Publicidad

El sistema inmunitario es diferente entre el primer y el último embarazo: un descubrimiento que puede evitar abortos espontáneos

El sistema inmunitario es diferente entre el primer y el último embarazo: un descubrimiento que puede evitar abortos espontáneos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Entre los desafíos médicos y científicos se encuentra descubrir cómo prevenir los abortos espontáneos, las muertes prenatales y otras complicaciones del embarazo, incluidos los partos prematuros.

Una nueva investigación, publicada en la revista médica Cell Reports, ha dado un importante paso en este sentido, al demostrar que el delicado equilibrio fisiológico que el sistema inmunitario de una madre debe lograr para evitar que el feto sea rechazado por su cuerpo, funciona de manera diferente en el primer y segundo embarazo.

Los investigadores creen que este descubrimiento podría ayudar a diseñar estrategias terapéuticas más personalizadas y efectivas para ayudar a prevenir abortos espontáneos y nacimientos prematuros.

Cambios del sistema inmunitario durante el embarazo

"No entendemos a nivel celular y molecular qué causa los abortos espontáneos o los nacimientos prematuros, sobre todo porque no sabemos cómo funciona normalmente el embarazo".

Estas palabras de Sing Sing Way, director del Centro de Inflamación y Tolerancia del Hospital Infantil Cincinnati, en Ohio (Estados Unidos), reflejan la necesidad de seguir investigando para diseñar mejores tratamientos que combatan los problemas que surgen durante la gestación y causan la muerte del bebé o su nacimiento prematuro.

El estudio de Way y su equipo se centra en cómo el sistema inmunológico cambia durante el embarazo y hasta qué punto esas alteraciones están asociadas a las complicaciones del embarazo.

Pero, qué es el sistema inmunológico. Es la forma que tiene el cuerpo de defenderse a sí mismo contra bacterias, virus y sustancias que parecen extrañas y dañinas. Lo logra reconociendo y destruyendo a los antígenos.

Las células corporales también tienen proteínas que son antígenos. El sistema inmunitario aprende a verlos como normales y no reacciona contra ellos. Incluso el recién nacido viene con una inmunidad innata, unas barreras que lo protegen contra todos los antígenos e impiden que dañen su organismo.

El sistema inmunológico de la madre se altera durante la gestación para evitar que el cuerpo rechace al feto. Se trata de un delicado equilibrio inmunológico que, si se interrumpe, podría causar un aborto o abortos múltiples. Por desgracia, ese equilibrio se altera demasiado a menudo cuando la futura madre queda expuesta a factores ambientales o a cambios fisiológicos, que provocan complicaciones durante la gestación.

Se podrá seguir cada embarazo de manera personalizada

Embarazos

El equipo de investigadores liderado por Way añade ahora otra razón que modifica al sistema inmunológico de la madre: el número de embarazos de la madre, "lo que podría conducir a mejores y más personalizadas formas de proteger cada embarazo":

"El primer embarazo y los siguientes funcionan de forma muy diferente y comprender estas diferencias puede conducir a mejores tratamientos que se centren en las modificaciones inmunológicas únicas que ocurren en los primeros y los últimos embarazos".

Los autores analizan cómo el embarazo provoca una exposición fisiológica, y a menudo una nueva exposición a antígenos fetales extraños, que son creados por el feto en desarrollo. Estos antígenos interactúan directamente con el sistema inmunológico de la madre.

Los investigadores encontraron pruebas de que el embarazo propicia la formación de células T CD8+ maternas específicas del feto, y que las madres mantienen un recuerdo del sistema inmunológico de las células de su bebé tras el parto.

Las proteínas, PD-1 y LAG-3 (llamadas células T de memoria), recuerdan a las células maternas que deben volver a ser tolerantes con el feto en desarrollo durante los siguientes embarazos. Pero las alteraciones provocadas por las exposiciones ambientales y los cambios fisiológicos, neutralizan a estas proteínas y desencadenan la activación de las células T CD8+ específicas del feto, causando un aborto selectivo durante los embarazos siguientes, pero no en el primero. Es la conclusión aportada por Jeremy Kinder, autor del estudio.

Vía | Cinccinati Children's

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Cuando el bebé sufre falta de oxígeno en el momento del parto: causas, consecuencias y soluciones, Fiebre en el embarazo: cómo tratarla y señales de alerta, Complicaciones en el parto: qué problemas pueden presentarse al momento de dar a luz

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios