Compartir
Publicidad
Publicidad

Para Isabel

Para Isabel
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El viernes pasado finalizó el curso en nuestro colegio, y la jornada estuvo repleta de emociones. Mi hija lloró porque ha finalizado la etapa de Educación Infantil y no volverá a tener a Isabel como maestra, mi hijo tenía el llanto contenido (aunque consiguió soltar algunas lágrimas) porque uno de sus dos mejores amigos regresaba a su país de origen...

Yo también me emocioné porque leí un discurso de despedida en el acto de graduación de los niños de sexto que se despiden del cole y pasan al Instituto (tan pequeños y repletos de planes para el futuro). Fui con dos compañeras en representación de la AMPA y también les dimos un pequeño regalo. Entre ellos aplausos, abrazos con los profesores y un lanzamiento de birretes hechos de cartulina.

Pero volvamos a Isabel, este es un pequeño homenaje a una profesora comprensiva, cariñosa, y sobre todo muy receptiva. Y remarco esta última característica porque siempre que me he sentado a hablar con ella he tenido la constatación de que le podría decir cualquier cosa (siempre con educación, claro está) sin que se pusiera a la defensiva. Las madres nos habíamos reunido unas semanas antes para organizar un regalo que consistiría en un album de fotos de los niños con dibujos y dedicatorias incluídos. Querían incluir una introducción de parte de todos nosotros (madres e hijos) y me brindé para escribirla, no sin antes escuchar todas las ideas que me quisieron aportar.

Quiero compartir el escrito con vosotros, (a Isabel tampoco le importa), y quiero hacerlo porque seguro que muchos de vosotros sentís lo mismo, y también porque para mí es muy importante expresar las emociones, y más aún cuando nos sentimos saturados por ellas.

“Este es el recuerdo de los alumnos que empezaron la etapa de Infantil en el año 2009: durante este tiempo hemos sido muy felices aprendiendo a tu lado, y hemos descubierto muchas cosas nuevas. Y si crees que solo nos has enseñado a leer, sumar, conocer mejor nuestro entorno o perfeccionar nuestra escritura... estas muy equivocada.

Porque también somos mejores compañeros de clase gracias a tí, y hemos descubierto que podemos resolver las diferencias hablando y sin reñir. Los alumnos te queremos porque eres paciente y comprensiva, a las madres nos gusta que siempre estés dispuesta a comunicarte.

Nos gustaría que nos tuvieras siempre a tu corazón, porque al fin y al cabo formas parte de nuestras vidas. Seguro que no olvidarás nunca esta promoción porque tu vida también ha estado marcada por los cambios: te has casado y ahora estás a punto de ser mamá.

Esto parece una despedida, pero en realidad no lo es ya que esperamos poderte visitar a menudo al aulario de Infantil... sin embargo cuando acabe el curso tu te debes ocupar de una cosa muy importante, que es cuidarte mucho, tener a tu bebé y acariciarlo.

A partir de septiembre desde nuestra aula del edificio de los grandes, recordaremos a la maestra de Infantil, y mientras restamos, aprendemos historia o descubrimos como funcionan las máquinas... soñaremos que volvemos a ser pequeños y estamos de nuevo en la clase de infantil (como si el tiempo no hubiera pasado).

Cuando nos vuelvas a ver seremos más grandes, y hasta entonces te enviamos un fuerte abrazo. Queremos que sepas que has sido muy importante para nosotros. Te queremos mucho”.

Ahora querría añadir que Isabel ha sido especialmente importante para nosotros por nuestra forma de ver el mundo: la niña se incorporó en segundo curso (por decisión de la familia) y su profesora consiguió integrarla en un grupo ya formado. Además es muy favorable al diálogo y la resolución de conflictos, interviniendo decisivamente ante las injusticias, y esto es muy importante.

Gracias por haver acompañado a mi hija estos dos cursos, y te deseo mucha felicidad y salud junto a la niña que tendrás dentro de unas semanas.

Imagen | lori05871 En Peques y Más | Elegía a la profe

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos