Compartir
Publicidad

El nivel educativo en España sigue siendo inferior a la media de los países desarrollados

El nivel educativo en España sigue siendo inferior a la media de los países desarrollados
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace un par de semanas se hicieron públicos los datos del último informe PISA, presentado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), que indica el nivel de conocimientos científicos, matemáticos y de comprensión lectora de los alumnos de 15 años de 65 países.

Como viene siendo habitual los españoles nos quedamos en la zona media y, en lo que a comprensión lectora se refiere, estamos 13 puntos por debajo de la media de todos los países de la OCDE, que es de 494 puntos.

Esto quiere decir que el sistema educativo español no ha mejorado sustancialmente con respecto a años anteriores ya que, a pesar de que la alarma del fracaso escolar suena hace tiempo, nada parece haber cambiado.

¿De quién es la culpa?

Cuando se habla de fracaso escolar las miradas se centran mucho en el carácter de los jóvenes, en cómo han crecido y en cuáles son sus metas en comparación a la generación anterior, los padres actuales. Sin embargo la culpa no puede recaer únicamente en los niños, porque en cierto modo son víctimas de un modelo educativo que no acaba de adaptarse a los tiempos actuales.

Dice un proverbio chino que “si el alumno no supera al maestro, ni es bueno el alumno ni es bueno el maestro”. Es cierto que el nivel del alumnado es menor de lo deseable, pero probablemente es cierto también que el nivel del profesorado podría ser superior. No digo que los profesores no estén preparados, sino que la manera de enseñar debería cambiar para ayudar a que los niños aprendan motivados para hacerlo y no como una rutina que deben vivir sí o sí o como unas lecciones que se deben aprender porque alguien lo manda.

En dicho proverbio sólo se habla de alumno y maestro, sin embargo habría que dar cabida también a las familias, porque el papel de los padres es fundamental en la educación de nuestros hijos.

Cómo actuamos con ellos, cuántos juguetes les compramos, cuánto tiempo pasamos con ellos, cómo se sienten de importantes (o no) para nosotros y cuán queridos se saben, cuál es nuestro modo de proceder cuando hablamos o negociamos con alguien, cuáles son nuestras metas y nuestros objetivos, cómo disfrutamos del tiempo libre y un largo etcétera son cuestiones que sirven para crear la personalidad de los niños (ya sabéis, "educar a un niño es todo aquello que se hace cuando no le estamos educando").

Los niños que reciben cientos de juguetes porque los padres pretenden sustituir amor por cosas materiales pierden el valor de las cosas y sienten que la inmediatez a la hora de conseguir algo es primordial. Los que pasan poco tiempo con sus padres (los padres españoles pasan una media de 22 minutos al día con sus hijos), pueden acabar sintiendo que "a papá y mamá no les importa demasiado lo que me pase" y el respeto que nosotros mostremos con nuestros semejantes (o la falta de respeto) les servirá como modelo a la hora de tratar ellos con el resto de personas, por poner varios ejemplos.

¿Cómo mejorar nuestras puntuaciones en los informes PISA?

Qué gran pregunta y qué difícil responderla en cuatro líneas. Haciendo un resumen y diciendo algo que no es novedad, porque de ello hemos hablado en diversas ocasiones, el objetivo sería tratar de parecernos a aquellos que obtienen mejores resultados: los finlandeses.

Son varios los colegios españoles que en la actualidad están cogiendo pinceladas de dicho modelo educativo, tratando de hacer que los niños vayan al colegio contentos, ávidos de saciar su curiosidad innata.

Cerca de donde yo trabajo hay uno de estos colegios, que es público, y la realidad, tras cerca de cinco años funcionando, es que se están encontrando con varias "bofetadas" que vienen, sobretodo, de los padres de los niños, que no entienden que sus hijos, con cinco años, no sepan leer cuando el primito, que va a otro cole, ya sabe hacerlo.

Mientras los padres no entiendan la educación de otra manera y no sean capaces de decir de manera sincera que la educación que nosotros recibimos fue un "bodrio" (hablando mal y pronto), en el que lo importante era sacar buenas notas y no aprender, la educación seguirá siendo igual y el fracaso de los niños seguirá existiendo.

¿Sacar buenas notas y no aprender?

Eso he dicho (escrito). La educación que los niños reciben se basa en recibir materias y lecciones con el objetivo de hacer un examen de evaluación que todos deben aprobar. Esto hace (ha hecho siempre) que la mayoría estudien utilizando su capacidad de memorizar las cosas para "vomitarlo" todo el día del examen. Pasadas un par de semanas, aquellos que sacaron un 9 en el examen sacarían probablemente un 7 y los que aprobaron seguramente suspenderían. Pasados un par de meses casi ninguno sería capaz de aprobar.

ninos-leyendo.jpg

Esto no es aprender. Esto es memorizar. Lo importante en la vida es aprender a pensar, no aprender a memorizar. Cualquier sistema educativo o cualquier técnica que pretenda que las personas entiendan las cosas en base a la memorización está destinada al fracaso, porque la memoria tiene fecha de caducidad.

Todos nos pasamos cerca de 15 años en el colegio y el instituto con la intención de aprender y recibir una educación. ¿Cuánto recordáis de todo lo que os enseñaron? Yo creo que no debo pasar del 30%... algo se hizo muy mal entonces y algo se está haciendo muy mal ahora si el sistema educativo sigue utilizando técnicas educativas similares que no ayudan a los niños a pensar ni a acudir a la escuela motivados para aprender.

Más datos acerca del informe PISA

Para acabar os comento más datos acerca del informe PISA que pueden ayudar a hacerse una idea de cómo está la situación.

El estudio se ha llevado a cabo en España con 25.000 estudiantes. Las mayores diferencias entre resultados no están entre las diversas comunidades autónomas, ya que las diferencias están alrededor de un 4%, sino entre centros escolares, donde unos centros logran resultados hasta un 20% mejores que otros.

España cuenta con un lastre de un 36% de repetidores de cuarto de ESO, que se dice pronto... y un 20% de alumnos está por debajo del nivel mínimo requerido, que también se dice pronto. Tan solo un 3% de los alumnos se situa en un nivel de excelencia.

Concluyendo

Algo está fallando en la educación de nuestros hijos tanto a nivel escolar como a nivel familiar si el nivel educativo en España sigue siendo inferior a la media de los países desarrollados y si no somos capaces de remontar dicha situación.

En una sociedad donde los niños no tienen demasiada cabida (parece que molestan en todas partes e intentamos que crezcan lo antes posible para que se comporten como adultos), donde el juego infantil está cada vez más limitado (los niños juegan cada vez menos), donde los padres pasamos poco o nada de tiempo con ellos y a menudo estamos demasiado cansados para educarles y donde el sistema escolar sigue cometiendo muchos de los errores que cometieron con nosotros, mucho debemos ponernos las pilas todos para tratar de girar el rumbo del barco, porque de no ser así, nada cambiará (me temo).

La lógica dice que en un país cuyo objetivo sea desarrollarse cada vez más y evolucionar, dichos resultados deberían generar una auténtica revolución educativa a toda prisa para evitar que el fracaso escolar fuera tan alto.

Sin embargo, no sé si porque somos España (ya sabéis qué dicen... el país de la pandereta y de Belén Esteban, la princesa del pueblo) o porque a alguien le interesa que todo siga igual (cuanto más borreguillos crezcan nuestros hijos menos problemas tendrán los mandamases del futuro), pero aquí año tras año los resultados del informe PISA demuestran que no avanzamos y el fracaso escolar sigue siendo bastante elevado sin que nadie demuestre un poco de autocrítica. En fin...

Imagen | Faro Foto | arrathoonlaa@att.net en Flickr En Bebés y más | Suspenso en conciliación familiar-laboral y sus consecuencias, Qué es la pedagogía Waldorf: entrevista a Christopher Clouder, Cada alumno es importante

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos