Compartir
Publicidad
Publicidad
Una suspensión no son vacaciones, la lección de una madre para enseñarle disciplina a su hijo
Educación Infantil

Una suspensión no son vacaciones, la lección de una madre para enseñarle disciplina a su hijo

Publicidad
Publicidad

En Bebés y más pensamos que los castigos populares (como prohibir cosas o los golpes) no son una manera efectiva de hacerle entender a los niños que hicieron mal y además, son poco educativos. Nuestros hijos muchas veces no comprenden por qué son castigados y es nuestro trabajo como padres, el enseñarles a ditinguir lo que está bien de lo que está mal.

Una madre se dio cuenta que efectivamente la retirada de los videojuegos no era suficiente, por lo que decidió darle a su hijo una lección sobre disciplina tras ser expulsado de la escuela durante tres días.

Demetris Payne es madre soltera de cuatro hijos en Louisiana, Estados Unidos. Un día vio que tenía una llamada perdida de la escuela de su hijo Jadarien, de 13 años. De inmediato supo que debía haber ocurrido algo, por lo que llamó y le dijeron que lo habían suspendido por tres días, debido a que le había respondido de mala manera a un profesor.

Le parecía que suspenderlo por tres días de la escuela era demasiado, así que les preguntó si no podrían aplicar esa medida dentro de la escuela. Como su hijo se había metido en problemas en ocasiones anteriores, le dijeron en la escuela que eso no sería posible y el chico debía irse a casa.

En cuanto llegaron a su hogar, Demetris hizo lo que muchos padres suelen hacer cuando se trata de castigar a sus hijos: le quitó el móvil y sus videojuegos. Después ella se marchó a trabajar, dejando a su hijo con su abuelo de 70 años que vive con ellos en casa. Pero las cosas no salieron como ella lo había planeado.

"Eran como unas vacaciones"

Al volver de su trabajo, se encontró con que ambos estaban divirtiéndose juntos y comiendo fresas. "Yo pensé 'Oh, no.' Eran como unas vacaciones", comenta la madre en entrevista para CBS News. Entonces decidió que tomaría otras medidas para mostrarle disciplina.

Primero, le llamó a su hijo y le entrego un rastrillo, pidiéndole que se limpiara el patio de la casa. Una vez que él había terminado, le dijo que además él ofrecería sus servicios de limpieza de manera voluntaria durante los días que estuviera en casa a causa de su suspensión de la escuela.

Desde luego, al principio su hijo no creyó que ella hablara en serio. "A veces puedo ser demasiado suave con él", comenta la madre. Pero ella hablaba muy en serio, y publicó una imagen en un grupo de Facebook, que posteriormente compartió en su perfil personal, donde anunciaba los servicios que haría su hijo de manera voluntaria.

Mi hijo fue suspendido de la escuela por tres días por disciplina. Él hará sus trabajos del jardín, limpiar su patio, podar su césped si cuentan con podadora, recoger la basura o lavar su coche de manera gratuita. Máximo tres horas. Si alguien tiene un rastrillo que pudiera donar estaría genial. Y él hará todo gratis.

De inmediato la madre comenzó a recibir mensajes y solicitudes de otras personas solicitando los servicios de su hijo. Lo llevó casa por casa y lo esperó afuera mientras lo veía hacer el trabajo. "Nunca se quejó", comenta la madre. El chico pasó alrededor de dos horas trabajando y limpió unas ocho casas dentro de su comunidad.

Una vez que terminó el trabajo, su madre lo llevó a la biblioteca, donde pasó la tarde leyendo y haciendo algunos deberes escolares. "Le expliqué que no le había pedido que hiciera esos trabajo para castigarle y castigarle, sino para enseñarle una lección acerca de la disciplina. No importa si el maestro está bien o mal, siempre debes respetar a los maestros, respetar a los adultos", señala la madre. Pasados los tres días de la suspensión, Jadarien estaba feliz de volver a clases.

Las reacciones en redes sociales sobre la lección de esta madre

En su mayoría, los comentarios que recibió la madre fueron positivos, donde muchos de los usuarios de Facebook aplaudían la manera en la que había decidido enseñarle a su hijo acerca de la disciplina. Les daba gusto que a pesar de tener que trabajar y cuidar de sus otros tres hijos, se había encargado de dejarle una verdadera y valiosa lección a su hijo: la expulsión de la escuela no son unas vacaciones.

Y aunque también me parece genial que la madre se dedicara a enseñarle acerca de la disciplina, hay algo que siempre me ha parecido extraño o curioso cuando leo acerca de estos casos: ¿era realmente necesario publicar la fotografía de su hijo en redes? Por un lado me da gusto cuando los padres actúan para hacerle entender a sus hijos qué fue lo que hicieron mal y cómo deben comportarse. Pero por otro lado, creo que el subir una imagen de los niños a las redes para hacerle saber al mundo que están siendo castigados me parece excesivo.

Al respecto, la madre comenta que Jadarien no se sintió avergozado por la publicación, sino que simplemente le hizo gracia y siguió adelante con sus responsabilidades. Ella espera que sus otros hijos de 3, 8 y 17 años también hayan aprendido algo de la lección, pero que si es necesario, lo volvería a hacer. "Sigan alentando a sus hijos. Cuando un camino no funciona, intenten otro. Lleguen a la raíz del problema", finaliza la madre.

Foto | Pexels
Vía | Antena 3
En Bebés y más | Cómo enseñar a nuestros hijos que no importan los castigos, sino las consecuencias de sus actos, ¿Qué harías si descubres que tu hijo ha robado? La lección de un padre al darse cuenta que su hijo de tres años había robado una chocolatina

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos