Compartir
Publicidad
Publicidad

Espacio para crecer: La Serrada

Espacio para crecer: La Serrada
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Asociación La Serrada surgió en el año 2006 con un doble objetivo. Por un lado, dar cobertura legal y operativa a las actividades del grupo de padres y madres decididos a poner en marcha un proyecto de educación alternativa surgido a raíz de las I Jornadas de Educación y Crianza.

Por otro lado, promover acciones divulgativas y de sensibilización social que permitan un mayor conocimiento de las distintas bases del proyecto y que podrían aglutinarse en una: enfocar la crianza y la educación para lograr el mejor desarrollo holístico del niño.

El "Espai per a Créixer" ofrece a los niños un entorno respetuoso en el que pueden desarrollarse a su propio ritmo. Un entorno relajado y seguro donde pueden sentirse a gusto, expresarse libremente, explorar, experimentar y enfrentarse con límites.

También pueden entrar en contacto con otros niños de diferentes edades. Está pensado como como un lugar donde pueden aprender a convivir, escuchar, expresarse, opinar y decidir. Pueden tocar la Naturaleza. Vivir en ella.

Se pretende que sean los niños mismos los que decidan cómo, cuándo y qué quieren aprender y que el objetivo fundamental del proceso educativo sea lograr desarrollo integral de los niños en los terrenos emocional, psicomotriz, intelectual, social y artístico. Los principios en los cuales se basan son el respeto, la autorregulación y la democracia participativa.

El respeto es la base del funcionamiento del espacio. Parten del respeto a cada criatura, su individualidad, su proceso de desarrollo, sus necesidades y deseos como base del estar y del ser. A partir de este respeto y de la confianza en la capacidad de cada criatura y en su proceso de maduración, nace la autorregulación.

En un entorno seguro y adaptado para las criaturas, el proceso de autorregulación facilita la expansión natural y equilibrado de cada ser vivo. De esta forma la curiosidad natural se reafirma como motor del aprendizaje de cada persona.

La convivencia entre las criaturas de diferentes edades y con las acompañantes hace necesario también establecer unas normas y límites. La democracia participativa a través de la asamblea, asegura que cada niño puede expresarse, tomar iniciativas, resolver conflictos, aprender a escuchar y tomar en cuenta otras opiniones y tomar decisiones. Y de esta forma, también hace suya la responsabilidad del cuidar del entorno.

Yo me siento muy interesada en este tipo de proyectos y la filosofía de La Serrada me parece excelente. Ojalá en los centros escolares se consiguiera adaptar al menos una parte de estas premisas. Estoy segura que nuestros niños serían más felices y aprenderían mejor y con mayor placer.

Más información | La Serrada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos