Compartir
Publicidad
Publicidad

La especialidad de Pediatría de Atención Primaria es la medida que garantiza la asistencia prestada a los niños

La especialidad de Pediatría de Atención Primaria es la medida que garantiza la asistencia prestada a los niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las asociaciones de Pediatras se han unido para reivindicar el reconocimiento oficial de la especialidad de pediatría de Atención Primaria. Se busca así garantizar que la atención del niño siga estando en manos de profesionales que están específicamente formados.

En determinadas Comunidades Autónomas, como Baleares, Valencia, Canarias, Madrid o Murcia, entre el 30% y el 50% de las plazas de la Pediatría están siendo ocupadas por profesionales sin titulación específica en Pediatría.

Resulta además que uno de los principales problemas a los que se enfrenta la Pediatría española es el déficit de especialistas, de hecho se estima que en nuestro país hay al menos 500 pediatras menos de los necesarios, y por otra parte los que ejercen están mal distribuidos. En más del 50% de las comunidades autónomas se sobrepasa el cupo recomendado por consultas del primer nivel asistencial. Hay pediatras que tienen que ver a más de 1.300 o 1.500 niños. De hecho, contrasta que en algunas zonas, estos profesionales vean cerca de 32 niños al día y en otras, como Andalucía, más de 70. Esto va en detrimento del tiempo que se les puede dedicar en la consulta.

El tiempo medio debería ser de 12,9 minutos y en la actualidad se sitúa en 9,4 minutos”. Por zonas, las comunidades más desprotegidas serían Andalucía, Baleares, Valencia, Canarias, Madrid y Murcia.

Todos los médicos especialistas en Pediatría adquieren esta titulación después de una formación reglada de cuatro años que les capacita para prestar la mejor asistencia sanitaria al niño. “Hoy día los conocimientos pediátricos son tan amplios y complejos que hacen necesaria primero una formación amplia en pediatría general y luego en unas determinadas áreas de capacitación como la de Atención Primaria, donde se estudia la singularidad del niño, que nunca se puede considerar como un adulto en pequeño”.

Sin el reconocimiento de esta área de capacitación corremos el peligro de que los médicos no tengan la formación adecuada, que se incorporen a la asistencia infantil profesionales formados en otras áreas y, lo peor, que llegue a desaparecer el sistema de atención pediátrica que tenemos actualmente. Las diferencias territoriales advertidas en la asistencia pediátrica en los últimos años suscitan preocupación en el colectivo profesional. Según denuncian las sociedades científicas pediátricas, la saturación de algunas consultas, con cupos de niños muy por encima de las cifras recomendables está generando “inequidades” en el acceso a la atención pediátrica, según el área geográfica de residencia, “y pueden suponer una disminución de la calidad asistencial que ponga en peligro el modelo actual”

El valor del modelo pediátrico español, que incorpora la figura de la Pediatría de Atención Primaria, destaca aún más cuando se compara con otros modelos de atención sanitaria que se están aplicando en otros países donde el primer nivel asistencial no cuenta con estos profesionales. “El ejemplo más claro sería el del Reino Unido, cuyo modelo presenta graves carencias que se concretan en un aumento de la mortalidad y la morbilidad infantil”, apunta la doctora Domínguez, presidenta de la AEPAp.

En la AEPED nos cuentan que la consulta del pediatra de Atención Primaria es el punto natural de entrada en el Sistema de Salud. Allí se presta la atención integral a los menores de 14 años y se hace un control sistemático de su crecimiento y desarrollo. El doctor Bonal (presidente de la SEPEAP) manifiesta que “que hoy nadie duda del papel de pediatra y así lo confirman, además, los numerosos grupos y asociaciones de padres que han denunciado públicamente la falta de pediatras en algunas consultas de atención primaria”

La evidencia del equilibrio coste/beneficio en la atención a niños desde la Atención Primaria parece estar bastante clara. La existencia de pediatras específicamente formados para resolver la patología infantil en Atención Primaria conlleva que las dolencias que con mayor frecuencia aquejan a lo menores se resuelvan antes, sean menos intensas, estén mejor controladas y se registren menos complicaciones.

Imagen | isafmedia Fuente | AEPED En Peques y Más | Campaña de la AEPED por el reconocimiento de las especialidades pediátricas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos