Compartir
Publicidad
Publicidad

Conocer la fiebre

Conocer la fiebre
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es bueno conocer el por qué de las cosas y hemos pensado que es importante saber un poco más sobre algo tan común como la fiebre. La fiebre es un aumento de la temperatura corporal que supera los 37,5º C, pero esto también depende de cada persona, pues en algunas la temperatura puede ser de 36,5º C. A diferencia de los adultos, en los niños puede aumentar la temperatura por causas muy simples como pudiera ser una temperatura de ambiente alta, un esfuerzo físico o al tomar una bebida caliente.

Siempre que la temperatura corporal se sitúe en 38,5º C o si es algo inferior y dura más de un día, esto indica seguramente un proceso infeccioso que tiene naturaleza vírica o bacteriana, por esta razón la fiebre no baja, ya que es un modo de defensa del organismo para intentar repeler el ataque de estos microorganismos nocivos. Y como comentamos en “Los antitérmicos, cuando utilizarlos”, si el niño la aguanta bien es preferible no darle ningún medicamento para que baje la temperatura, pero siempre que esté dentro de los márgenes que hemos mencionado. En caso contrario, si el niño padece molestias, llora, etc., si se puede suministrar un antitérmico.

La fiebre no suele provocar daños en el organismo como se creía antiguamente, lo que si puede producir en los pequeños son las llamadas convulsiones febriles, éstas pueden alarmarnos y es lógico, pero no hay nada que temer, pues en realidad estas reacciones no tienen mayor importancia. Antaño no se permitía salir de casa a un niño que tuviera fiebre y se llamaba al pediatra para que acudiera al hogar. No hay problema alguno por sacarlo a la calle para llevarlo al pediatra, en realidad no afecta para nada la exposición que sufre a la distinta temperatura que hay en la calle. Tampoco hay que obligar al niño cuando tiene fiebre a que se quede en la cama y estando por la casa no tiene que estar abrigado excesivamente, pero lo que si debe hacer es tomar mucho líquido.

No hay que confundir la actuación de un antibiótico, éste se utiliza para contrarrestar a las bacterias o virus nocivos, pero para nada sirve contra la fiebre a diferencia de los antitérmicos. Los antibióticos siempre se deben administrar bajo prescripción médica.

No hay que temer a una fiebre moderada, como hemos dicho antes es un mecanismo de defensa que en muchas ocasiones, favorece el desarrollo inmunológico de nuestro pequeño.

Más información | Netdoctor Más información | Diagnóstico En Bebés y más | Los antitérmicos, cúando utilizarlos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos