Extracción manual de leche materna: ¿cuándo y cómo se hace?

Extracción manual de leche materna: ¿cuándo y cómo se hace?
Sin comentarios

La lactancia materna es el alimento ideal durante los primeros seis meses de vida del bebé; y también a partir de entonces, acompañada de otros alimentos, hasta los dos años o más (según deseo de la madre y la bebé). Lo habitual es hacer una lactancia materna directa (que el bebé mame del pecho), pero a veces es necesario extraerse leche por determinados motivos. Y la extracción manual es una de las maneras de hacerlo.

¿Por qué extraerse leche?

Como hemos comentado, lo habitual es que el bebé mame directamente del pecho de su madre. Sin embargo, en algunas situaciones necesitamos extraernos leche. Algunas de las más habituales serían:

- Durante los primeros días, para aliviar la congestión mamaria y facilitar el enganche del bebé.

- Cuando existe separación madre-hijo, por ejemplo, por enfermedad grave materna que precisa ingreso separada de su bebé. Un caso muy habitual de separación de la diada mamá-bebé es la reincorporación de la madre al trabajo.

- Cuando el bebé no puede comer por boca, por ejemplo, grandes prematuros, enfermedades graves o ayuno previo a la cirugía.

Para extraer leche materna existen básicamente dos métodos: de manera manual (usando sólo nuestras manos) o mediante sacaleches; el sacaleches puede ser manual o eléctrico, y éste último puede ser simple (un solo pecho) o doble (saca de los dos pechos a la vez).

¿Cuándo elegir la extracción manual frente a la extracción con sacaleches?

sacaleches

La extracción manual es la más sencilla y sólo requiere de aprendizaje (no se necesita ningún material). Todas las madres deberían ser enseñadas a extraerse leche de manera manual antes de abandonar la maternidad tras el parto.

La extracción manual es ideal para sacar pequeñas cantidades, por ejemplo para la extracción prenatal de calostro o la extracción de calostro durante los primeros días tras el parto; además de porque las cantidades son pequeñas y es más fácil recogerlas manualmente, el calostro es de una consistencia más densa y puede costarle más al sacaleches. También es preferible la extracción manual para aliviar la ingurgitación (el sacaleches podría incluso ser contraproducente en ingurgitaciones severas) o para extracciones ocasionales.

¿Cómo extraer leche manualmente?

La técnica más empleada y que mejor funciona para llevar a cabo la extracción manual de leche es la Técnica de Marmet, diseñada por la asesora de lactancia Chele Marmet.  Esta técnica consta de dos pasos: primero se estimula el reflejo de eyección o de bajada de la leche y posteriormente se realiza la extracción propiamente dicha.

1º Estimular el reflejo de eyección de la leche

Para ello realizaremos un masaje en el pecho en tres pasos:

1. Masaje circular

Realizamos una presión firme con las yemas de los dedos hacia el tórax, con un movimiento circular sin desplazar los dedos. Vamos realizando este masaje cubriendo todos los puntos de la mama, de fuera hacia dentro, hacia la areola.

2. Caricias

Acariciamos o peinamos con la yema de los dedos el pecho desde la parte más externa hacia el pezón, como si dibujásemos los radios de una bicicleta. Frotamos sin presionar, como si fuese una caricia, un cosquilleo.

3. Sacudir

Nos inclinamos hacia delante y sacudimos ligeramente ambos pechos.

2º La extracción

Sujetamos el pecho con la mano en forma de C, colocando el pulgar y los dedos índice y medio a unos 3-4 cm del pezón (no tiene por qué coincidir con el borde de la areola).

Image0

Empujamos el pecho hacia las costillas sin mover la mano. Si el pecho es muy grande, primero lo levantamos y posteriormente lo empujamos hacia las costillas.

Image1

En ese punto, tratamos de juntar suavemente los dedos pulgar e índice, uniéndolos hacia el pezón pero sin que se muevan, no se desplazan por la piel hacia el pezón.

Image2

Progresivamente vamos rotando la posición de los dedos para abarcar todo el pecho. En la mayoría de casos será necesario emplear las dos manos para cubrir toda la circunferencia.

En el siguiente vídeo se puede ver todo el proceso.


¿Durante cuánto tiempo extraemos leche?

Si la extracción reemplaza una toma (por ejemplo, estamos separados del bebé), lo habitual es que el proceso completo dure 20-30 minutos. Iremos alternando la estimulación del pecho con la extracción, siendo los periodos de extracción cada vez más breves.

Por ejemplo:

  • estimulación de la bajada de la leche (masaje, caricias, sacudir)
  • extracción de cada pecho durante 5-7 minutos
  • estimulación de la bajada de la leche (masaje, caricias, sacudir)
  • extracción de cada pecho durante 3-5 minutos
  • estimulación de la bajada de la leche (masaje, caricias, sacudir)
  • extracción de cada pecho durante 3 minutos

Si, por el contrario, nos extraemos leche para aliviar una ingurgitación, la extracción será más breve, hasta que estemos confortables o la areola esté más blanda y el bebé pueda engancharse.

¿Tengo que tener alguna precaución antes de la extracción?

Previo a la extracción, tan sólo es necesario lavarse las manos con agua y jabón. En cuanto a la higiene del pecho, con la ducha diaria es suficiente. Posteriormente se deben de seguir las recomendaciones de conservación de leche materna.

Imagen | Depositphotos

En Bebés y más | Once problemas durante la lactancia materna y cómo solucionarlos, según una consultora de lactancia

Temas
Inicio