Compartir
Publicidad
Publicidad

Los celos entre hermanos

Los celos entre hermanos
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como muchas ya sabéis dentro de algo más de un mes nuestro hijo Jon tendrá un hermanito, Aran. Desde hace unos meses una de las preguntas habituales de la gente al conocer la noticia es: “¿y él como lo lleva?”.

“Bien”, respondemos siempre, realmente no creo que haya muchos niños que lo lleven mal antes de que nazca un hermano o hermana, pero claro, si antes de nacer todo el mundo se interesa por el tema, no quiero ni pensar qué sucederá cuando Aran esté con nosotros.

La teoría del rey destronado, tan aceptada en la sociedad, no es del todo cierta, o al menos a mí no me lo parece. Los niños no son reyes, ni siquiera se sienten así. Viven las vidas que les ha tocado vivir y en contra de lo que la gente piensa raras veces hacen lo que ellos realmente quieren.

Se levantan a la hora de ir al colegio o la guardería, se ponen la ropa que sus padres han elegido para ellos, van a los centros que los padres han decidido y comen lo que se les ha preparado. Van de visita a los hogares de las familias aunque no les apetezca y salen a comprar aunque se aburran en las tiendas. En casa juegan con sus juguetes, juegan con sus padres, pero saben (o aprenden) que papá y mamá tienen también otras cosas que hacer en casa…

Como veis, reyes, lo que se dice reyes, no son. Otra cosa es que de estar solos con papá y mamá tengan que pasar a compartir el tiempo con un hermanito. Según como se suceda todo es probable que acaben apareciendo los temidos celos.

Demasiado a menudo se achaca a que “está celoso” cualquier cosa que haga el mayor que esté fuera de lo que consideramos normal y no deberíamos quedarnos ahí, cayendo en la tentación de decir que “es normal, es que está celoso”, sino ir más allá e intentar saber por qué actúa así.

Tener la atención de los padres es para un niño una sensación positiva que le demuestra que es una persona importante para ellos, que se interesan y se preocupan por él, que disfrutan con él, etc.
Si ven que los padres les prestan menos atención, los niños pueden sentirse mal y acabar sintiéndose celosos.

La llegada de un recién nacido a casa es un cambio, con mayúsculas y con todas las letras, de la dinámica familiar que afectará a los padres, una vez más, y que afectará irremediablemente a los hijos que ya forman parte de la familia.

Todos los cambios generan incertidumbre y a menudo ansiedad, y los niños lo viven de una manera mucho más intensa. Se sentirán descolocados y necesitarán encontrar de nuevo su sitio en su casa y en los corazones de papá y mamá.

Cantar, quejarse, llorar, interrumpir, pedir ayuda, hacer ruido… todas ellas son algunas de las herramientas que tienen los niños para llamar la atención. A menudo el consejo ante estas situaciones es “no le hagas caso, sólo quiere llamar la atención”, pero lo deseable es precisamente lo contrario.

Llamar la atención no tiene por qué ser algo negativo. Una llamada de atención es una necesidad del niño de ser atendido, es su manera de expresar que se siente mal, que necesita algo o que algo le incomoda. Si supiera decir “mamá, con la llegada del nuevo hermanito me siento raro, estás mucho tiempo con él y ya no juegas conmigo y no sé muy bien qué hacer ni qué pensar. Creo que me sigues queriendo, dime que es así”, lo diría.

Los adultos, entre nosotros, nos quejamos un poquito: “cariño, ya no me das tantos besitos”. A veces nos quejamos un poco más y de una manera más agresiva haciendo auténticas pruebas de amor a nuestras parejas en forma de broncas y enfados, normalmente por tonterías, simplemente para ver cómo reacciona.

Los niños actúan igual. Prueban el amor de papá y de mamá haciendo cosas que llamen la atención que tanto pueden ser dibujar, cantar o hacer cosas que a mamá y a papá les gusten mucho como cosas que les molesten para que ellos demuestren que sí le aman.

Nuestro papel, evidentemente, es demostrarles que seguimos estando ahí y que por supuesto seguimos queriéndoles.

En unos días, siguiendo con el tema, publicaré algunas recomendaciones para evitar los celos o para minimizar problemas derivados del nacimiento de un nuevo bebé.

Más información | Guía del niño, Creciendo con amor
Foto | Flickr (Raúl A.)
En Bebés y más | Celos entre hermanos, ¿Cómo se llevará el primer hijo con el hermano que está por llegar?, Consejos que ayudan a lidiar con los celos entre hermanos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos