Presión inversa suavizante, una técnica eficaz para aliviar la ingurgitación mamaria: cómo hacerla

Presión inversa suavizante, una técnica eficaz para aliviar la ingurgitación mamaria: cómo hacerla
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

A los dos ó tres días de da a luz tiene lugar la "subida de la leche" (en algunos países se habla de "bajada de la leche"). Esto es una situación normal y transitoria que, aunque pueda resultar algo molesta, desaparece en unos días. Sin embargo, a veces puede aparecer un acúmulo excesivo de líquidos (edema) y hablamos entonces de ingurgitación. La ingurgitación puede acarrear problemas; por ello, se han estudiado múltiples medidas para paliarla, entre ellas, la presión inversa suavizante.

Los problemas de la ingurgitación

Como acabamos de comentar, la ingurgitación es un acúmulo excesivo de líquidos (edema) en el tejido mamario. A diferencia de la subida de la leche (normal), la ingurgitación se considera un problema. Por un lado, es tremendamente molesto y doloroso para la madre; además, puede asociarse a destete precoz. Por otro, el pecho puede estar tan lleno y duro que el bebé tiene dificultades para engancharse y para extraer la leche. Esto puede ocasionar que esté irritable, coma menos de lo que debería y, al agarrarse más, que lesione el pezón de la madre.

¿En qué consiste la presión inversa suavizante?

La presión inversa suavizante es una técnica que aplica presión sobre la areola y permite desplazar el edema hacia atrás y hacia el interior del pecho facilitando así el enganche del bebé para mamar (o del sacaleches).

Es una medida sencilla, en la que sólo necesitamos nuestras manos, y bastante útil para combatir la ingurgitación. El efecto es transitorio, pues progresivamente el líquido volverá a rellenar el tejido subareolar. Pero podemos aplicarla tantas veces como sea necesario.

Beneficios de aplicar presión inversa suavizante

presion-inversa-suavizante

1. Estimula el reflejo de eyección de la leche

La oxitocina una hormona que, entre otras funciones, contrae las células mioepiteliales que rodean a los conductos galactóforos (conductos dentro de la mama que contienen leche) favoreciendo la salida o eyección de la leche. Se libera como respuesta a la succión del bebé, pero también si escuchamos su llanto o pensamos en él. Si aplicamos presión inversa suavizante durante 1-2 minutos, se desencadena también el reflejo de eyección, favoreciendo la salida de la leche.

2. Reduce la tensión en las paredes de los conductos galactóforos

Con esta técnica el edema se desplaza hacia la parte más interna del pecho disminuyendo así la distensión de los conductos de debajo de la areola. Esto puede ayudar a que la leche fluya más fácil en respuesta a los movimientos de la lengua del bebé. Además, podría evitar la retracción del pezón (o lo que es lo mismo, facilitar la extensión del pezón dentro de la boca) evitando o minimizando el daño al pezón.

3. Reduce el edema

Aplicar presión inversa suavizante durante al menos 1-3 minutos reduce el edema subareolar. De esta manera, la areola se queda más blanda, más elástica y se permite un mejor enganche del bebé.

¿Cómo aplicar presión inversa suavizante?

Podemos elegir cualquiera de los métodos más adelante explicados. Todos comparten una serie de principios básicos:

- Necesitamos tener las manos limpias y, preferiblemente, las uñas cortas

- Aplicaremos presión de manera suave pero firme. Esto no debe resultar doloroso. Si duele, es preferible aplicar menos presión pero durante periodos más largos.

- La presión se aplica en dirección perpendicular al tórax de la madre. es decir, hacia la espalda.

- Actuaremos en un radio de 1-2cm del centro del pezón, justo donde la base del pezón se une a la areola.

- Aplicaremos presión durante 1-3 minutos y repetiremos las veces que sea necesario. En algunos casos de grandes ingurgitaciones pueden ser necesarios hasta 10 minutos.

- El momento ideal para aplicarlo es justo antes de que se enganche el bebé, pues el efecto de esta técnica es transitorio.  Y podemos realizarlo tantas veces como sea necesario mientras dure la ingurgitación.

Métodos para realizar presión inversa suavizante

K. Jean Cotterman, IBCLC; describe en su artículo cuatro formas diferentes de realizar esta técnica.

Métodos de un paso

1. Método con una mano

También llamado agarre en flor. Ideal cuando la madre sólo tiene una mano libre. Agarrará el pezón en su base, donde se une con la areola curvando los dedos. El pulgar presionará la zona donde el bebé colocará el labio superior y el resto de dedos la zona donde el bebé colocará el labio inferior y la lengua. De esta manera, se aplicamos la presión inversa suavizante en el pecho del mismo brazo (por ejemplo, la aplicamos con la mano derecha sobre el pecho derecho), prepararemos el pecho para un enganche en cuna o cuna invertida; mientras que si aplicamos la presión sobre el pecho contralateral (mano derecha sobre pecho izquierdo y viceversa), prepararemos el pecho para el enganche en rugby.

Aplicaremos la presión durante 1-3 minutos y los dedos se irán hundiendo poco a poco, al quedar más blanda la areola. Si es necesario podemos rotar los dedos para ablandar todas las zonas de la areola

2. Método con dos manos

Colocamos tres o cuatro dedos de cada mano curvados sobre la base del pezón en su unión con la areola, y presionamos al igual que en el resto de métodos, entre uno y tres minutos.

Dos Manos Y Un Paso

Métodos en dos pasos

3. Método de los dedos rectos

Colocamos uno o dos dedos de cada mano a ambos lados del pezón en direcciones opuestas (horizontales, de manera que el primer nudillo toque con la base superior e inferior de la base del pezón). Aplica unos minutos de presión y posteriormente los gira, orientando ambos dedos hacia abajo, hacia su ombligo. Podemos variar la posición de los dedos para abarcar todos los cuadrantes.

Dos Manos Y dos Pasos

4. Método de los dos pulgares

En este caso, se coloca un pulgar de cada mano a los lados del pezón. Es más fácil si lo realiza otra persona. Si están de pie, colocará los pulgares mirando hacia arriba. Es importante tener en cuenta que con los pulgares suele ejercerse mayor presión, por lo que hay que ir con cuidado. La base de la uña debe coincidir con el centro del pezón. Iremos rotando la posición de los pulgares para abarcar todos los cuadrantes.

Pulgares

¿De qué depende elegir un método u otro?

Todos los métodos son válidos, debemos encontrar el que más cómodo nos resulte. Esto va a depender fundamentalmente de:

  • Quién lo realice: por ejemplo, el método de los dos pulgares suele resultar más difícil si lo realiza una misma
  • De la longitud de las uñas: para los métodos en un paso es imprescindible tener las uñas cortas; si se tienen las uñas largas es preferible aplicar la presión mediante uno de los métodos en dos fases.
  • De las manos que podamos usar: si sólo tenemos una de las manos libres debemos realizar el método de agarre en flor.
  • De la severidad del edema: si el edema es severo, podría responder mejor aplicando presión con la técnica de dos pulgares reposicionándolos cada 1-2 minutos. También ayuda en estos casos realizarlo con la madre tumbada.
  • De la posición o ángulo desde el que podamos actuar. Por ejemplo, variará si la persona que lo realiza se coloca de pie frente a la madre o detrás de ella.

Sacaleches y presión inversa suavizante

Si tenemos el pecho muy ingurgitado, colocar el sacaleches directamente puede resultar contraproducente.

Especialmente si colocamos una presión de aspiración alta, el edema puede empeorar a nivel de la areola y dificultar la extracción de la leche al comprimir los conductos; ni el sacaleches, si la extracción manual o el bebé podrán entonces extraer la leche.

Sin embargo, aplicar presión inversa suavizante antes de colocar el sacaleches sí puede resultar beneficioso, pues favorece la extracción de leche.

En Bebés y más | Once problemas durante la lactancia materna y cómo solucionarlos, según una consultora de lactancia

Temas
Inicio