Compartir
Publicidad
Publicidad

No a todos los niños les gusta disfrazarse

No a todos los niños les gusta disfrazarse
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Ha llegado el Carnaval y los padres suelen esforzarse en buscar el disfraz más original, divertido y creativo que pueda llevar su niño en las celebraciones, pero algo que hay que saber y respetar es que no a todos los niños les gusta disfrazarse.

Asumimos por regla de tres que a los niños pequeños les encanta disfrazarse, pero hay muchos niños que por timidez o miedo al ridículo (aunque son pequeños también lo tienen) no les apetece ir vestidos de animalitos, piratas, o lo que sea que se nos ocurre a los padres.

Cada niño es diferente, y por tanto tienen diferentes formas de ser. Hay niños a los que les encanta disfrazarse todos los días mientras que otros lo pasan fatal vestidos de una forma que no es la habitual. No todos relacionan el disfraz con una forma de juego.

Como padres, debemos comprender y respetar al niño. No debemos forzarlo a disfrazarse si no le apetece sólo porque “mira tu amiguito que mono que va de osito” o porque “eres el único de la clase que no va disfrazado”.

Dejarlo en evidencia intimida aún más al niño y en lugar de respetar su decisión le hacemos sentir que está mal no hacer lo que hacen los demás niños. Por supuesto, nunca se les debe castigar por no disfrazarse; lo único que se conseguiría es reforzar su timidez.

Hay muchos niños que incluso se asustan al ver otras personas disfrazadas y al verse ellos mismos disfrazados. Se sienten incómodos con trajes que dan calor o gorros que pican, o simplemente sienten vergüenza de que todos les miren.

En ocasiones disfrazarse ayuda a los niños a vencer la timidez, pero no de cualquier modo. Es un proceso que debe darse de forma gradual, poco a poco y acompañado por lo padres.

Tal vez acceda a disfrazarse en casa, sin público, sólo con unos pocos complementos y en un ambiente distendido, mejor aún si vosotros también os disfrazáis.

En ningún caso hay que forzar al niño si no quiere disfrazarse. Tenemos que comprender que al igual que nos sucede a los adultos, no a todos los niños les gusta disfrazarse. No es preocupante, siempre que no se trate de una timidez extrema, también en otras situaciones, que altere en gran medida su vida cotidiana.

Puede que con el tiempo cambie de parecer y se lo pase en grande disfrazándose, pero de momento hay que respetarles.

Foto | juhansonin En Bebés y más | La madre, clave para vencer la timidez del niño, Un niño tímido, ¿qué hacer?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos