Compartir
Publicidad
Publicidad

Síndrome alcohólico fetal (SAF)

Síndrome alcohólico fetal (SAF)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No se conoce si hay una cantidad mínima de alcohol que se pueda consumir durante el embarazo para que no tenga efectos negativos sobre el feto, tampoco hay un periodo del embarazo en el que se pueda beber alcohol sin que sea perjudicial, por eso, es muy recomendable evitar las bebidas con alcohol durante el embarazo y también si estás buscando quedarte en estado, pues puedes estar embarazada y no saberlo durante unas semanas, en las que el futuro bebé estaría también ingiriendo alcohol.

Los fetos que han estado expuestos al alcohol durante el periodo prenatal, pueden sufrir el Síndrome alcohólico fetal (SAF). Afirman que las lesiones producidas por el alcohol son mucho más graves que las de algunas drogas.

El SAF se caracteriza por unos rasgos faciales anormales, retraso del crecimiento, problemas del sistema nervioso central, alteraciones craneofaciales y articulares, discapacidades físicas, problemas de atención y de aprendizaje, incluso puede provocar la muerte del feto. El niño que ha estado expuesto al alcohol, padece lesiones irreversibles físicas y mentales para el resto de su vida. Cada mujer metaboliza el alcohol de diferente manera y varía según la edad, si se consume con la comida o en ayunas, etc. Algunos investigadores consideran que un vaso de vino no tiene riesgos para el feto, pero otros afirman que lo mejor es no probar ni gota durante la gestación, pues el consumo esporádico de bebidas alcohólicas puede producir ARND, formas incompletas del SAF, es decir, sufren algunos síntomas clínicos del síndrome alcohólico fetal pero no todos.

Las lesiones que provoca el alcohol al feto son más graves cuando el consumo se realiza en el primer trimestre del embarazo, pues es cuando se está formando el sistema nervioso, por eso recomiendan que desde antes de quedar embarazada, se tengan hábitos saludables en la alimentación. Aunque también en la segunda mitad del embarazo se producen muchos mecanismos neurológicos más sofisticados, así que se desmienten algunas creencias de que en los últimos meses de embarazo el peligro para el feto es menor. El alcohol pasa muy fácilmente la barrera placentaria y aunque para la mamá es fácil eliminarlo, para el bebé no lo es.

El Síndrome alcohólico fetal es prevenible, sólo hay que prescindir del alcohol desde el momento en que deseas quedarte embarazada. Y si lo estás y has ingerido este tipo de bebidas, cuanto antes las abandones mejor, aún así, no dejes de comunicárselo a tu médico. Pero no sólo las madres tienen que prevenir el SAF, el papá también desempeña un importante papel a la hora de ayudar a la futura mamá a que se abstenga a beber alcohol, y si es necesario, evitar eventos o situaciones sociales que inviten a ello.

Más información | Cdc Más información | Unizar Más información | Think Pregnancy

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos