Cómo curar el ombligo del recién nacido

Cómo curar el ombligo del recién nacido
Sin comentarios

El cordón umbilical en el recién nacido se corta al momento del nacimiento, y queda un muñón que permanece unos días secándose hasta que se cae alrededor de la segunda o tercera semana de vida. Aunque no hay que hacer mucho para que eso suceda, sí hay que tener en cuenta algunas recomendaciones para curar el ombligo del recién nacido.

Es importante no intentar retirarlo ni tirar en ningún caso para que el cordón se desprenda antes. Es un proceso de cicatrización que el ombligo hará por sí solo y debemos procurar mantenerlo limpio y seco para evitar complicaciones.  

¿Hay que usar alcohol o clorhexidina para curar el ombligo?

Hace años se recomendaba utilizar alcohol de 70 grados empapado en un gasa y en algunos casos se combinaba también con el uso de clorhexidina al 4% como antiséptico, o éste solo. La povidona yodada también llegó a utilizarse, pero se prohibió por el riesgo que supone para los bebés, así como para embarazadas y madres lactantes. No debe usarse. 

Pero ninguno de estos antisépticos es necesario en nuestro entorno e incluso hay estudios que apuntan a que podrían retrasar la caída del cordón. La mayoría de estudios que comparan la cura en seco con el uso de antisépticos para el cordón umbilical concluyen que con un antiséptico el tiempo de caída del cordón es mayor, y que a pesar de reducir la tasa de colonización, esto no tiene relación con la infección del cordón umbilical.

La Asociación Española de Pediatría publica en un documento de consenso que son muchos los productos que se han empleado a lo largo del tiempo para el cuidado del cordón umbilical: soluciones antisépticas tópicas (clorhexidina 4%, alcohol 70°, sulfadiazina de plata, etc.) y antibióticos tópicos (bacitracina, mupirocina), el uso de estas sustancias  se recomienda sólo en aquellas situaciones en las que la atención neonatal y las medidas higiénicas sean deficitarias.

En los países desarrollados donde existe una adecuada atención neonatal y buenas medidas higiénicas, no se ha demostrado que estos métodos sean mejores que simplemente limpiar el cordón umbilical con agua y jabón y secarlo bien después. De hecho, el empleo de antisépticos y antibióticos locales o tópicos puede retrasar la caída del cordón, porque interfiere con el proceso normal de cicatrización.

En los países desarrollados no se ha demostrado un beneficio clínico importante del uso de antisépticos, por ello se recomienda la cura en seco del cordón umbilical. 

Cómo curar el cordón umbilical del recién nacido

Entonces, ¿qué podemos hacer para curar el cordón umbilical del bebé? La Asociación Española de Pediatría (AEPEP) recomienda las siguientes medidas:

  • Lavarse las manos antes de su cuidado.
  • Limpiar la zona del cordón con agua tibia y jabón neutro.
  • Posteriormente secarlo bien.
  • Se puede ayudar a mantener seco el cordón con una gasa limpia y seca que lo envuelva, cambiando la gasa con los cambios de pañal.
  • Cambiar frecuentemente los pañales del bebé.

Qué signos de alarma vigilar

Cuando se cae el cordón podemos observar pequeños restos de sangre seca en los pliegues, ya que tiene que terminar de cicatrizar manteniendo las mismas medidas que hemos tomado antes de la caída.

Lo que sí debemos vigilar es cualquier signo de alarma en el cordón que puede indicar una anomalía con consecuencias mayores, como por ejemplo: sangrado activo que empape la gasa, secreción amarillenta maloliente (que puede ser síntoma de onfalitis o infección umbilical, enrojecimiento o inflamación o si pasados los 15 días el cordón aún no se ha caído.

En Bebés y más | El cordón umbilical en el recién nacido: todo lo que hay que saber

Temas
Inicio