Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Atención padres primerizos: la guía definitiva del cambio del pañal

Atención padres primerizos: la guía definitiva del cambio del pañal
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Si sois papis primerizos, vais a necesitar un poco de práctica para aprender a cambiar pañales de forma rápida y eficaz. ¡Aunque sea de madrugada y tengáis los ojos pegados después de una noche en vela! Cambiar pañales es todo un arte y aunque la experiencia es un grado y todo acaba dominando con la práctica diaria, esta sencilla guía os servirá de mucha ayuda en vuestros primeros cambios de pañal.

Prolegómenos: en la preparación está la clave

Estar bien organizados y tenerlo todo preparado antes de empezar, evitará accidentes tales como pañales colocados del revés, fugas en el contenido de pañales sucios de camino a la basura e incluso salpicaduras de pipí (¡sucede sobre todo cuando es niño!).

Lo primero es lavarse y secarse bien las manos, con agua y jabón o con toallitas desechables. Elegid un lugar cómodo, limpio, cálido y seco para cambiar al bebé. Podéis usar un cambiador especial para bebés, un cambiador desechable o una toalla para poner encima al peque.

Preparad todo el material necesario: un pañal limpio, toallitas húmedas o una palancana con agua y una esponja y una crema protectora para la zona del pañal. Vamos a por el peque y... ¡Manos a la obra!

30234844440 D276fa6394 Z

Cómo cambiar un pañal paso a paso

  1. Suelta los cierres adhesivos del pañal limpio y dóblalos hacia atrás, pero no los despegues todavía para que no se adhieran a la piel del bebé.

  2. Si hay caquita, aparta la mayor parte primero con el propio pañal, teniendo cuidado para no frotar con ella los genitales. Si es un niño, tápale con una toallita para evitar "salpicaduras".

  3. Sujeta al bebé por los tobillos con una mano y súbele levemente las piernas para que las nalguitas queden elevadas.

  4. Dobla el pañal sucio por la mitad y déjalo bajo las nalguitas del bebé, con la parte exterior limpia en contacto con sus nalgas y la parte sucia en el interior del pañal.

  5. Usa una toallita desechable para bebés o una toallita de tela mojada o esponja para limpiar cuidadosamente y con leves toquecitos el área genital del bebé. Lo recomendable es dejar las toallitas para fuera de casa y, utilizar agua siempre que se pueda, ya que ayuda a mantener la piel hidratada. Las niñas se deben limpiar de adelante hacia atrás para evitar que las bacterias provoquen una infección.

  6. Levanta las dos piernas del bebé y límpiale las nalguitas.

  7. Seca bien la zona con una gasa y ligeros golpecitos. Si necesita crema protectora, es el momento de aplicársela suavemente. Las recomendables son las de pasta al agua, pero aquí siempre es mejor evitar las cremas si no está irritada la piel. Es decir, no aplicarla por sistema y dejar que la protección natural de la piel actúe.

  8. Cambia el pañal sucio por uno limpio. Si ves que las "fugas" son frecuentes, prueba a utilizar un pañal de talla mayor.

  9. Abre el pañal y coloca la parte que tiene los cierres adhesivos bajo las nalguitas del bebé. Ahora dobla la parte de abajo sobre su barriguita, pasándolo entre sus piernas. Procura que el pañal no abulte demasiado entre las piernas del bebé, para que no le produzca irritación o incomodidad. Si es un recién nacido, evita cubrir el cordón umbilical.

  10. Cierra el pañal pegando las tiras adhesivas de ambos lados. Comprueba que no le aprieta demasiado ni le queda demasiado suelto y termina de vestir a tu bebé. En los varones, asegúrate de que el pene esté apuntando hacia abajo antes de cerrar el pañal. Así se reduce la posibilidad de que se salga la orina. Por último, verás que las costuras del pañal acaban en una especie de "volantes" en la zona de la entrepierna, procura que estén hacia afuera para así evitar fugas.

29900078703 57287d6c25 Z

¡Lo has conseguido: Has cambiado tu primer pañal con éxito! Ahora cierra el pañal sucio, envolviéndolo y pegándole las tiras alrededor de sí mismo. Colócalo en una bolsa de plástico y tíralo en el bote de los pañales sucios o tíralo directamente a la basura. ¡No te olvides de lavarte después las manos!

Consejos para mantener una correcta higiene

En el cambio del pañal es importante mantener la higiene de todo lo que entra en contacto con el bebé. Siempre que la superficie lo permita, puedes limpiar el cambiador con un detergente con lejía diluido en agua como Estrella 2en1. También es importante desinfectar a fondo la funda y la colchoneta del cambiador.

Para eliminar las manchas de caquitas más resistentes, pon a remojo la ropa de tu bebé sin que haya pasado mucho tiempo después del cambio. Mejor en agua caliente unos 20 minutos para soltar las manchas de caca. Si es ropa blanca puedes añadir un poco de Neutrex Suave con sales naturales y activas, especialmente indicada para la ropa blanca más delicada que requiere de un cuidado y lavado especial. Si aún quedan restos, frota un poco la mancha y después coloca la prenda sucia de tu bebé en la lavadora.

Siguiendo estos sencillos consejos tanto la ropa de tu bebé como todos los accesorios necesarios para su cambio de pañal estarán siempre limpios y desinfectados. ¡Listos para el siguiente cambio de pañal!

Imágenes | iStock / swilmor / Evgenyatamanenko / Monkeybusinessimages.

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos