

Los perjudicados al final son las mujeres y sus bebés

Sea cual sea la causa, sea una cuestión económica de los hospitales que, ante la crisis económica mundial, hayan optado por conseguir dinero como sea, siendo las cesáreas una buena manera de aumentar ingresos o sea una cuestión religiosa, porque para parir hay que seguir los mandatos de un libro que tiene miles de años, los perjudicados al final son los más débiles: la madre que ve como le hacen una intervención quirúrgica con más riesgos y peor recuperación que un parto normal y los bebés, que también tiene más riesgos de padecer problemas si nacen por cesárea.

Los de arriba, los que mandan, que se peleen si quieren, pero que no utilicen a los usuarios, y menos a las madres y sus bebés como método para conseguir dinero o para reafirmar unas creencias obsoletas.

Vía | El Mundo Foto | Philms en Flickr En Bebés y más | Mapa con los porcentajes de cesáreas de los hospitales, ¿Cuánto dinero cuesta dar a luz?, En las clínicas privadas de Barcelona se practica el doble de cesáreas que en las públicas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos