Compartir
Publicidad

¿Por qué el castigo no funciona?

¿Por qué el castigo no funciona?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En mi país natal decimos “después de un gusto, un susto” y es una frase que usan los niños para realizar un comportamiento inadecuado con el conocimiento de que después recibirán un castigo de sus padres.

Una frase que encierra el efecto de corta duración de un castigo. Entendemos por castigo el hecho de aplicar una sanción física o psicológica para penalizar una conducta inadecuada. Una costumbre muy extendida y negativa en la manera de ejercer la disciplina en nuestros hijos.

El castigo puede ser físico (como una nalgada) o psicológico (gritos, regaños, descalificaciones) o la privación de algo que el niño considera deseable; el cual es el menos dañino para el pequeño y que se conoce en psicología conductual como Costo de respuesta. El costo de respuesta bien usado probablemente elimine el comportamiento inadecuado.

El castigo físico o psicológico no elimina el comportamiento indeseado, sólo lo suprime en presencia de la persona que lo aplica. El niño castigado asocia el castigo con quien lo ejecuta más que con la conducta inaceptable; con lo cual evitará y rechazará a quien lo castiga en vez de cambiar su actitud. Por otro lado cuando se emplea el castigo muy a menudo como la única forma de corregir pierde su eficacia.

Es muy importante señalar que la agresión no es un ejemplo adecuado y los resultados del castigo pueden ser de miedo, de tensión o retraimiento. En algunos casos la frustración del niño puede ocasionarle un trastorno mayor.

Si se va usar el Castigo (costo de respuesta) que como mencioné antes consiste en privar al niño de algo muy deseado: ver televisión, jugar con los amiguitos etc. Hay que combinarlo con técnicas positivas, ya que el castigo no enseña la conducta adecuada, sólo la penaliza. Debemos mostrarle cual es el comportamiento aceptado y elogiarlo cuando lo este realizando. Siempre reñimos a los niños cuando hacen algo mal, pero nos olvidamos de elogiarlos y premiarlos cuando están portándose bien, y esto es sumamente importante en la educación de los pequeños. Los elogios de los padres son un premio para ellos que buscan siempre la aprobación de sus parientes.

Más información | El Pais En bebés y más | La justa medida de un castigo | Piden la total prohibición de pegar a los niños en el Reino Unido | Corregir no es pegar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos