Publicidad

Los nacimientos de bebés prematuros se redujeron durante la pandemia del coronavirus

Los nacimientos de bebés prematuros se redujeron durante la pandemia del coronavirus
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

En las últimas dos décadas ha aumentado un 36 por ciento el número de nacimientos prematuros. Cada año, nacen en el mundo 15 millones de bebés prematuros, lo que representa aproximadamente uno de cada diez bebés que nacen antes de tiempo. Pero algo sorprendente ha sucedido en los últimos meses durante la pandemia del coronavirus: el número de nacimientos prematuros se redujo notablemente en algunos países.

Hospitales de varios países como Irlanda, Dinamarca, Australia y Estados Unidos registraron caídas en los nacimientos prematuros, lo que podría ser un punto de partida para futuras investigaciones.

Caen los nacimientos prematuros

Según publica The New York Times, un neonatólogo llamado Dr. Roy Phillip que trabaja en la Maternidad de la Universidad de Limerick en Irlanda, comenzó a investigar el asunto cuando se enteró de que el hospital no había realizado pedidos de fortificadores a base de leche materna con la que alimentan a los bebés prematuros más pequeños. No había sido necesario, porque ninguno de estos bebés había nacido en todo el mes de marzo.

Entonces el Dr. Phillip y su equipo compararon el peso al nacer de los bebés nacidos en el hospital hasta el momento en 2020 con nacimientos producidos entre enero y abril en todos los años anteriores desde 2001, más de 30.000 en total.

En las últimas dos décadas, los bebés de menos de 3.3 libras (1,5 kilos), clasificados como de muy bajo peso al nacer, representaron aproximadamente ocho de cada mil nacimientos en el hospital. En 2020, la tasa era aproximadamente una cuarta parte de eso. Los bebés más pequeños, aquellos que pesan menos de 2.2 libras (1 kilo) y se consideran de peso extremadamente bajo al nacer, generalmente representan tres por mil nacimientos. Debería haber nacido al menos unos pocos en primavera, pero no nació ninguno.

Al mismo tiempo, médicos en Dinamarca estaban observando lo mismo. El Dr. Michael Christiansen del Statens Serum Institut en Copenhague y sus colegas analizaron datos de nacimientos para comparar los producidos en todo el país durante el período de encierro más estricto, del 12 de marzo al 14 de abril, con los nacimientos durante el mismo período en los cinco años anteriores. En total, más de 31.000 bebés.

Descubrieron que durante el confinamiento, la tasa de bebés nacidos antes de las 28 semanas había caído, sorprendentemente, en un 90 por ciento.

También lo observaron en otros países del mundo. Los médicos creen que el fenómeno puede haber sido generalizado, aunque no universal.

Dr. Belal Alshaikh, un neonatólogo de la Universidad de Calgary en Alberta, dijo que los nacimientos prematuros se redujeron a casi la mitad durante el cierre. También médicos en Países Bajos, Australia y Estados Unidos se sorprendieron de la reducción de nacimientos prematuros.

En el Hospital de Niños Vanderbilt en Nashville (Estados Unidos) estimaron que había alrededor de un 20 por ciento menos de bebés en la UCIN que lo habitual en marzo.

Sin embargo, al compartir el médico de Irlanda sus hallazgos en Twitter, hay médicos que también contaron anécdotas similares en sus hospitales, mientras que otros no encontraron diferencias con otros períodos.

Si el confinamiento podría haber reducido los nacimientos prematuros en ciertos lugares pero no en otros, esa información podría ayudar a revelar las causas del parto prematuro.

Los médicos se preguntan por qué

prematuros-caen-pandemia

Según han publicado los médicos irlandeses al registrar su investigación, creen que  "los determinantes potenciales de esta tendencia temporal única residen en el impacto socioambiental sumativo del bloqueo dictado por el COVID-19".

Los médicos barajan varias teorías. El descanso de la embarazada, ya que al quedarse en casa, pueden haber experimentado menos estrés por el trabajo y los desplazamientos, durmieron más y recibieron más apoyo de sus familias, dijeron los investigadores.

También podría deberse a una menor exposición de la embarazada a enfermedades infecciosas (no solo el nuevo coronavirus) que pueden aumentar las probabilidades de parto prematuro, y a una menor exposición a la contaminación del aire.

Pero "no todas las mujeres embarazadas del mundo pueden haber experimentado los confinamientos de la misma manera, ya que diferentes países tienen diferentes redes de seguridad social, y el estrés del desempleo y la inseguridad financiera pueden haber afectado a las comunidades de manera desigual", dijo la Dra. Denise Jamieson, obstetra de la Facultad de Medicina de la Universidad Emory en Atlanta.

Si se confirman las tendencias en los datos, la pandemia y los bloqueos podrían ser algo así como un experimento natural que podría ayudar a los investigadores a comprender por qué ocurre el parto prematuro y cómo evitarlo. Sugieren que tal vez la licencia de maternidad debería comenzar antes de la fecha de parto, por ejemplo.


Vía | The New York Times 

En Bebés y más | Los mejores consejos para padres de recién nacidos prematuros, Bebés prematuros: el miedo y otros sentimientos normales de los padres y madres

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios