Publicidad

La práctica de ejercicio físico en niños contribuye a la prevención y el tratamiento de diferentes enfermedades y alteraciones

La práctica de ejercicio físico en niños contribuye a la prevención y el tratamiento de diferentes enfermedades y alteraciones
Sin comentarios

Objetivo: desarrollar bases conceptuales sobre actividad física, ejercicio físico y condición física en pediatría. Es lo que se propone la Asociación Española de Pediatría (AEPED) con la creación del nuevo grupo sobre Actividad Física.

En la última Encuesta de Salud de España publicada recientemente por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la cifra de niños entre 5 y 14 años que no realizan actividad física es del 12% (8% en varones y 16% en mujeres). Y entre los 15 y los 24 años, un 45% de los encuestados confiesa no realizar nada de actividad o una actividad muy ligera. Y teniendo en cuenta estos datos, es normal que los especialistas en salud infantil tomen cartas en el asunto, con iniciativas como el nuevo Cuaderno Faros. Aunque en verdad, las familias también deberíamos tomarnos en serio la promoción de la actividad física entre nuestros hijos.

El profesor Doctor Gerardo Rodríguez, explica que ‘estamos programados biológicamente para el ahorro energético y de ello ha dependido la supervivencia de la especie en los momentos de carestía alimenticia’. Por eso escogemos la inactividad y el ocio sedentario en cuanto tenemos ocasión, pero en este aspecto nos diferencian dos cosas de nuestros antepasados: buena parte de la población mundial no sufre de privaciones en alimentación (aunque desgraciadamente otros sí), y ahora se desaprovecha mucho más nuestra capacidad para movernos caminando (debido a muchos factores).

El medio nos incita al sedentarismo y el ‘ritmo de vida’ no nos deja tiempo para emplearlo en actividades aeróbicas en espacios abiertos. Los padres debemos tener cuidado, y proponer con frecuencia ejercicio físico a los niños, porque ‘la adolescencia es un periodo vital de riesgo en el que se consolida la inactividad’.

Confirmado por un gran número de estudios con evidencia científica: la práctica regular de ejercicio físico en niños y adolescentes contribuye a la prevención y el tratamiento de diferentes enfermedades y alteraciones muy prevalentes que originan gran morbilidad y mortalidad

Incluso se ha demostrado que la práctica de ejercicio físico, adaptado a cada situación o enfermedad, mejora globalmente el estado de salud y la evolución clínica de los niños con enfermedades crónicas y discapacidades, también en aquellas condiciones que tradicionalmente desaconsejaban su práctica.

No debemos olvidar que nuestra ‘salud metabólica y mental’ depende en parte de permanecer activos físicamente. Funcionamos mejor globalmente cuando estamos activos.

Imagen | Noam, Jemima & Lila Fuente | AEP En Peques y Más | Cómo mejorar el estilo de vida: comer de forma equilibrada, practicar ejercicio de manera regular y dormir ocho horas diarias, Niños activos físicamente = niños más relajados

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios