Compartir
Publicidad

El entorno de los colegios presenta carencias destacables en seguridad a la hora de entrar y salir de clase

El entorno de los colegios presenta carencias destacables en seguridad a la hora de entrar y salir de clase
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Eroski Consumer ha analizado el entorno de 100 colegios situados en 10 ciudades españolas, con el objetivo de comprobar si las entradas y salidas de clase son seguras. La conclusión principal que se ha obtenido es que la seguridad vial del entorno de los colegios analizados se valora únicamente con un “aceptable”, puesto que se han observado carencias destacables.

Entre ellas: no todos los accesos específicos para alumnos están claramente señalados, en una de cada tres colegios no hay zonas de espera seguras antes de entrar al edificio, y en el 55% de los caos no existe señalización de limitación de velocidad.

Además (y esto reviste gravedad), en el 45 % de los entornos analizados, no hay señales verticales de zona escolar, o frecuentada por menores
Por ciudades, las zonas escolares mejor valoradas fueron las analizadas en A Coruña, Bilbao, Pamplona, San Sebastián y Vitoria (obtuvieron un 'bien'). El resto (Barcelona, Logroño, Madrid, Sevilla y Valencia) se calificaron con un 'aceptable'.

Analisis zonas escolares
Analisis zonas escolares

¿Cómo nos desplazamos para llevar a los niños a la escuela?

Como todo el mundo sabe, es posible escoger entre ir a pie, en bicicleta, utilizando transporte escolar o transporte público; sin contar con la utilización del propio vehículo. Eso sí, conforme aumenta la distancia, las posibilidades de ir a pie se reducen y se imponen otras formas de desplazamientos.

Curiosamente, y a pesar de que los usuarios tienen la opción es escoger el transporte público, en casi una de cada cinco de las zonas escolares estudiadas, no se han encontrado paradas ubicadas en las inmediaciones del colegio. Y cuando si que se ha anotado la presencia de parada próxima, son mayoritariamente de autobús, seguido por tranvía y metro.

Eroski Consumer ha dado un paso más en este sentido, porque también se han preguntado si dichas paradas (cercanas a los colegios) están ubicadas en carriles rectos en los que hay suficiente visibilidad para peatones, y sí es así en el 97 % de los casos

¿Os acordáis de cuando contábamos que los niños de Portland van al cole en bicicleta?, bien, pues en España, en dos de cada tres entornos escolares no existen bicicarriles, con lo llegar sobre dos ruedas a esos colegios, es casi más un riesgo que una opción.

Me dejo para el final el coche porque es el medio que menos me gusta para llegar al cole (aunque debo reconocer que tampoco lo necesito): sólo se observan aparcamientos reservados para transporte privado (y para el escolar colectivo) en una de cada cinco ocasiones.

Seguridad cerca del colegio

El 68% de las aceras más cercanas al centro tenían la suficiente anchura para recorrerlas con comodidad sin que se produjesen aglomeraciones (más de 5 metros de media) y en su mayoría su pavimento no resbalaba.

En este sentido, destacan Pamplona donde en el entorno de uno de los colegios estudiados se observaron vallas que separaban la acera de la calzada. El Ayuntamiento de esta localidad instaló en 2009 aproximadamente 500 vallas de este tipo en el entorno de 37 centros educativos con el fin de mejorar la seguridad de los niños y jóvenes que se desplazan diariamente a los centros de enseñanza. Además, alrededor de 300 cuentan con carteles que indican el acceso a los pasos de peatones y a las paradas de autobús más cercanas.

Y llegados al colegio, cabe destacar que los 100 centros educativos observados disponen de un perímetro totalmente cerrado, teniendo de media cada uno de ellos dos entradas específicas para los alumnos. El estudio considera que en tres de cada cuatro ocasiones los accesos tienen suficiente anchura (una media de cuatro metros) como para que no se produzcan aglomeraciones.

Y por otra parte aunque el 90% de los colegios están señalizados correctamente mediante cartel identificativo (nombre y tipo de centro), no lo están los accesos para alumnado.

Es frecuente que el mobiliario o las señales de tráfico se ubiquen sin prestar mucha atención al espacio peatonal, entorpeciendo o dificultando el paso. El impedimento más repetido es mobiliario urbano, en especial los alcorques, y también pueden haber vehículos que obstaculizan el paso
Caminando al colegio

La señalización da seguridad

Los pasos de peatones se señalizan con marcas viales bien pintadas (en el 88% de los casos), aunque no siempre están acompañados de señales verticales o semáforos. Sólo en un 28% de los casos, los pasos de peatones tienen iluminación, en un 14 por ciento son elevados, y en un 12% cuentan con bandas de calmado de tráfico.

Aunque en la mayoría de zonas escolares analizadas la velocidad de aproximación de vehículos a pasos de peatones es adecuada, para el tráfico de la zona no hay señalización de velocidad que recuerde en qué lugar están los vehículos, y a qué velocidad deben ir.

El estudio de Eroski Consumer también ha descubierto que para acceder a casi todos los centros seleccionados (el 93 por ciento), había que cruzar la calzada en algún momento, y que en tres de cada cuatro zonas escolares exploradas, hay pasos de peatones en los cruces que derivan a los niños al interior de los colegios. Prácticamente en todos los pasos de peatones, hay buena visibilidad a la hora de cruzar.

Otro de los peligros que puede surgir al andar por las aceras es cruzar el acceso de un aparcamiento. Esto únicamente ocurría en la mitad de los casos y de ellos, solo en el 43% había espejos de visualización en todos o en algunos de los aparcamientos observados (ocurría sobre todo en Vitoria, en seis de ellos)

Es en la hora punta de entrada o salida del colegio cuando coinciden los que van a pie, en bicicleta o utilizan el transporte escolar público o privado. De modo que se convierte en el momento en el que se pueden producir más situaciones de peligro. Durante la inspección, en una de cada cinco ocasiones se produjeron retenciones y atascos de coches en los accesos a los colegios, aunque sólo en ocho ocasiones se han observado ocasiones de peligro durante el acceso o salida en hora punta. Aunque se debe mencionar que únicamente en 25 centros de las 100 zonas analizadas se ha comprobado la presencia de policías o personal voluntario.

El tema de la seguridad en los accesos a los colegios es muy importante dada la vulnerabilidad de los niños. Según la última encuesta de movilidad del Ministerio de Fomento, cada niño de hasta 14 años se desplaza una media de 3 veces al día: la mayoría de esos viajes son para ir o venir del centro educativo y cuando realizan las actividades cotidianas y casi siempre se desplazan caminando.

La baja estatura de los peques y sus reacciones imprevisibles aumentan el riesgo de que sufran un accidente, tampoco están desarrolladas completamente su visión y nivel de audición, así que la percepción que tienen del espacio público es distinta a la nuestra. Sin embargo la responsabilidad de ofrecerles seguridad es de los adultos, este estudio puede resultar muy útil a la hora de que las entidades correspondientes se propongan adecuar los accesos a los colegios, para beneficiar a los usuarios principales de este centro.

Imágenes | jessicayuying, Eroski Consumer, MoBikeFed Más información | Eroski Consumer, Informe completo En Peques y Más | Requisitos para proteger a los niños en el entorno de los colegios, La seguridad del transporte escolar en el entorno de los colegios,

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio