Compartir
Publicidad
Publicidad

Grandes madres: Jolanta

Grandes madres: Jolanta
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me acabo de dar cuenta de que no os había hablado nunca de esta maravillosa mujer que se convirtió en una segunda madre para miles de niños, pues les permitió nacer de nuevo con su enorme valor y compromiso. Os hablo de Irena Sendler, Jolanta.

«La razón por la cual rescaté a los niños tiene su origen en mi hogar, en mi infancia. Fui educada en la creencia de que una persona necesitada debe ser ayudada de corazón, sin mirar su religión o su nacionalidad.»

Irena Sendler ayudó a más de 2.500 niños judíos durante la ocupación de Polonia en la Segunda Guerra Mundial y les salvó de una muerte segura arriesgando su propia vida.

Cuando Alemania invadió el país en 1939, Irena trabajaba como enfermera en el Departamento de Bienestar Social de Varsovia y cuando se creo el ghetto se permitía que algunos trabajadores polacos entraran para controlar posibles epidemias.

Cuando fue consciente de las terribles condiciones que se vivían en el ghetto y en el destino terrible que esperaba a los niños comenzó su labor secreta, como una espía a la que nadie conocía, usando ese nombre en clave, Jolanta, y arriesgando su vida decidió intentar salvar a los niños que de otro modo estarían condenados a morir.

Trataba de convencer a sus familias para que le confiasen a sus hijos sin poder garantizarles su supervivencia ni noticias futuras. Sacaba a los niños escondidos en sacos de patatas, cubos de basura, hasta metidos en ataúdes. Consiguió la colaboración de otras personas que les daban documentos falsos y les buscaban familias que cuidaran de ellos.

Ella era la única que conocía el nombre verdadero de los niños y donde se escondían. Su archivo eran unos papeles que enterró en un jardín y, aunque llegó a ser detenida y torturada nunca reveló las identidades de los pequeños que lograron sobrevivir al holocausto, cosa que la mayoría de sus familias no pudieron conseguir.

Fue condenada a muerte y salvada por la resistencia, y después de la guerra, desenterró los frascos donde guardaba los nombres de los niños y consiguió que se reunieran con sus familiares supervivientes cuando los había.

Podría haber hecho más, y este lamento me seguirá hasta el día en que yo muera.

Irena Sendler murió en el 2008, en Varsovia, a la edad de 98 años. Había sido candidata al Nóbel de la Paz pero no fue elegida.

Pero sin duda esta gran madre, Jolanta quedará su memoria como un ejemplo de una heroína que salvó a miles de niños de la muerte. Para mi es un modelo a seguir, una mujer de la que aprender mucho como, en otros aspectos, lo son las otras grandes madres de las que os he hablado en otras ocasiones: Aurelia de los Cotta y Nancy Edison. Grandes madres que son un verdadero ejemplo para todos.

En Bebés y más | Grandes madres: Aurelia de los Cotta, Grandes madres: Nancy Edison

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos