Compartir
Publicidad

Los niños de un pueblo entero a dieta

Los niños de un pueblo entero a dieta
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En la localidad sevillana de Carmona, un grupo de médicos se ha empeñado en conseguir que los niños de este pueblo dejaran de representar una de las mayores tasas de sobrepeso infantil existentes en España. Un estudio realizado por cardiólogos del hospital Virgen Macarena de Sevilla, así lo indicaba. Por esta razón el pueblo en general ha declarado la guerra a las grasas.

El problema del sobrepeso y la obesidad son crecientes, parece imparable, aunque en este pueblo han decidido plantar cara a la grasa y han abarcado todos los frentes como por ejemplo el diseño científico de menús adecuados para que los pequeños con sobrepeso no terminen el día de mañana convirtiéndose en obesos. De igual modo se insta a los padres a que apliquen dicho menú también en sus casas.

Un total de 5.500 escolares con edades comprendidas entre los 3 y los 17 años son partícipes de este experimento, no podrán tomar ningún alimento precocinado, bollería industrial y el azúcar será utilizado muy moderadamente. Tendrán que disfrutar de una dieta rica en legumbres, frutas y verduras. Médicos y expertos han elaborado varios menús seleccionando los productos más adecuados para favorecer una disminución del sobrepeso y la obesidad. Durante las dos últimas decadas la obesidad se ha triplicado de una manera alarmante, hasta un 18% de la población menor de 17 años está aquejada de sobrepeso y para más inri, nuestro país ocupa el puesto número uno dentro de la Unión Europea en lo que a obesidad infantil se refiere.

En el suplemento del Diario el Mundo podemos conocer las distintas opiniones de algunos de los niños de Carmona, nos quedamos con algunas “A mí lo que más me gusta es el bollycao... Y también las chuches y las pizzas y las hamburguesas”, otro indica que no dudaría en cambiar un buen trozo de melón por una o dos palmeras de chocolate. Estos niños tienen 10 años, la deficiente educación alimentaria en su infancia ha propiciado unos malos hábitos alimentarios y por consiguiente el sobrepeso que sufren.

Las cifras cantan por sí solas, 1.534 niños y adolescentes con edades comprendidas entre los 8 y los 17 años han proporcionado las siguientes estadísticas, el 54% come muy mal, el 53% consume demasiados productos de bollería industrial y un 20% ingiere cafeína. Es más, el 86% no desayuna nunca en casa y apenas toman verduras y frutas. Son muchas las preguntas que uno puede plantearse al conocer estos datos, ¿es caro comer sano?, ¿hay carencia de información?, ¿cómo podemos ser el país que abandera la dieta mediterránea frente a estos datos?, etc.

Unir esfuerzos e intentar que las próximas generaciones no se vean aquejadas por este mal creciente es tarea de todos, absolutamente de todos, padres, medios informativos, empresas, gobiernos, etc., de no hacerlo, nuestros hijos sufrirán severas consecuencias.

Más información | El Mundo Más información | Web del Hogar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos