Publicidad

Claves para prevenir consecuencias del calor extremo: hidratación, frutas, verduras y sentido común

Claves para prevenir consecuencias del calor extremo: hidratación, frutas, verduras y sentido común
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Hoy está lloviendo en Bilbao, aunque los habitantes de Valencia buscan la playa para refrescarse; estamos viviendo una Primavera de muchos contrastes, pero lo cierto es que las temperaturas han subido bastante en los últimos días.

Y como creemos los avisos para proteger a los niños del calor excesivo nunca son suficientes, hoy os acercamos de nuevo unas recomendaciones que se pueden complementar con artículos anteriores publicados en Peques y Más. Desde la Universidad de Granada, nos recuerdan que entre los grupos de población más vulnerables están los menores de cinco años. En casa debemos beber agua frecuentemente (incluso si no tenemos sed), ofrecer a los niños, y también darles siempre que la piden aunque sea de madrugada. Podemos seguir con nuestra alimentación habitual, eso sí, suprimiremos los platos muy calientes y comidas pesadas. Cuando hace calor es mejor incrementar la cantidad de verduras y frutas que compramos y consumimos.

En verano, es mejor airear la casa muy temprano, o por la tarde noche. El resto del día, mantendremos parcialmente bajadas las persianas de las ventanas situadas en las fachadas que reciben el sol según la hora del día, las cortinas, mejor corridas. Ducharse o mojarse con toallas húmedas alivia bastante, y también permanecer en los lugares más frescos de la casa.

Fuera de casa y siempre que sea posible, evitemos salir entre las 12 y las 19 horas, aunque si salimos a la calle, protejamos las cabezas de toda la familia, vayamos por la sombra, llevemos ropas de colores claros, nuestra botella de agua (y la de los peques). No olvidemos protegernos también frente a los rayos del sol. Dentro de un coche cerrado no se queda nadie, y a los niños no podemos dejarlos en ninguna circunstancia en el interior del vehículo sin supervisión de un adulto.

Tal y como habíamos contado aquí, la exposición a temperaturas elevadas, puede tener graves consecuencias para la salud. Es bueno saber reconocer lo que son calambres, golpes de calor, y agotamiento por calor, así como conocer la forma de actuar en estas situaciones.

Es importante recordar que la exposición a temperaturas extremas puede provocar pérdidas de líquidos y sales minerales, de ahí la importancia de beber agua y comer frutas y verduras

Y si nos tenemos que preocupar por nuestros hijos, también debemos ayudar si es necesario a niños que pasan mucho tiempo en casa solos, o a personas mayores que no tengan atención directa por parte de familiares. Nada nos cuesta preguntar a nuestros vecinos, si le importa que su hijo pase algunas horas en nuestra casa, para que pueda estar atendido, o llamar al timbre de la anciana que vive en la calle de abajo y preguntarle si ha bebido agua.

Imagen | Olgierd Rudak Fuente | Universidad de Granada En Peques y Más | ¿Cómo evitar intoxicaciones alimentarias cuando hace calor?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio