Compartir
Publicidad
¿Lactancia materna con un solo pecho?
Lactancia

¿Lactancia materna con un solo pecho?

Publicidad
Publicidad

Ayer nos despertamos muchos leyendo una inspiradora pero dura historia en El Mundo con el cáncer y la lactancia como protagonistas. Tita, una mujer a la que le tuvieron que extirpar un pecho por culpa de un cáncer de mama, y a la que le habían dicho que amamantar con un solo pecho sería muy difícil, tuvo después de ello tres hijos.

Un niño primero, y tras él dos gemelos, a los que ha logrado amamantar yendo contracorriente, con la ayuda de experimentadas asesoras de lactancia y gracias a su determinación y "cabezonería", todo ello, con un solo pecho. ¿Qué? ¿Cómo? ¿Es posible? ¿Lactancia materna con un solo pecho?

Le dijeron que no podría amamantar

Dicen las cifras actuales que solo uno de cada cuatro niños llega a los seis meses siendo amamantado de manera exclusiva. En muchos casos porque a los cuatro meses se acaba la baja maternal, en muchos casos porque la lactancia no va bien, algo falla, y los bebés acaban tomando leche artificial.

Si esto sucede cuando las mujeres tienen dos pechos para amamantar, y la mayoría explican que "dejaron el pecho porque no producían suficiente", la lógica dice que con un pecho será mucho más difícil. Después de padecer cáncer dos veces y de que le extirparan la mama se quedó embarazada. Le dijeron que con un pecho no podría dar el pecho, pero ella decidió informarse e intentarlo: ¿Por qué no? ¿Y qué perdía intentándolo?

Lo logró con Félix, el mayor, y lo logró con los gemelos, Héctor y Eloy, aunque con ellos tuvo que tener una dedicación casi absoluta de día y suplementar un poco con leche artificial de noche.

¿Amamantar con un solo pecho?

Ella lo consiguió porque estaba totalmente decidida a hacerlo, porque tuvo ayuda en todo momento (sabiendo que empezaba con desventaja, tanto la familia como las asesoras se volcaron en ayudarle tanto como fuera necesario) y porque si los bebés se cogen bien al pecho, es posible hacerlo solo con uno.

En los países occidentales no se suele amamantar con un solo pecho, al menos no por decisión materna. Las madres ofrecen ambos pechos al bebé y es él (o ella), quien en ocasiones opta por uno y llega a rechazar el otro. ¿La razón? Depende. Puede ser que de uno sale más leche que del otro, que uno se le da mejor que el otro, que tiene una otitis y le duele menos con un pecho que con el otro, que tiene una fractura de clavícula y rechaza aquel en el que su clavícula queda debajo, que en un pecho le sabe mejor (cuando maman más de un pecho que de otro, la leche del pecho que amamanta menos tiende a acumular sodio y la leche sabe un poco más salada), que se acostumbra al pecho izquierdo (además de que es el pecho en el que está el corazón, las madres tienden a dar más del izquierdo para que les quede libre la mano derecha, que es la dominante en la mayoría de la población), que por la forma del pezón (no tienen por qué ser iguales) se coge mejor a uno que al otro o que, simplemente, opta por mamar de uno y no del otro, sin ser nosotros capaces de saber el porqué. Por cierto, y esto es importante, si el bebé mamaba bien de ambos pechos y de repente rechaza uno de ellos de manera muy exagerada y sostenida en el tiempo, podría ser a causa de un tumor en ese pecho.

Lactancia1pecho2

El caso es que sucede, y las mujeres salen adelante porque la producción se adapta. El pecho del que el bebé no mama produce cada vez menos leche y el otro cada vez más, siguiendo la regla de "a más succión, más producción; a menos succión, menos producción".

La pega más importante en este sentido es estética: un pecho queda visualmente más grande que el otro (las mujeres suelen solucionarlo poniendo relleno en el sujetador, solo en el lado en que el bebé no mama), siendo otros problemas la posible ingurgitación o mastitis en el pecho del que deja de mamar (mientras se produce leche, si el bebé no la saca y la madre tampoco).

¿Y en otros países?

Si salimos del mundo occidental, si nos alejamos de los países desarrollados, la lactancia con un solo pecho es más habitual porque son las mismas madres las que escogen esa opción. Con los niños habitualmente porteados, mientras trabajan, optan por dar solo del pecho izquierdo para tener el derecho libre (o dar el derecho para tener el izquierdo libre en caso de que la mano dominante sea la izquierda).

Se sabe incluso de alguna tribu cuya alimentación se basa en gran medida en la caza y que usan el arco para ello. Siendo así, optan por dar solo de un pecho, el izquierdo, para que el derecho no aumente de volumen y puedan seguir sujetando la flecha y apuntando sin interferencias.

¿Qué hacer si solo quiere mamar de un pecho?

Después de explicar que sucede y que cuando sucede no tiene por qué ser el final, porque la producción se adapta a los requerimientos del bebé, debéis saber que siempre hay algo que hacer o intentar para tratar de solventar el problema:

  • Tratar de conocer la causa y solucionarla: si es una otitis, la clavícula o la diferente forma del pezón, se intenta solventar la causa para que mame indistintamente de uno y otro pecho.
  • Extraer leche mientras tanto: mientras intentamos que se coja al otro pecho, y mientras no lo haga, puede ser una buena solución tratar de mantener la producción del pecho que no amamanta mediante la extracción de leche. De este modo, además, puede disminuirse el saborcito salado de la leche que ha acumulado más sodio por no extraerse de manera frecuente.
  • Darle ese pecho después del primero: como es un pecho que rechaza, no es buena idea darlo el primero porque si llega con hambre se pondrá nervioso y probablemente llorará, sin conseguir ningún avance. Vale la pena que se intente ofrecer ese pecho cuando ya haya comido un poco, para que más tranquilo pueda cogerse a él, o al menos intentarlo (la mamá), a ver si quiere.
  • Probar con una pezonera: si la causa de que no se coja es que el pezón es diferente y, a pesar de la insistencia y de probarlo de muchas maneras, el bebé no se coge a ese pecho, puede probarse con una pezonera por si de ese modo se cogiera mejor y realizara una succión eficaz.
  • No desesperar: si ni con esas, si no hay manera, solo nos quedará respetar la decisión del bebé y dejar de insistir. Es una posible solución porque a veces, cuando dejas de insistir, el bebé se acaba cogiendo un buen día por no se sabe muy bien qué razón. Si no lo hace, pues no lo hace. Entonces habrá que tener especial cuidado para que se establezca bien la lactancia con un solo pecho y el bebé vaya ganando bien el peso. Además, cuidar de que el pecho con el que no se amamanta no haga una infección. Hay mujeres que optan por seguir extrayendo leche, por si un día el bebé decide volver, para evitar esos problemas y para el futuro, si ha decidido guardar leche para cuando empiece a trabajar.

Fotos | iStock
En Bebés y más | "Los bebés que no reciben leche humana tienen más posibilidades de enfermar", entrevista a la IBCLC Ana Charfén, Qué pena que la mayoría de nuestras madres no puedan ayudar con los problemas de lactancia, Consejos para papás primerizos: problemas con la lactancia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio