Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Las 7 molestias más habituales durante el embarazo: cómo superarlas

Las 7 molestias más habituales durante el embarazo: cómo superarlas
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Tutoriales

Por muy ilusionadas que estemos con la llegada de nuestro bebé, siempre tenemos algunas molestias típicas de las embarazadas que resultan más o menos llevaderas. Menos mal que se nos olvidará todo cuando tengamos a nuestro niño en brazos. Estas incomodidades son habituales y difíciles de evitar, pero existen métodos y formas de superarlas y aliviarlas. A continuación puedes descubrir cuáles son.

Náuseas, ardor de estómago y estreñimiento

Las náuseas son frecuentes en los primeros meses de embarazo, pero luego tienden a remitir. Para evitar las molestias estomacales, come en pequeñas cantidades varias veces al día, y prescinde de las comidas pesadas. Tener el estómago lleno pero no demasiado suele evitar las náuseas.

Molestias De Embarazo 1

El estreñimiento es una de las molestias del embarazo que más nos pueden fastidiar. Intenta prevenirlo aumentando el ejercicio físico, bebiendo mucha agua e incrementando la ingesta de fruta, verdura y alimentos integrales.

Dolor en el pecho e hinchazón en piernas, pies y manos

Uno de los primeros síntomas del embarazo es notar el pecho hinchado y más sensible. Pronto tendrás que deshacerte de los sujetadores habituales (sobre todo si son de aros) y sustituirlos por sujetadores deportivos o premamá, que te resultarán mucho más cómodos.

Notar las piernas hinchadas es muy habitual también entre las embarazadas, incluso algunas hasta aumentan una talla de pie. Para evitar estar hinchadas hay que cuidar el peso durante el embarazo, hacer ejercicio moderado para mejorar la circulación sanguínea, beber mucha agua y evitar la sal en los alimentos, huyendo de embutidos, ahumados, quesos y comidas preparadas que tengan demasiado sodio.

Molestias en espalda, pelvis y tripa

Según más avance el embarazo, más pesada te sentirás, y lo notarás en la zona lumbar, en la pelvis, en las caderas y en la tripa, ya que los ligamentos se van estirando para adaptarse al bebé y se producen ciertos ajustes posturales que sobrecargan nuestra espalda. Para prevenir estos dolores procura no coger demasiado peso durante el embarazo, trata de hacer algún deporte suave, como caminar, nadar, hacer pilates o practicar yoga para embarazadas. También algunos movimientos y ejercicios específicos para embarazadas te pueden aliviar, pregunta a tu matrona que seguro que te ayuda y te indica posturas para hacer en casa.

Las bandas y fajas de embarazo pueden aliviarte mucho, ya que reparten el peso de la tripa en toda la cadera, aliviando las molestias en la espalda y descargando la sensación de pesadez en el abdomen. Gracias al cierre de velcro ajustable, esta faja de embarazo se adapta perfectamente a los cambios experimentados por el cuerpo, el tejido elástico es cómodo y ligero y resulta muy fácil de quitar y poner.

Fajaembarazada1

Y después del parto, tu abdomen recuperará antes su forma original con una faja postparto. Realizada en tejido transpirable, y forrada en su interior con algodón, tiene una elasticidad graduada para permitirte mayor libertad de movimientos, garantizando una suave compresión pero sin llegar a molestar.

Fajaembarazada2

Insomnio, sueño excesivo y cambios de humor

Las hormonas son juguetonas en el embarazo, y lo mismo te duermes a las nueve de la noche en el sofá (sobre todo al principio del embarazo), que te desvelas a las cuatro de la mañana en la cama y no hay manera de volverte a dormir (sobre todo en la recta final). Ten paciencia, escucha a tu cuerpo, y duerme todo lo que puedas, aprovecha a echar siestas cuando tengas tiempo y descansa lo que tu cuerpo te pida. Busca alguna postura para dormir que te sea más cómoda, sobre todo descansando sobre el lado izquierdo. No intentes seguir el mismo ritmo que tienes habitualmente porque no estás igual.

Embarazada

De repente eres la mujer más feliz del mundo, de repente sientes que quieres llorar sin parar. De nuevo, son las hormonas haciendo de las suyas. Ante los cambios de humor, poco se puede hacer, aparte de tener paciencia, entender que es algo típico del embarazo, y sobre todo, que los que te rodean te comprendan, te apoyen y entiendan que es todo debido al embarazo.

En Momentos Chicco

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados

Ver más artículos